SÍGANOS EN

Internacionales

El PO (Tendencia) fue a escrachar a la embajada socialista en Buenos Aires

Publicado

el

ALTAMIRA Y “POLÍTICA OBRERA” CONTRA CUBA

La embajada cubana en Buenos Aires no es un lugar neutral, pese a que la diplomacia en general presume de algo parecido, al menos de no inmiscuirse en los asuntos internos del país. La embajada de Virrey del Pino 1810 sí respeta eso, algo que no sucede con la embajada yanqui que ahora ocupa Marc Stanley y antes sus antecesores.

            A la embajada de Cuba vamos los amigos a festejar cada logro y cada fecha de la revolución que encabezó Fidel Castro, porque la Mayor de las Antillas es una hermana mayor de Nuestra América,  no en tamaño territorial sino en ejemplo y vanguardia por sus logros, por ejemplo ahora con sus 3 vacunas propias y dos candidatos vacunales contra el COVID-19.

            Pero también van los enemigos de Cuba y la región, la derecha vernácula del PRO, Juventud Radical y otros socios de Cambiemos, incluso los fascistas de Javier Milei, acompañando a los grupúsculos de cubanos exiliados proyanquis que deben sentirse furiosos por estar en el Río de la Plata y no en su amado Miami.

            No son los únicos en ir a protestar ante la legación que muy bien preside el embajador Pedro Pablo Prada. El 22 de enero fueron allí militantes del “Política Obrera”, que se identificaron más precisamente como “Partido Obrero Tendencia”, para que no se los confunda con sus ex conmilitones del Partido Obrero, que están en el FITU. Su dirigente histórico es el decadente Jorge Altamira (Wermus, nombre real) que está tratando de recuperar espacio perdido dentro del espectro del trotskismo.

            Y aunque cueste creerlo, quiere correr por “izquierda”, o sea por derecha, a sus ex del PO y el FITU porque considera que son timoratos a la hora de despotricar contra Cuba.

            Y así fue como Altamira se llegó el 22 de enero con un grupo de militantes de su “Tendencia” hasta la calle Virrey del Pino. Portaban pancartas exigiendo “Libertad de los presos políticos de Cuba”. Por supuesto, eso fue del agrado de Infobae y demás medios que operan como la cloaca del imperialismo en Buenos Aires, similar a la de Miami.

            En el discurso que pronunció allí dijo: “Nosotros estamos acá por una razón fundamental. Porque América Latina entera está protagonizando rebeliones como las que ocurrieron en Cuba el 11J pasado. Hemos estado al lado de la rebelión chilena, de la rebelión ecuatoriana, hemos estado en contra del golpe fascista en Bolivia y por el derrocamiento de las Áñez y de los Camacho. Hemos movilizado contra Bolsonaro, nos hemos movilizado y hemos hecho una campaña en defensa del pueblo colombiano”.

            O sea que el decadente orador estaba identificando al gobierno socialista de Cuba con los proimperialistas de Sebastián Piñera, Lenin Moreno, Jeanine Áñez, Jair Bolsonaro e Iván Duque.

            Y al mismo tiempo estaba identificando a los trabajadores, jóvenes y pueblos originarios de estos últimos países, que se alzaron en rebeliones populares, con el motín contrarrevolucionario del 11 de julio en Cuba, promovido por Miami, las fundaciones ligadas al Departamento de Estado y la gusanería cubana, o sea EE UU que desde el 7 de febrero de 1960 comenzó formalmente el bloqueo total a Cuba.

            Dicho sea de paso, Altamira no dedicó ni una palabra de su extenso discurso a condenar el bloqueo yanqui. Dime lo que callas y te diré a quién defiendes…

            Ese bloqueo ha agudizado las difíciles condiciones de vida de los cubanos, más aún en 2020 y 2021, sumado a la pandemia de COVID que eliminó su ingreso principal del turismo. Además, el gobierno de Miguel Díaz Canel ha admitido, antes y después del 11 de julio referido, que debía hacerse cargo de errores, retrasos y desatenciones en varias áreas de su gestión. O sea que si bien el bloqueo estaba en la base de los problemas, también había errores propios.

            Y por eso en las protestas se mezclaron elementos lúmpenes y contrarrevolucionarios, onda “Patria y Vida”, con cubanos que sinceramente sufren carencias de muchos tipos y que estaban dando una voz de protesta para que el gobierno los escuche.

            Esa diferencia fue apreciada ese mismo 11 de julio por Díaz Canel, quien fue al lugar de los hechos, dialogó con la gente y les dio parcialmente la razón, sólo en el aspecto que la tenían. Pero al mismo tiempo llamó al pueblo cubano a movilizarse y defender la revolución contra el bloqueo, el imperialismo y los mercenarios. En La Habana y muchas otras ciudades hubo por eso imponentes movilizaciones en defensa de la revolución y apoyo al presidente, al gobierno y al Partido Comunista de Cuba, cosa que Altamira obvia por razones ídem.

            Según la Fiscalía General de la República de Cuba (25/1) 790 personas fueron detenidas durante las manifestaciones violentas del 11 de julio, en su mayoría por atacar a tiendas, policías y perpetrar agresiones contra la población cubana. Y mal que les pese a Altamira, y a los gusanos de Miami y Buenos Aires, los que hayan cometido delitos más graves serán juzgados en forma legal y condenados a las penas que les corresponda, o liberados en aquellos casos donde no haya cargos en su contra.

            En Cuba no se jode con la revolución. Por eso sigue siendo un bastión del socialismo, pese a que Altamira y otros trotskistas mientan con que allí, como también dicen de China, se habría restaurado el capitalismo. Una mentira total. Si Cuba fuera capitalista, el imperialismo yanqui la tendría de invitada de lujo para recibir las migajas de su festín mundial. Como es socialista, sigue el bloqueo por 60 años. Pero de estas cosas elementales no entiende nada el peor de los troscos (otros partidos del FITU piensan parecido pero no igual, y sumado a razones de oportunismo electoral, no critican en forma tan alevosa y pública a la Patria de José Martí). Contradiciendo al simplismo  trosco, “no son lo mismo”.

SERGIO ORTIZ

Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación