SÍGANOS EN

Liberación - Órgano de Prensa

Recuperar el 20 por ciento del salario que nos robó Macri más el ajuste actual

Publicado

el

SINDICAL

            Los sueldos no alcanzan, ni siquiera a quienes tienen trabajo formal registrado. El promedio de ingresos de ese sector no cubre el costo de la Canasta Básica Total (CBT) que según el INDEC es de 95.000 pesos. El deterioro del poder adquisitivo de los salarios, que perdió un 20 por ciento durante los cuatro años del gobierno macrista, y siguió perdiendo en 2020 con la pandemia, no ha sido compensado. En 2021 hubo algunos sectores que le ganaron por pocos puntos a la inflación, pero no fue para todo el universo laboral. Menos aún para quienes trabajan en la informalidad, aún cuando perciban algún plan social, como el Potenciar Trabajo, de 19.470 pesos, la mitad del Salario Mínimo Vital y Móvil de 38.940 pesos. El PT lo perciben 1,2 millón de beneficiarios/as.

            La mayoría de los sindicatos está pidiendo la revisión de los incrementos salariales logrados en las paritarias, ante la disparada inflacionaria. Los bancarios lograron un 60% de aumento, luego del paro masivo del 28 de abril. También obtuvo ese porcentaje el sector público de la provincia de Buenos Aires, que incluyó docentes, salud y judiciales.

            Pero las previsiones del costo de vida para este año pueden superar ese 60%, luego de conocerse el índice de inflación que dio a conocer el INDEC para abril: 6%, que llevó a 23,1% ese porcentaje para los primeros cuatro meses de 2022.

            De lo que se trata no es sólo de “empardar” la inflación, sino recuperar lo perdido en la debacle de los cuatro años de macrismo, más lo que se perdió en 2020 por la pandemia. La promesa del presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía Martín Guzmán, que en 2021 los salarios iban a ganarle “por unos puntos” a la inflación, sólo se cumplió en contados casos, pero la mayoría de los sindicatos no alcanzó el 50,1% de inflación del año pasado. Y ni qué hablar los trabajadores no registrados y de la economía popular, por debajo de ese nivel inflacionario. Jubilados y jubiladas tampoco lograron recuperar el poder adquisitivo.

            Este año, luego del vergonzoso acuerdo con el FMI, con metas fiscales estrictas (disminución hasta llegar a 0 de la emisión monetaria y del déficit fiscal), las perspectivas para las familias trabajadoras son desalentadoras. Es muy grave la traición de la mayoría de la CGT, que no convoca a movilizar y menos a un paro general, para exigir un aumento general de salarios, planes sociales y jubilaciones.

            Hoy el protagonismo en la lucha por la distribución del ingreso lo ha tomado el movimiento piquetero, que viene de una impresionante jornada de tres días, con la Marcha Federal Piquetera, en la que se movilizaron decenas de miles de personas en todo el país, y confluyeron el 12 de mayo en un acto en Plaza de Mayo.

            Aunque algunos sindicatos acompañaron esa acción, la mayoría del movimiento obrero organizado en la CGT y CTA sigue con su eterna tregua y sus reuniones con empresariado y funcionarios. Algunos son más críticos del gobierno de AF y Cristina Fernández, pero no movilizan a sus bases para reclamar lo justo y urgente.

            La CTA Autónoma, que conduce Roberto Peidró, ha convocado para mayo, sin fecha, a un paro general. Podría ser el disparador de un plan de lucha que ponga en la calle los reclamos populares de trabajo y salario, pues mientras los grupos monopólicos la están levantando en pala el pueblo sufre hambre y miseria.

            Para el INDEC un trabajador que percibe un salario de 130.000 pesos se ubica entre el 20% de “los más ricos”, dentro del universo laboral, muy lejos del promedio de ingresos (sea formal o informal) que es de 53.000 pesos, menos de la mitad de esa cifra. ¿Acaso puede considerarse “rico” alguien que perciba aquella suma? Se trata de luchar por salarios dignos, que permitan el acceso a la alimentación, vivienda, salud, educación, etc., a las familias trabajadoras.

            Desde las Agrupaciones de Base Clasistas (ABC) saludamos la Marcha Federal Piquetera y compartimos su reclamo “Por Trabajo Genuino y Salarios Dignos, Contra el Hambre y la Pobreza”. Es necesario que la clase obrera retome las calles, que pase por encima de las dirigencias burocráticas traidoras, para construir desde las bases ese Paro General, que por ahora sólo convoca la CTA Autónoma. Hay que avanzar hacia una jornada masiva, uniendo a los trabajadores ocupados con el movimiento de desocupados, que hace rato está movilizado. Sólo así se podrá derrotar el plan económico que el ministro Guzmán ha reconocido que es el del FMI. ¡A semejante situación de pérdida de soberanía se ha llegado!

            Hay que acordar un programa mínimo que incluya salario igual a la canasta familiar; creación de puestos de trabajo genuinos, partiendo del Estado y las cooperativas de la economía popular; por un Salario Básico Universal para todas las familias que no posean ingresos fijos; jubilaciones mínimas iguales a la Canasta Básica Total y plena vigencia del 82% móvil.

            Para ello, los recursos tienen que salir de los sectores que hoy se han enriquecido: las grandes exportadoras, las empresas energéticas que reciben subsidios mientras se aumentan las tarifas de los usuarios, los pulpos alimenticios que se llenan de plata a costa del hambre de las familias. Eso implica la nacionalización del comercio exterior y de la banca, así como un férreo control de precios por parte de las organizaciones sociales y sindicales.

            Con esos puntos básicos, hay que salir a las calles, en unidad, los sectores piqueteros, la clase trabajadora, los pueblos originarios, la juventud, campesinos pobres, Pymes, etc.

Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación