SÍGANOS EN

Nacionales

Burócratas de CGT se olvidaron del 1 de mayo y apuestan por Massa

Publicado

el

            El ajuste del cogobierno del Frente de Todxs con el Fondo Monetario Internacional se descarga sin piedad sobre la clase trabajadora, ocupada y desocupada. Hace tiempo que se da una situación nunca antes vista en nuestro país: cada vez más trabajadores registrados por debajo del límite de la pobreza, el valor de la Canasta Básica Total, 191.000 pesos (marzo, Indec).

            La burocracia de la CGT, ausente de las calles desde hace años, convocó a un acto por el 1 de Mayo, pero en lugar de hacerlo ese día, como desde hace más de 100 años en la Argentina, lo hizo al día siguiente, día laborable, y en un estadio cerrado, no sea cosa que en la conmemoración de esa jornada de lucha de los Mártires de Chicago, se les colaran reclamos de las bases. Todavía está fresco el recuerdo de aquel palco invadido por trabajadores furiosos que exigían fecha para un paro general contra el gobierno Mauricio Macri. Por las dudas los burócratas no se arriesgan más con actos callejeros.

            Aunque no concurrió porque se encontraba en Brasil, el invitado de honor de la CGT era el ministro Sergio Massa. El mismo que hoy está aplicando el programa del FMI, con más ajuste para los trabajadores.

            Nada bueno podía salir de semejante evento, y uno de los triunviros, Héctor Daer, fue abucheado por parte de la concurrencia. Pablo Moyano no asistió y el restante, Carlos Acuña, planteó la “reducción de la jornada laboral” sin dar demasiados detalles de esa medida, correcta, pero que en boca de esta dirigencia burocrática, se torna poco creíble. Sin un plan de lucha y un paro general, no habrá mejoras en el actual contexto, donde la pobreza afecta al 40 por ciento de la población, y con 6 de cada 10 pibes/pibas que no pueden acceder a sus necesidades básicas.

            La inflación ha llevado el precio de los alimentos por las nubes (ver Nota aparte) condenando al hambre a la población en un país productor de alimentos. En esa carrera, los ganadores indiscutidos son las empresas monopólicas de la alimentación, que siguen con su festival de aumentos sin que nadie les ponga coto. El programa Precios Justos no ha servido para nada.

            Además de los bajos salarios, la precarización laboral alcanza al 35 por ciento de la mano de obra ocupada: son 5,4 millones de trabajadores precarizados.

            Aunque hoy, tardíamente y con casi nula credibilidad, la dirigencia cegetista plantee la reducción de la jornada laboral, el horizonte que se avizora para la clase trabajadora es muy desalentador. La oposición de derecha, que puede ganar las elecciones de este año y ser el próximo gobierno, plantea un panorama mucho peor. Tanto Juntos por el Cambio como el facho “libertario” Javier Milei, proponen más ajuste y reformas laboral y previsional. Eliminarán conquistas obreras para reducir el “costo laboral”, un antiguo reclamo del empresariado que considera que hace demasiados aportes para beneficio de sus trabajadores.

            Estas soluciones no son las que necesita nuestro pueblo. Hace falta un programa de cambios profundos, con aumento de salarios, jubilaciones, pensiones y planes sociales; creación de empleo genuino; control popular de precios y medidas contra la especulación monopolista con expropiaciones; una empresa nacional de alimentos basada en la estatización de Vicentín y la producción de la pequeña y mediana agricultura, las cooperativas y el movimiento campesino; nacionalización del comercio exterior para frenar la fuga de divisas; anulación del Acuerdo con el FMI y suspensión de los pagos con investigación de la deuda externa con ese organismo y los acreedores privados.

            En materia previsional, hay que aumentar los haberes, extender las moratorias para que todos quienes tengan la edad tengan un ingreso digno, y hacer realidad los medicamentos gratuitos a través del PAMI. ¡Hay que terminar con el negocio de los laboratorios privados que lucran con la salud de nuestro pueblo!

            Ninguna de estas medidas caerá del cielo, es necesario salir a luchar para imponer los cambios que hacen falta. En Francia, el gobierno de derecha de Emmanuel Macron, es resistido en las calles por impresionantes movilizaciones obreras y de la juventud, contra la reforma previsional. En el Reino Unido, también hay una ola de huelgas obreras.

            Lejos de plantearse un programa mínimo de reivindicaciones obreras, días antes del 1 de Mayo, la CGT dio a conocer un comunicado donde plantean la necesidad de un “consenso político” entre todas las fuerzas políticas, también dirigido a la oposición de derecha. Si bien plantean la reducción de la inflación, la defensa del aparato productivo, la promoción del empleo y una justa distribución de la riqueza, en lugar de convocar a movilizar, insisten en demandar “mayor compromiso social” al empresariado del sector formador de precios. Los mismos con quienes se sientan muy de vez en cuando, en el Consejo del Salario, para fijar el escaso monto del Salario Mínimo Vital y Móvil.

            El comunicado no identifica a los responsables de la actual situación y tampoco formula un programa y acciones concretas para salir de la crisis. Muy lejos de otras épocas del movimiento obrero argentino, cuando la CGT proponía cambios profundos, incluso revolucionarios.

            No se puede esperar nada de esta CGT, que no tiene siquiera un programa mínimo de medidas para una salida popular a la crisis. Desde las ABC proponemos que las dirigencias combativas, el activismo obrero, los cuerpos de delegados/as y comisiones internas que luchan por el salario y los derechos laborales, sean la base para desplazar a una conducción burocrática que no representa los intereses de la clase trabajadora. Para ello, habrá que retomar el camino de la lucha en las calles, en unidad con los movimientos sociales y piqueteros, tan demonizados pero tan firmes en su reclamo de trabajo genuino. En los numerosos conflictos de trabajadores y en las marchas de movimientos sociales está la base para forjar esa conducción combativa que hace falta.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

nine − two =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación