SÍGANOS EN

Sindical

SINDICAL

Publicado

el

Barrionuevo ya saltó el charco, los otros burócratas esperan el lunes 23

            Hace rato que los burócratas de la CGT se pronunciaron por el apoyo al candidato oficialista, el ministro de Economía Sergio Massa. Forma parte de la larga lista de traiciones a la clase trabajadora a la que deberían representar y defender. En los cuatro años de gobierno del Frente de Todxs, hoy Unión por la Patria, no hicieron un solo paro a pesar de la enorme pérdida del poder adquisitivo de los salarios que hubo. Al punto que un gran sector de trabajadores registrados están percibiendo remuneraciones que no llegan  a cubrir la Canasta Básica Total, que marca el límite de la pobreza. El INDEC ha informado que el valor de la CBT hoy es de 284.687 pesos, para una familia con cuatro personas, al que hay que adicionar los gastos de vivienda.

            En LIBERACIÓN 405 hablamos de Luis Barrionuevo, el burócrata del sindicato gastronómico, quien luego de haber apoyado la fugaz candidatura de Wado de Pedro, se pasó alegremente a apoyar a Javier Milei. El autor de la famosa frase “hay que dejar de robar por dos años” elogia sin ponerse colorado a Milei y lo considera uno de los “tres fenómenos políticos” de su vida: “dejando de lado a Perón, uno fue Menem, otro Alfonsín y el tercero Milei”.

            Barrionuevo afirma que Milei, “va a ganar en primera vuelta” y confirmó que va a sumarle “más de 200 mil fiscales en todo el país” en once provincias para el 22 de octubre. En setiembre ya le había organizado un acto en Parque Norte, para recaudar fondos para su campaña, en el cual se cantó la marcha peronista con el libertario agitando los brazos como un loco. Todo un símbolo del cambalache político que representa el candidato de LLA, que se reía mientras la tribuna cantaba:  “combatiendo el capital”.

            El explícito y militante apoyo de Barrionuevo a Milei fue rechazado por la cúpula de la CGT, que sigue trabajando para Massa, a quien le organizaron actos donde el ministro promete respetar derechos laborales, pero no puede explicar el tremendo ajuste que está padeciendo la clase trabajadora, en particular, la pérdida salarial frente a los escandalosos aumentos en alimentos, alquileres, etc. Las medidas que implementó para ganarse la simpatía de los laburantes (bonos, congelamiento de tarifas y prepagas, etc.) no alcanzan para mitigar los demoledores golpes a los ingresos que significa una inflación que ya trepó al 140% interanual.

            Barrionuevo no es el único, también Gerardo Martínez, de la UOCRA (Construcción) se reunió con Milei para hablar “del mundo laboral y el sistema de contratos laborales e indemnizaciones” que tiene ese gremio. En la construcción hay un altísimo porcentaje de trabajo precario, accidentes de trabajo por desidia empresaria y un fondo de despido que se sostiene con el aporte de los propios trabajadores. 

            Con estos dirigentes sindicales apoyando a candidatos pro ajuste, es injusto culpar a la base de laburantes que se ven atraídos por la propuesta de Milei. Después de los debates, quedó claro que hay una propuesta de verdad para la clase trabajadora: Myriam Bregman. Fue la única que cuestionó el acuerdo con el FMI y a los empresarios y banqueros que han ganado millonadas mientras el pueblo se ha empobrecido cada vez más. Su propuesta de crear más empleo con la reducción de la jornada laboral y el reparto de las horas de trabajo, es concreta y puede ser implementada aunque las patronales lloran por el excesivo “costo laboral”.

            Según el último informe de CIFRA-CTA sobre el mercado laboral, la pérdida de poder adquisitivo del salario registrado respecto de 2015 fue del 20% considerando todos los consumos, pero alcanzó el 25% medida en alimentos, lo que perjudica a los más vulnerables, pues los alimentos son su principal consumo. El mismo informe ratifica lo bien que la están pasando los empresarios en relación a la transferencia de ingresos del trabajo al capital durante este gobierno, que fue de 70 mil millones de dólares y de 35 mil millones en la gestión de Cambiemos. La enorme rentabilidad de las grandes empresas locales y multinacionales contrasta con el empobrecimiento paulatino de las masas trabajadoras.

            Por eso, a días de las elecciones, desde las Agrupaciones de Base Clasistas (ABC) y el Partido de la Liberación, reiteramos nuestro llamado a los compañeros trabajadores y trabajadoras, a no votar por Milei, y tampoco a Bullrich, Massa o Schiaretti, porque ninguno va a solucionar los dramas que hoy padecemos. Por el contrario, según sus propias palabras, van a profundizar el ajuste, el pago al FMI y garantizar las ganancias de los empresarios. Bregman, en cambio, se pronuncia contra el pago de la deuda externa, por la nacionalización de la banca y el comercio exterior, para que los dólares no queden en manos de los bancos y los monopolios exportadores.

            Y pasadas las elecciones, habrá que redoblar la lucha por aumento de salarios, jubilaciones y planes sociales, por planes de viviendas y alquileres accesibles, contra la carestía de la vida y la especulación de las empresas alimenticias, y por la unidad popular antiimperialista y antifascista.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

six − 3 =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación