SÍGANOS EN

Sindical

SINDICAL

Publicado

el

La CGT hace campaña por Massa, el candidato del ajuste

            La situación del pueblo trabajador es cada vez peor. A los cuatro años del gobierno de Cambiemos, con pérdida de salario y jubilaciones, subas de tarifas y endeudamiento con el FMI, le siguió el del Frente de Todos, que no cumplió ninguna de sus promesas. Los ingresos populares continuaron su deteriorándose frente a la inflación y se convalidó la deuda fraudulenta e ilegítima, con un ajuste que se descarga sobre los trabajadores, ocupados, subocupados y desocupados, formales y precarizados.

            Ahora en campaña, Sergio Massa, plantea “mirar para el futuro”, para que no se le recuerde el desastre de su gestión y pretende que se lo vote “para no volver al pasado”, como si no estuviera gobernando.

            En el acto que la CGT le organizó en la localidad de Malvinas Argentinas, Massa prometió que será el “presidente del trabajo y de los trabajadores”. Estaban allí Héctor Daer, Carlos Acuña, Pablo y Hugo Moyano, apoyando al político que más asiduamente visitaba la embajada yanqui, tal como lo revelara ArgenLeaks. Ni siquiera en campaña, en la que estos burócratas piden el apoyo de los trabajadores, el ministro concretó un aumento salarial de emergencia.

            Es que el cogobierno con el FMI tiene su precio, que pagan los de abajo y las capas medias: la reducción del déficit fiscal y el gasto público (salarios, jubilaciones, planes sociales, asignaciones familiares) y la suba de las tarifas por la quita de subsidios, son algunas de las medidas que impactan en los sectores populares.

            Los salarios de los trabajadores registrados perdieron un 20 por ciento durante el macrismo, pero a pesar de las promesas de 2019, en el gobierno de Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Sergio Massa, no se recuperó lo perdido y aún empeoró: en estos casi cuatro años los salarios del sector formal perdieron 7 por ciento, mientras que los informales disminuyeron 20 por ciento.  

            Esta CGT que hace campaña por Massa no convocó a ninguna medida de acción directa ni menos a un paro general, en particular cuando se firmó el infame acuerdo con el FMI, en marzo de 2022, que profundizó el ajuste. Así se explica el aumento incesante de la pobreza, que hoy alcanza a casi el 40 por ciento de la población, y al 60 por ciento de las infancias. 

            Los discursos en el acto de la CGT fueron una hipocresía. Los dirigentes sindicales pidieron a los trabajadores el voto para Unión por la Patria, por ser el “único partido que garantiza y preserva los derechos de los trabajadores y las conquistas obtenidas”. Como si en los últimos cuatro años hubieran gobernado los marcianos.

            Moyano llegó a decir que Massa era el único que “no va a aplicar una política antiobrera”, a diferencia de “los demás candidatos”. Por qué entonces no bajó la inflación, provocada por los formadores de precios? Por qué no mejoró los salarios, las jubilaciones, pensiones y planes sociales, que son los ingresos de los trabajadores?

            La única medida que pudo mostrar (y que solo beneficia a un sector) fue el aumento del piso no imponible del impuesto a las Ganancias. Expresó hipócritamente que “el salario no es Ganancia”, pero como ministro de Economía nunca planteó eliminar la cuarta categoría, que grava los ingresos. Además ese no es el principal problema de los trabajadores, pues la mayoría de los asalariados no tributa Ganancias: una porción significativa de los registrados tienen salarios por debajo del límite de la pobreza, que en julio alcanzó los 232.426 pesos. Y peor están los precarizados, que son más de un tercio del total de trabajadores. En ese monto no se incluye el gasto de alquiler de vivienda, otro de los grandes problemas de los sectores populares por falta de acceso a la vivienda familiar.

            Ninguno de esos problemas fueron abordados por Massa, pero aún así los burócratas hicieron fuerza por su candidatura, mientras por abajo crece el descontento popular. Esto explica la disminución de la participación electoral y hasta la opción por alternativas aún peores para los intereses de los trabajadores.

            Los candidatos de la oposición de derecha (Juntos por el Cambio, con Bullrich y Larreta y el falso libertario Milei) son todavía peor, pero es una vergüenza que dirigentes del movimiento obrero le pidan hoy a sus bases el voto para el responsable del ajuste que se viene aplicando, el que peregrina a Washington para mendigar desembolsos al FMI (que no le dan) y el que ha beneficiado a los exportadores con dólares diferenciados.

            Massa prometió reducir la inflación a un 3 por ciento mensual, pero esos indices se dispararon, acumulando un 62 por ciento hasta julio. En el presupuesto 2023 planificó una inflación del 60 por ciento y muchos de los burócratas firmaron paritarias a la baja, que luego tuvieron que revisar ante la presión de las bases. Ninguna de las promesas que hizo se cumplieron, ¿por qué deberían creerle los trabajadores?

            Ninguna esperanza puede haber en semejante candidatura. Así lo han entendido  sectores que han salido a luchar por el salario, como la docencia, el personal de salud, los metalúrgicos, los ferroviarios, los trabajadores del subte, los del neumático, entre otros que lograron aumentos salariales sin contar con el apoyo de esas centrales obreras.

            Tal como lo demostró la lucha del pueblo jujeño, los cambios no vendrán de la mano de las elecciones; los candidatos con posibilidades de ganar ya gobernaron en los últimos años, contrajeron la deuda externa (Macri) y la pagan (AF, CFK y Massa).

            El camino de la lucha es lo más importante. Y en la instancia electoral desde las Agrupaciones de Base Clasistas (ABC) votaremos al FITU, a la lista de Myriam Bregman. Aún con diferencias con esos compañeros, son los que han estado en las calles luchando junto a los sectores populares.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × 2 =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación