SÍGANOS EN

Documentos del PL

XIII FORO DEL SOCIALISMO MUNDIAL. BEIJING. REPÚBLICA POPULAR CHINA.

Publicado

el

La construcción de la comunidad de futuro compartido de la humanidad y la oposición a la hegemonía.

Por un frente antiimperialista, antifascista y en defensa de la paz mundial y la vida humana

SERGIO ORTIZ. PARTIDO DE LA LIBERACIÓN (PL) DE ARGENTINA

29 de noviembre de 2023.  Beijing.

 “Todos los imperialistas son tigres de papel, parecen poderosos pero en realidad no lo son tanto, es el pueblo el que es realmente poderoso”. Mao Tsé tung, entrevista con la corresponsal estadounidense Anna Louise Strong (Agosto de 1946).

1. UN SALUDO FRATERNAL

            Estimados camaradas, compañeros y amigos, un saludo fraterno y feliz de compartir con ustedes esta iniciativa internacional. Vaya también el agradecimiento a la Academia China de Ciencias Sociales (CASS) que organizó este Foro del Socialismo Mundial.

            La comunidad internacional y la civilización humana está recorrida por una gran contradicción que se corresponde con la vigencia total de la lucha de clases. Por un lado se ha llegado a un nivel excelente de desarrollo de las fuerzas productivas, con frutos materiales y sociales de todo tipo, con tecnologías que ni se imaginaron las generaciones anteriores. Y por otro lado hay una desigualdad tremendísima; naciones y corporaciones súper ricas cuyos componentes viven mejor que los reyes de antaño y de ahora. Eso, en tanto hay pueblos y naciones oprimidas donde hacen estragos la pobreza, la miseria, la falta de salud y bienes imprescindibles para vivir. Y esto último no se limita a privaciones de aspectos materiales, tales como alimentación, vestido, vivienda, vacunas, escuelas, etc sino incluso a que caen sobre esas poblaciones miles de misiles y bombas, y se cometen genocidios como el de hoy en Gaza.

            Por eso hay que luchar contra el hegemonismo y el imperialismo.  Como  dijo Fidel Castro a los argentinos en la Facultad de Derecho de la UBA, el 26 de mayo de 2003: “Un mundo mejor es posible. Pero cuando se haya alcanzado un mundo mejor, que es posible, tenemos que seguir repitiendo: un mundo mejor es posible, y volver a repetir después: ¡un mundo mejor es posible!”.

2. UN MUNDO INJUSTO Y VIOLENTO

            Hoy el mundo es más injusto que el que referían las estadísticas de tres años atrás, cuando la Oxfam informaba que el uno por ciento más rico tiene el doble de riqueza que 6.900 millones de personas.

            Según la actualización de 2023, 1.100 millones (poco más del 18 % de una población de 6.100 millones de personas) viven en pobreza multidimensional aguda en 110 países. De aquellos, 198 millones están en una pobreza extrema, o sea en la indigencia, situación de calle o miseria.

            Esas situaciones no son fruto de ninguna casualidad sino de un régimen social imperante en buena parte del planeta: el capitalismo y en especial el imperialismo, con cabeza en Estados Unidos y sus aliados de la Unión Europea, sus multinacionales y bancos, Wall Street, FMI, Banco Mundial, fondos como BlackRock, etc.

            Como si fuera poco lo que esas potencias han hecho en desmedro del hombre, también han atentado contra la naturaleza y el clima con sus proyectos extractivistas y contaminantes, la desaparición de los bosques nativos, la elevación de la temperatura, etc. Hay que luchar contra el imperialismo en todos los terrenos, también en éste del cambio climático. Vuelvo a Fidel Castro, en la Cumbre de la Tierra de la Eco-Río de 1992: “Desaparezca el hambre y no el hombre. Cesen los egoísmos, cesen los hegemonismos, cesen la insensibilidad, la irresponsabilidad y el engaño. Mañana será demasiado tarde para hacer lo que debimos haber hecho hace mucho tiempo”.

3. EL PENTÁGONO CONTRA EL MUNDO

            El primer director de la cadena Telesur, Aram Aharonian, en una columna publicada el 21/9/2023 titulada “EEUU, la libertad y la democracia”, alertaba sobre los planes de EE UU: “está en una guerra a través de apoderados contra Rusia y, a la vez, se prepara para una guerra fría contra China, impone sanciones económicas a 26 países, tiene más de 750 bases militares en 80 naciones y despliega fuerzas en más de cien, en todo lo ancho de los siete mares”.

            Sobre la cantidad de bases estadounidenses otros autores creen que son más. En su nota, del 28/5/2023, “Las bases militares del imperialismo estadounidense”, publicada en LA HAINE, Gilberto López y Rivas, citó a la organización ‘World Beyond War’: “una nueva herramienta en línea permite observar la ubicación en el globo terráqueo de las 867 bases de EEUU, fuera de su territorio”.

            Como revolucionarios argentinos queremos denunciar que la OTAN tiene una base militar británica en nuestras islas Malvinas, usurpadas por Londres desde enero de 1833. Está en Monte Agradable y tiene más de 1.200 efectivos ingleses armados, con misiles de tierra y aviones caza, que hacen ejercicios incluso con armas nucleares.

            El 13 de marzo pasado, la administración Biden pidió al Congreso un presupuesto para el Pentágono de 842.000 millones de dólares para 2024. El argumento fue que este mayor presupuesto de su historia es necesario para enfrentarse a China, Rusia y Corea del Norte. La mayor parte está orientado a compra de municiones y a modernización de su armamento nuclear y supone un aumento del 3,2% con respecto al presupuesto del año anterior. El Departamento de Defensa justificó la cifra porque sería necesaria para facilitar “la combinación adecuada de capacidades, ya sea para afrontar el desafío de la República Popular China, la enorme amenaza de la agresión rusa en Europa o disuadir las amenazas de Irán, Corea del Norte y organizaciones terroristas globales”.

       La subsecretaria de Defensa, Kathleen Hicks, precisó que la partida de municiones asciende a 30.600 millones de dólares (un 50% más que hace un lustro). Recalcó que la Administración Biden está centrada en disuadir de la agresión en el Indopacífico, con 9.100 millones dirigidos especialmente al sistema de alerta y seguimiento de misiles. Otros 67.400 millones de dólares irán destinados a capacidades cibernéticas y electrónicas, 33.300 millones en materia espacial, la mayor cifra hasta la fecha, y 37.700 millones para la modernización del armamento nuclear. EE UU ha duplicado el gasto en defensa en las últimas dos décadas.

       Frente a estos planes agresivos, nos parece correcto que China acreciente su presupuesto de defensa en 2023, gastando sólo la cuarta parte de EEUU: 1,55 billones de yuanes (224.384 millones de dólares).

       Los presupuestos pentagonistas van en aumento y financian la guerra en varias latitudes, por ejemplo, el 10/8/2023 el presidente Biden pidió al Congreso una partida adicional de ayuda militar para Ucrania por 13.100 millones de dólares. Y pidió otros 7.300 millones de dólares por respaldo en ayuda “humanitaria”.

      El Instituto Kiel para la Economía Mundial estima que Ucrania ha recibido más de 100 mil millones de dólares en ayuda “humanitaria” y apoyo militar de 40 países. De esa cantidad, Washington ha aportado 51.246 millones de dólares, más de la mitad.

     En septiembre pasado Biden recibió al ucronazi Volodimir Zelensky y ratificó su impulso al proyecto de los 24.000 millones de dólares adicionales en ayuda “humanitaria” y militar. Esto a pesar de tres factores que deberían tenerse en cuenta: 1) No se trata de ayuda “humanitaria” sino de negocios de armas y de préstamos que generan más deuda para Ucrania; 2) Los países donantes envían miles de millones de dólares al régimen de Kiev cuando  sus propias poblaciones padecen ajustes y muchas necesidades; 3) La “contraofensiva” ucraniana ha fracasado y en total hubo 71.000 bajas en sus tropas, según precisó el presidente ruso Vladimir Putin.

               Los números de la guerra van en aumento. El 21 de octubre pasado el presidente Biden pidió al Congreso 14.300 millones de dólares para Israel y el paquete para Ucrania por 61.400 millones; se contemplan 9.150 millones para “ayuda humanitaria” para Ucrania, Israel, Gaza y otros, y 13.600 millones destinados a aumentar la seguridad en la frontera con México.

               La guerra en Ucrania no la empezó Rusia. En febrero de 2022 dio una respuesta a las amenazas de la OTAN y a los crímenes cometidos contra la población del Donbass desde la “revolución de Maidán” de 2014 en adelante, por el batallón nazi Azov y los últimos dos gobiernos pronorteamericanos de Kiev que violaron los acuerdos de Minsk firmados en 2014.

               Washington y sus aliados europeos de la OTAN hacen esa guerra en Ucrania como forma de atacar en directo a Rusia y por elevación a China, además de forzar una mayor dependencia europea respecto a EE UU, en los planos político, estratégico y también energético.

               Para eso han puesto miles de millones de dólares, tanques, aviones, misiles, armas de uso prohibido (como bombas de racimo) y ahora podrían proveer ATACMS (Army Tactical Missile System), misil superficie-superficie fabricado por Lockheed Martin, que vuela 300 kilómetros. Otro ejemplo de quiénes son los grandes ganadores de estas guerras de agresión que causan tantas muertes.

4. APUNTAN CONTRA CHINA

     La subsecretaria de Defensa, Kathleen Hicks, aclaró que el refuerzo presupuestario del Pentágono tiene que ver con sus planes nada pacíficos hacia China. El mayor presupuesto para el Pentágono fue pedido el mismo día que Australia, el Reino Unido y Estados Unidos ultimaron detalles sobre la adquisición y el desarrollo de submarinos nucleares en el pacto “de seguridad” AUKUS, que apunta contra China en el Indopacífico.

       La gran cantidad de sanciones contra China en el plano comercial y especialmente el tecnológico, con el falaz argumento de que el 5G chino sólo serviría para el espionaje y la expansión de China violando los derechos humanos, es parte de esa campaña de agresiones. Si no fuera trágico sería cómico que los imperialistas que espían a todo el mundo y que controlan las comunicaciones globales con Google, Amazon, Facebook, Beta, X, etc, se pongan en posición de “víctimas”. Ellos son los responsables de haber encarcelado a Julian Assange en el Reino Unido y lo reclaman en extradición a EE UU por haber publicado en WikiLeaks centenares de miles de cables reveladores de crímenes de guerra yanquis en Afganistán e Irak. Y si lo extraditan desde Inglaterra, a Assange podrían imponerle hasta 175 años de prisión.

       La campaña imperialista contra China se nota en los viajes de autoridades norteamericanas a Taiwán, con ánimo segregacionista e impedir el sueño de una sola China. También hay venta de armas a Taiwán, ejercicios militares, presencia de la marina norteamericana en el Mar de la China, más las bases yanquis en Corea del Sur con miles de efectivos allí y en otras bases en la región.

       Hay desesperación en la Casa Blanca y el Departamento de Estado por una China con una fuerte y pujante economía socialista con peculiaridades chinas, y también por la ampliación de sus vínculos comerciales, culturales y políticos con una gran cantidad de países. El prestigio chino aumentó con su labor solidaria durante la pandemia, proveyendo miles de millones de dosis de vacunas a más de 100 países. Hoy la Franja y la Ruta de la Seda tienen la adhesión de 152 países; en particular los países africanos agradecen la solidaridad y ayuda china. También los argentinos lo agradecen. Mientras ese prestigio chino gana más altura mundial, las críticas al imperialismo yanqui y su decrépito orden mundial son cada vez mayores.

5. GENOCIDIO CONTRA PALESTINA

       Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial EE UU y sus aliados invadieron países y cometieron delitos de crímenes de guerra y de lesa humanidad, incluso de genocidio. En nuestra América Latina y el Caribe lo sufrieron Guatemala (1956), Cuba (1961), Santo Domingo (1965), Granada (1983) y Panamá (1989). Había antecedentes previos a aquella guerra, contra México, Nicaragua, Haití y otras naciones en nuestro continente, así como las guerras contra Corea, Vietnam, Laos, Camboya, Yugoslavia, Irak, Afganistán, Libia y Siria, las agresiones contra Irán y un largo etcétera. 

       Algunas guerras el imperio no las libra en forma directa sino por medio de aliados regionales, como ocurre en Ucrania. Y también sostiene a  aliados como el estado de Israel que desde 1948 viene cometiendo genocidio contra los palestinos de Gaza, Cisjordania y Jerusalén oriental. En Gaza va por la quinta campaña de agresión, siempre con un alto número de víctimas civiles. A la fecha, 29 de noviembre, el sitio Palestina Libre decía, citando al Ministerio de Sanidad de Gaza, que la cifra de muertos palestinos subió a 16.800 – de los que 6.150 son menores, 4.000 mujeres y 695 ancianos- y a 40.900 los heridos, con 7.000 desaparecidos, de ellos 4.700 niños por la campaña de bombardeos de Israel contra la Franja de Gaza. En Cisjordania  los asesinados eran 260  y los heridos 3.200. El operativo de Hamas “Diluvio de Al Aqsa”, el pasado 7 de octubre, había causado 1.200 muertes, 5.000 heridos y tomado 224 rehenes israelíes.

       EE UU apoyó esa campaña de aniquilamiento del régimen sionista de Benjamin Netanyahu, incluso viajando Biden en esos días y avalando las mentiras de Israel respecto a quién había disparado el misil contra el Hospital Al Ahli en Gaza que provocó 471 muertos. Washington apoya a Israel con 4.000 millones de dólares anuales, que ahora serán aumentados a 14.300 millones. Además, lo protegió moviendo al Mediterráneo oriental una fuerza naval de 2.000 soldados, 2 portaaviones y 135 cazas. Uno de esos portaaviones es el “Gerald Ford”, el mayor del mundo, que fue allí  por seis meses. El secretario de Defensa, Lloyd Austin, ordenó luego que el grupo de ataque del portaaviones “Dwight D. Eisenhower” se uniera al operativo.

       El grueso del mundo sabe que no hay en Gaza una guerra sino un genocidio. Y hoy 29 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Solidaridad con Palestina, con actos y marchas en muchas ciudades y países. ¡Palestina libre vencerá!

6. BLOQUEO CONTRA CUBA Y OTROS PAÍSES

            Desde febrero de 1962, EE UU estableció un bloqueo total contra Cuba, buscando rendir por hambre al pueblo cubano para que, desesperado, se levantara contra su gobierno socialista y martiano. El fracaso de ese plan es monumental y patético.

            Desde entonces se alternaron en la Casa Blanca y el Capitolio administraciones demócratas y republicanas, pero el bloqueo se mantuvo. Donald Trump lo reforzó con 243 medidas y le agregó una grave infamia, de incluir a Cuba en la lista de países que patrocinan el terrorismo.

            El bloqueo le ha causado a la patria de José Martí un daño económico directo de 150.000 millones de dólares. Desde 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas ha votado 31 resoluciones reclamando poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos. Esas mociones han tenido un apoyo abrumador de más de 187 países, con el voto adverso de sólo EE UU y su socio Israel, y la abstención de Ucrania, ucronazi. ¡Viva Cuba socialista! ¡Patria o Muerte!

            Venezuela, la Patria de Simón Bolívar y Hugo Chávez también sufre bloqueos y sanciones económicas y comerciales. A ocho años del decreto del Gobierno de EE UU, que declaraba a Venezuela como “una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad de ese país”, el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Jorge Rodríguez, recordó que de 926 sanciones coercitivas y unilaterales, 765 fueron emitidas por Trump.

            Nicaragua también sufrió sanciones comerciales a la venta de oro y otros productos, así como sanciones políticas como las de septiembre pasado, cuando el Departamento de Estado de Antony Blinken impuso restricciones de visa a 100 funcionarios municipales nicaragüenses por su apoyo “a los ataques del régimen de Ortega a los derechos humanos y las libertades fundamentales y la represión de las organizaciones de la sociedad civil”.

            Estas sanciones son moneda corriente en otros continentes, por ejemplo en Asia, contra la República Democrática Popular de Corea del Norte.  Fueron sancionadas las compañías Chilson Trading Corporation y Korea Paekho Trading Corporation, acusadas de estar controladas por el gobierno de Kim Jong-un y el Partido de los Trabajadores de Corea. El subsecretario del Tesoro para el Terrorismo e Inteligencia Financiera, Brian E. Nelson acusó, sin pruebas, a Pyongyang de que “utiliza ilegalmente armas de destrucción masiva y lleva a cabo actividades en el marco de su programa balístico que amenazan la seguridad internacional y la estabilidad en la región”.

            Ya que estamos en Asia, reiteramos los planes agresivos de EE UU contra China. Desde 2018 Trump puso el primer embargo tecnológico para evitar que tenga tecnología 5G. Biden aumentó esas sanciones tecnológicas: el 7 de octubre de 2022 puso a toda la industria china de los semiconductores como blanco, con sanciones extremadamente rigurosas.

            En agosto de 2022 la entonces titular de la Cámara de Representantes de EE UUU, Nancy Pelosi, visitó Taiwán; fue la primera visita en 25 años de un presidente de esa cámara. La respuesta de la cancillería china no dejó lugar a dudas sobre que esa contradicción se había puesto muy tirante: “EE UU constantemente distorsiona, oscurece y vacía de contenido el principio de ‘Una sola China’; estas acciones son como jugar con fuego, extremadamente peligrosas. Y quienes juegan con fuego, morirán quemados”. ¡Viva China socialista!

7. POR UN FRENTE MUNDIAL ANTIIMPERIALISTA Y ANTIFASCISTA, EN DEFENSA DE LA PAZ MUNDIAL Y LA VIDA HUMANA

            Ya mencionamos que Cuba lleva presentadas 31 mociones contra el bloqueo yanqui, todas aprobadas, y sin embargo ese bloqueo recrudece con 243 sanciones y la infame inclusión de la isla entre “los patrocinadores del terrorismo”.

            Sobre Palestina las Naciones Unidas llevan adoptadas numerosas resoluciones. En su página web se lee: “La cuestión de Palestina se planteó por primera vez ante la Asamblea General en 1947. En la resolución 181, la Asamblea decidió dividir Palestina en dos Estados, uno árabe y otro judío, con un régimen internacional especial para Jerusalén. Después de la guerra de 1948, la Asamblea, en su resolución 194 de 1949, estableció la Comisión de Conciliación de las Naciones Unidas para Palestina para ayudar a las partes a alcanzar una solución definitiva, reafirmando al mismo tiempo los derechos de los refugiados palestinos al regreso y a la restitución. En 1974, la cuestión de Palestina volvió a figurar en el programa de la Asamblea. En la resolución 3236 (XXIX) se reafirmaron los derechos inalienables del pueblo palestino a la libre determinación, la independencia y la soberanía nacionales y el derecho de los palestinos a regresar a sus hogares y a sus propiedades. En 1975, la Asamblea creó el Comité para el Ejercicio de los Derechos Inalienables del Pueblo Palestino. La cuestión de Palestina y cuestiones conexas han sido objeto de numerosas resoluciones y decisiones aprobadas por la Asamblea en sus períodos de sesiones ordinarios, extraordinarios y de emergencia”.

            Sin embargo, el genocidio que se está cometiendo en Gaza revela que aquellas resoluciones tienen menos valor que un papel mojado.

            Los argentinos también hemos sufrido el contraste entre las resoluciones de ONU y los derechos soberanos sobre Malvinas. El 16 de diciembre de 1965, la Asamblea General adoptó por abrumadora mayoría y sin ningún voto negativo la resolución 2065 que reconoció “la existencia de la disputa de soberanía entre la Argentina y el Reino Unido, e instó a ambas partes a encontrar una solución pacífica, a la mayor brevedad, a través de negociaciones bilaterales”. Pasaron 58 años y Londres nunca se sentó a negociar la soberanía sobre nuestras islas, depredando la riqueza ictícola, petrolera y la soberanía nacional, amén de tener la base militar ya mencionada.

            Por eso, si queremos “una comunidad de futuro compartido de la humanidad y la oposición a la hegemonía”, debemos tomar nota de esta realidad mundial y las barbaridades que comete el imperialismo. Hay que llamar a las cosas por su nombre, el enemigo es el imperialismo: un sistema de opresión que va mucho más allá del hegemonismo y el unilateralismo. El imperialismo, como lo analizó Lenin en su notable trabajo de 1916, es el capital financiero concentrado, que fusionó el capital industrial y bancario y lo convirtió en financiero, que somete a los pueblos y que con la competencia interimperialista conduce a las guerras de rapiña.

            Ese texto leninista, debidamente actualizado, debe ser el sostén del planteo del Frente Antiimperialista Mundial. Esa actualización, por ejemplo, incluirá nombres nuevos como el fondo BlackRock, Vanguard y otros, pero también nos sorprenderá pues la realidad confirmó las tesis del fundador de la URSS. El hablaba de la banca Morgan y la Rockefeller como dos competidores, y hace tiempo se fusionaron en el JP Morgan Chase. En la guerra tecnológica y de tanta influencia en la batalla de ideas hay que tener claro cuál es el estado mayor enemigo: los dueños de Apple, Google, Microsoft y Amazon.

            Hay tanto contrabando ideológico procapitalista y proimperialista, socialdemócrata, seudo ecologista, revisionista, trotskista y también fascista como es el caso de Javier Milei (LLA) en Argentina, quien en el Debate Presidencial acusó al comunismo “de asesinar a 150 millones de personas”. Nosotros debemos levantar con convicción y esperanza las banderas revolucionarias del socialismo y reiterar las denuncias de Lenin contra el imperialismo. No sólo apoyar sus teorías sino también su obra práctica, que rompió esa cadena de opresión mundial en su eslabón más débil y avanzó con la revolución socialista, con las peculiaridades que fueran necesarias en cada país y región.

            En estos tiempos de saqueos de los recursos de los pueblos, endeudamientos fraudulentos, invasiones, genocidios, bombardeos, campos de concentración al aire libre, de un Pentágono con un presupuesto anual de un billón de dólares, con más de 750 bases militares yanquis alrededor del mundo; con Northrop Grumman Corporation, Loocked Martin, Boeing, BAE Systems, Raytheon y otros grandes fabricantes de armamento, etc, hay un serio peligro de una Tercera Guerra Mundial. Y por eso hay que construir en forma urgente un Frente Mundial Antifascista y en defensa de la Paz mundial.

            Es necesario remitirnos al informe del camarada Jorge Dimitrov en el VII Congreso de la III Internacional, julio-agosto de 1935, cuyo título lo expresa todo: “Por un Frente Antifascista”. Esa pieza histórica tiene gran actualidad y debe ser recuperada, actualizada y puesta nuevamente en valor para estas generaciones, so riesgo que el imperialismo y los fascistas terminen con la humanidad.

            Leyendo ese informe surge que la victoria sobre el nazismo fue posible por varios factores, entre ellos la política amplia y flexible de la III Internacional y la URSS, para enfrentar al enemigo principal. Sólo con las alianzas amplias, no bastaba. Se necesitó  la existencia de un bastión socialista como la URSS, su PCUS bolchevique, la dirección política de José Stalin y demás camaradas, el Ejército Rojo y el pueblo soviético que se llenaron de gloria en las batallas de Stalingrado, Moscú y Leningrado hasta aplastar a la bestia nazi en Berlín.

            Es muy positivo que hoy haya países favorables a un mundo multipolar. Que existan el G-77 más China, el BRICS, el Movimiento de Países No Alineados, la CELAC, Unasur, el ALBA, la Organización de Cooperación de Shanghai, etc. Pero esos grupos amplios necesitan de una columna vertebral y fuerza dirigente política, económica y militar. Y ese rol sólo lo puede jugar un bloque de países socialistas como China, Cuba, Corea y Vietnam, más gobiernos tercermundistas combativos como los de Venezuela, Nicaragua, Irán, Siria, Burkina Fasso, Níger, Malí y Guinea, etc, más algunos países capitalistas como Rusia agredidos por el imperialismo.

            A la vez que se tejen las alianzas más amplias que se puedan, sería erróneo y hasta ruinoso no ponerse manos a la obra ya para formar el núcleo duro, combativo, antiimperialista y revolucionario de ese frente internacional, como preconizaba en su tiempo el comandante Ernesto Che Guevara. Es que la situación mundial así lo amerita. Una antiquísima expresión china, recuperada por Mao Tsé tung en el siglo XX, dice: “hay un gran desorden bajo los cielos, el viento brama en la torre y se acerca la tormenta a la montaña”. Parece escrita hoy.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

seventeen + 14 =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación