SÍGANOS EN

Sindical

EN PAÍS MUY DESIGUAL Y CON ALTA INFLACIÓN, MUY FLOJO EL 1M

Publicado

el

Un 1 de Mayo con muchos locros y poca lucha de trabajadores

SERGIO ORTIZ
https://plsergio.wixsite.com/lasemanapolitica

POCA CLASE OBRERA “EN SÍ” Y MENOS AÚN “PARA SÍ”

            El 1 de Mayo es el día Internacional de los Trabajadores y tuvo escaso suceso en luchas y reivindicaciones obreras en Argentina. Esto debe ser tenido en cuenta para medir cómo está política y sindicalmente ese sector. Y no sólo considerando al que viste mamelucos y borcegos sino incluyendo a muchos afluentes asalariados que se ganaron un lugar en esta clase por su trabajo manual e intelectual, sus reclamos, programas y experiencias.

            Dos cosas negativas permanecen casi invariables por décadas.

            Una es el estado de necesidad de los trabajadores, bajo sucesivos gobiernos y ni qué hablar las dictaduras militares-cívicas. Hoy el 40 por ciento de los trabajadores tiene trabajo no registrado, no puede hacer aportes jubilatorios ni tiene obra social. Y sus salarios están por debajo de los 50.000 pesos mensuales que da el promedio del conjunto de  los trabajadores. Por eso buena parte de quienes tienen trabajo están por debajo de la línea de pobreza, fijada por el INDEC en 89.000 pesos.

            La otra cosa muy parecida de tiempos pasados y actuales es la distancia sideral entre la dirigencia agrupada en Azopardo 802 y las bases de todos los sindicatos. A la CGT en los medios la llaman “central obrera”, pero es una burocracia de sindicalistas-empresarios, con íconos como Armando Cavalieri, Luis Barrionuevo y otros del Consejo Directivo.

            Un dato lo confirmó: la CGT no convocó a ningún acto este 1 de Mayo. Antes por lo menos trataba de encubrir ese divorcio con el movimiento que dice representar. Apenas emitió un comunicado de prensa. Algunos burócratas organizaron locros, pero a precios poco populares, como la AGEPJ de Córdoba: 1.000 pesos el locro para afiliados y 2.000 para no afiliados.

            Diferente fue la postura de un sector minoritario del sindicalismo, que acompañó a Máximo Kirchner en un plenario bonaerense que criticó el ajuste.

            Se nota el abismo total entre la CGT y las de otros tiempos, como la CGT de los Argentinos de Raymundo Ongaro, la CGT Córdoba de Atilio López y Agustín Tosco, e incluso, sin llegar a esa altura, la de Saúl Ubaldini.

            Esa es una verdad grande, pero con valores relativos, porque hay sectores obreros que, al ser castigados en carne propia, salen a defender sus derechos aunque no sea el 1 de Mayo.

            En segundo lugar, los lugares vacíos que dejan los sindicatos los viene ocupando el movimiento piquetero, como se le decía, o movimientos sociales, como se les dice ahora. En marzo pasado hubo 800 piquetes y cortes de calles, 25 por día. Más allá de la furia del gobierno, la oposición y los medios hegemónicos, eso refleja las necesidades de los más humildes.

            Y no es una originalidad. Ya ocurrió en los ‘90 y fue el anticipo de lo que ocurriría en 2001 con el Argentinazo. ¿Se repite la historia?

            En esta ocasión el movimiento social se dividió en tres. El más numeroso y despolitizado se quedó en su casa, merendero y barrio, sin movilizar. Otro sector importante salió como UTEP, en apoyo crítico a Alberto Fernández. Y otro, también numeroso, con una postura critica al gobierno, fundamentada en su ajuste fondomonetarista, acompañó a la izquierda nucleada en el FITU, a Plaza de Mayo.

            Para el peronismo quedó la preocupación de que parece rota “la columna vertebral” del movimiento. La izquierda también debería preocuparse, más allá del acto del FITU, porque falta mucho para la “clase en sí”, con luchas, y falta aún más a la “clase para sí”, con conciencia, proyecto y herramientas para llevarlo a cabo.

            Aún así no hay piedra libre para el pesimismo. Estos no son tiempos de la Comuna de París ni de los Mártires de Chicago, pero son de profundas crisis política y económica-social. Y éstas pueden ser la base para proyectos obreros que no se enganchen en un capitalismo “fifty-fifty”. Eso sí, con muchos sacrificios, como los 147 fusilados en el cementerio de Pere Lachaise y los 5 ahorcados de Chicago.

Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación