SÍGANOS EN

Juventud

¿Por qué Milei tiene tanto apoyo juvenil?

Publicado

el

            Son varias las causas del avance del fenómeno libertario entre la población joven, de distinto origen y características, lo que demuestra que el apoyo hacia Javier Milei y su triunfo electoral en las primarias no fue un hecho fortuito y mucho menos una sorpresa. Podemos centrarnos en 3 rubros: a) político, b) económico y c) social/educativo.

            En lo político reafirmamos lo que venimos planteando en ediciones anteriores de nuestra prensa LIBERACIÓN, donde denunciamos esta irrupción en la política de un personaje que pregona como “libertades” lo que son verdaderas ataques a los derechos del pueblo trabajador y la juventud. Claro que la amplia recepción que encuentra su propuesta claramente de derecha, tiene su base en la falta de opciones a la hora de la elección de candidatos, representantes de espacios políticos que han gobernado el país con los desastrosos resultados que hoy estamos sufriendo.

            El peronismo se encuentra en una debacle, al tener que recurrir a un hombre como Sergio Massa, supuestamente el único capaz de cohesionar a las fuerzas de dicho movimiento. Fue una gran contradicción (o un enorme sapo) haber entronizado al hombre que años atrás había realizado duras críticas hacia el kirchnerismo (“los voy a meter presos a todos”, vociferaba en sus discursos). Este espacio se encuentra hoy en crisis, por la despolitización y el culto a la personalidad de Cristina Fernández, hoy alejada de la campaña y de los problemas que sufre el pueblo por las políticas del gobierno que ella impulsó, en una actitud que intenta salvaguardar su persona y su familia.

            El mensaje de Juntos por el Cambio se centra únicamente en “terminar con el kirchnerismo”. Es su único eslogan, además de la “mano dura”, dirigidas a un sector que considera que la delincuencia es el mayor problema social. De proyectos de productividad o empleo o mejorar el salario, ni hablar. A esto se suma la lucha interna por el poder que hubo entre Bullrich y Rodríguez Larreta como candidatos de este espacio en las PASO.

            Por parte de Juan Schiaretti su única carta es defender un supuesto peronismo originario y una visión “cordobesa” de la política, lo que claramente no ayuda a llegar a otros por fuera de los límites territoriales de dicha provincia. Además de mentir alevosamente sobre los supuestos “logros” de la gestión peronista en 24 años de gobierno.

            Bregman es la mejor opción. Sin embargo, propuestas justas como romper con el FMI, llegan a asustar a buena parte del electorado, producto del corrimiento a la derecha que hay en la sociedad. Además tiene un posicionamiento excesivamente favorable a las reivindicaciones de ciertas minorías, dando a entender que estas son revolucionarias por el solo hecho de serlas y no es así. Cuestiones como la legalización de marihuana, por citar un ejemplo, están dirigidas a un sector no mayoritario, y que en vez de acercar, alejan a otros muchos votantes. 

            En la variable económica: inflación galopante, la falta de oportunidades de trabajo y estudio, sin perspectivas de mejoramiento en la calidad de vida, son motivos más que suficientes para que la juventud pierda la esperanza en los partidos políticos que han gobernado y gobiernan el país.

            El estancamiento y la crisis económica, con propuestas centradas en la emisión o toma de deuda, favorecen a Milei por más nefastas que sean sus ideas. Aparecen como “nuevas”, por ende, hace que los jóvenes consideren romper con la máxima de “mejor malo conocido, que bueno por conocer”, y entregan sus votos al primer candidato que dice algo distinto.

            Y el tercer origen del apoyo a Milei lo encontramos en cuestiones sociales y educativas. En Argentina desde la gran derrota recibida por las organizaciones revolucionarias luego de la última dictadura y con posteriores gobiernos neoliberales, comenzaron a ganar espacio en la sociedad la idea de que la única salida era imitar modelos como el estadounidense.

            Encontramos en muchas familias la idea de emigrar, de ganar los preciados dólares y ser un triunfador, no acceder a ningún beneficio del Estado, porque “se sale de la crisis LA-BU-RAN-DO”. Todo esto es producto de la construcción de una ideología social, que muy por el contrario de lo que dice el candidato liberal, no es “la infiltración del marxismo cultural”, sino todo lo contrario. En Argentina hablar de marxismo parece palabra prohibida, lo que se encuentra avalado es la defensa del modelo capitalista. Inclusive en las casas de estudio, donde a la hora de estudiar historia y economía la postura, desde la secundaria, es defender el libre comercio, las experiencias de los tigres asiáticos, los terratenientes y el modelo de división internacional del trabajo.

            Hablar de este tema da para ríos de tinta, pero se invita al lector a realizar un análisis crítico de las posiciones de Milei sobre el ajuste, la dolarización, el cierre de ministerios, la reforma laboral antiobrera de la mano de Luis Barrionuevo, la baja de jubilaciones, la libre portación de armas,  la eliminación del derecho al aborto legal y la ESI, el alineamiento con EE UU e Israel, etc. Son ejemplos concretos que debemos explicar a los jóvenes para que no sean seducidos por las ideas de Milei, un tiro en los propios pies del votante.

LULO MALESORI

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

twelve + 10 =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación