SÍGANOS EN

Documentos del PL

XIII FORO DEL SOCIALISMO MUNDIAL

Publicado

el

Tema central del Foro: La construcción de la comunidad de futuro compartido de la humanidad y el desarrollo del socialismo mundial

Subtema: Construir la comunidad de futuro compartido de la humanidad en el contexto de la entrada del mundo en un nuevo período de turbulencias y transformaciones

Como secretaria general del Partido de la Liberación (PL) de Argentina considero que el tema convocante es muy oportuno en la actual etapa, pues será extremadamente difícil encontrar un futuro compartido de la humanidad si no cambian radicalmente las condiciones políticas y sociales dominantes en gran parte del mundo. Y ello solo será posible con la liberación nacional y social de los pueblos del mundo, los trabajadores y el avance hacia la construcción del socialismo en cada país, respetando sus peculiaridades, tal como lo viene haciendo esta nación, China, desde hace 74 años, luego de la gran Revolución liderada por Mao Tsé tung y el Partido Comunista de China.

El punto que abordaré se refiere a la construcción del futuro compartido de la humanidad en un contexto mundial de turbulencias y transformaciones.

CRISIS MUNDIAL

Vivimos una época de grandes crisis políticas, económicas, sociales, con enormes desigualdades entre las potencias hegemónicas y los países del Tercer Mundo, que se agravaron luego de la pandemia de COVID19, profundizando el sometimiento de los pueblos a las políticas imperialistas.

Una de las expresiones más crudas de esa desigualdad lo constituye el fenómeno de las deudas externas de los países pobres y en desarrollo, con los organismos internacionales de crédito, bancos y fondos privados que imponen políticas de ajuste que se descargan sobre las espaldas de los trabajadores, sectores populares y los más humildes.

CUMBRE DEL FMI Y BM

Del 9 al 15 de octubre se realizó la reunión del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, en Marruecos. Allí, los países integrantes del FMI reconocieron el debilitamiento de la economía a nivel global, y la imposibilidad de muchos países de pagar sus deudas con el organismo. No obstante, ni por asomo se planteó la posibilidad de una quita o condonación de esas deudas. Así, se profundiza la brecha entre los países ricos y pobres, lo que demuestra el fracaso de las políticas de estos organismos financieros y del capitalismo a nivel mundial.  

Los directivos del FMI no pudieron o no quisieron consensuar un compromiso de mayores cuotas para aumentar la capacidad crediticia, única solución que plantean para superar la crisis que padecen los países deudores. Es que seguir prestando con los condicionamientos ya conocidos es continuar aplicando la misma mala medicina que agravará la enfermedad que padecen los pueblos del Tercer Mundo: el sometimiento a los programas de ajuste que entre otras cosas provocan inflación, como lo estamos viendo en nuestro país, Argentina, que este año tendrá un índice inflacionario superior al 140 por ciento.

Por su parte, el Banco Mundial aprobó en Marruecos una declaración para “crear un mundo libre de pobreza en un planeta habitable”, con el declamado objetivo de hacer frente al cambio climático. En realidad se resolvió generar una nueva plataforma de hasta 100.000 millones de dólares en nuevos préstamos a lo largo de una década. Más deuda para los países dependientes!

CONTRACUMBRE DE LOS PUEBLOS

Paralelamente, entre el 12 y el 15 de octubre se reunió en Marrakech (Marruecos), la Contracumbre de movimientos sociales contra las reuniones anuales de los dos organismos. El evento congregó a movimientos sociales, ambientales, sindicatos, organizaciones feministas, de pueblos indígenas, campesinos, etc., de África, Asia, el mundo árabe, América Latina y Europa, que reafirmaron su lucha contra las deudas ilegítimas, contra el colonialismo financiero, cultural, territorial y racial.

Como contrapartida, que agrava y profundiza la crisis, se prevé que este año habrá una disminución del crecimiento económico a nivel mundial (del 3,5% de 2022 al 3% este año y al 2,9% el próximo). En Argentina, a pesar que el gobierno había previsto un crecimiento de 3 puntos del Producto Bruto Interno, la realidad marca que caerá 2 puntos.

DEUDAS IMPAGABLES

En nuestra región, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) realizó un seminario de Política Fiscal en Chile, en mayo de este año, donde se abordó la problemática de la deuda pública y las restricciones económicas que representa para los países de la región latinoamericana y caribeña, afectando el crecimiento y el desarrollo. Así, el aumento de los servicios de esas deudas, por los mayores intereses fijados por los organismos internacionales de crédito, obliga a los Estados endeudados a destinar cada vez más recursos para afrontar los pagos de esas deudas, y consecuentemente, disminuyen los fondos que hacen falta para proveer a las necesidades de la población, aún las más acuciantes. De esta forma, se reducen los gastos sociales, justificados por los representantes políticos de la gran burguesía y la derecha, con su reiterada muletilla de “achicar el gasto fiscal”, esto es, los recursos que debe destinar el Estado para cuestiones tan vitales como la educación y salud públicas, los subsidios a las tarifas de servicios públicos (agua potable, energía, transporte, etc.), asistencia alimentaria a los sectores más vulnerables, obras de infraestructura, etc.

Estas imposiciones no rigen para todos los países, en especial aquellos que imponen sus políticas en estos organismos financieros. El ejemplo más paradigmático es EEUU, cuya deuda alcanzó en enero de 2023 el tope de 31,4 billones de dólares, ubicándose así como el país más endeudado del mundo. También tiene un abultado déficit fiscal (11,6% del PBI), un problema que tiene la Argentina y que por imposición del FMI debe reducir a 0 (actualmente Argentina tiene un déficit fiscal del 4,3% del PBI). Sin embargo, bajo la premisa “haz lo que yo digo pero no lo que yo hago”, EEUU pretende imponer al resto su dominación a través del mecanismo de la deuda externa, y su moneda, el dólar, es la más utilizada a nivel global en las transacciones comerciales, aunque observamos con beneplácito que son cada vez más los países que acuerdan sus intercambios en otras monedas.

Saludamos las iniciativas que buscan frenar esta hegemonía del dólar y de los EEUU, y que promueven operaciones en monedas locales, como está sucediendo con los BRICS, que se han ampliado recientemente con la incorporación de seis miembros, entre ellos la Argentina.

CONTRA EL IMPERIALISMO

Identificamos al imperialismo, y en particular al norteamericano, como el responsable principal de los problemas que padecen los pueblos del mundo, pues sus políticas han llevado al desastre a la mayoría de los países incluido el propio EEUU y sus aliados. Sus políticas guerreristas han provocado grandes déficits en las economías de los países europeos y también afectado obras de infraestructura como ocurrió con el atentado que realizaron a los gasoductos Nord Stream I y II en el Mar Báltico, que perjudicó no solo a Rusia sino también a sus aliados europeos, como Alemania.

El AUKUS, alianza de EEUU, el Reino Unido y Australia, produjo también choques con Francia, que tenía acordado la venta de submarinos a ese último país, operación que se vio frustrada por la intervención del gobierno estadounidense, invocando la mencionada alianza.

Las políticas que imponen el FMI y el BM se traducen en ajuste, restricciones monetarias, devaluación de las monedas nacionales en relación al dólar y altos índices inflacionarios, encareciendo el costo de vida y afectando a los sectores más vulnerables de la población. Algunos países emergentes tienen deudas soberanas equivalentes a más del 60 y hasta el 80 por ciento de su PBI.

Según la CEPAL (informe “Deuda Pública y restricciones para el Desarrollo”), el aumento exponencial de la deuda externa que afecta a los Estados de la región no se debe únicamente a la situación derivada de la pandemia de COVID19, pues ya venía incrementándose en la década previa.

En relación al crecimiento económico para la década 2014-2023, la CEPAL calcula que será en promedio de un 0,8 por ciento, inferior a la que se registró en la llamada “década perdida” de 1980, cuando tuvo lugar la crisis de la deuda a nivel global.

EL ENDEUDAMIENTO VIOLA LOS DERECHOS HUMANOS DE LOS PUEBLOS

Fidel Castro fue uno de los líderes mundiales que denunció hace casi cuarenta años, la situación de  injusticia a nivel mundial que implicaba la deuda externa de los países más pobres. En su conocido discurso pronunciado en el cierre del Encuentro sobre la Deuda Externa que se realizó en La Habana en agosto de 1985, Fidel sostuvo que era necesaria la abolición de las deudas e iba más allá: bregaba por un Nuevo Orden Mundial, más justo y equitativo. A casi cuatro décadas de esa memorable intervención, la misma mantiene plena vigencia: “El cobro de esta deuda y el sistema injusto de relaciones económicas es la más flagrante y más brutal violación de los derechos humanos que puedan concebirse… todos sabemos que una gran parte se invirtió en armas, se -despilfarró, se malversó, se malgastó, y sabemos, además, que una gran parte se fugó, ni siquiera llegó a la América Latina”.

De esto último podemos dar fe los argentinos y las argentinas: en 2018 el presidente Mauricio Macri endeudó a nuestro país con un préstamo del FMI por 55.000 millones de dólares, de los cuales se desembolsaron 47.000 millones de esa moneda estadounidense. Según un informe del año 2020 del Banco Central de la República Argentina, entre 2015 y 2019 se fugaron de nuestro país 86.200 millones de dólares. O sea que esos millones de dólares de nueva deuda no se destinaron a construir ni escuelas ni hospitales ni rutas ni viviendas. Sin embargo, no hay investigación ni repatriación de esas divisas que fueron generadas por el trabajo argentino pero que hoy se encuentran en paraísos fiscales, gracias a los vericuetos que les facilita el entramado financiero existente en nuestro país, vigente desde la época de la dictadura militar – cívica.

Según la CEPAL este panorama no sería único de la región, pues se repite en los llamados mercados emergentes y economías en desarrollo. “Los niveles de endeudamiento siguen siendo elevados y se encuentran muy por encima de los registrados tras las diversas crisis económicas y financieras que afectaron a las regiones emergentes y en desarrollo a finales de la década de 1990 y principios de la de 2000”, precisa el informe.

POBREZA Y DEPENDENCIA

Una de las consecuencias más dolorosas de este proceso continuo de endeudamiento son los altos niveles de pobreza que se verifican en los países del Tercer Mundo. Por ello, resulta hipócrita la afirmación del BM en la reunión de Marruecos acerca de la necesidad de “crear un mundo libre de pobreza en un planeta habitable”. Ni una cosa ni la otra serán posible con un mundo dominado por las políticas imperiales.

China ha dejado un extraordinario ejemplo al mundo al sacar de la pobreza a 740 millones de habitantes y haber cumplido con diez años de antelación la meta de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU, contribuyendo en más del 70% a la reducción de la pobreza global. En cambio en América Latina había en 2022 más de 200 millones de personas en situación de pobreza (32 por ciento de la población total de la región), de los cuales más de 82 millones se encuentran en pobreza extrema. Ello es consecuencia directa de las políticas implementadas por el imperialismo norteamericano y los gobiernos pro-monopolios amigos suyos en la región que considera su “patio trasero”, que se traducen en mayor dependencia, no solo en lo económico, sino también en lo político y militar.

La jefa del Comando Sur, generala Laura Richardson ha declarado sin rodeos, el interés de los EEUU en los recursos naturales de nuestra región, Argentina, Chile y Bolivia, en particular el litio.

DESIGUALDAD EN LA PANDEMIA

Durante la pandemia de COVID19, se evidenció con crudeza la desigualdad existente entre los países ricos y los pobres, pues mientras los primeros acapararon los dos tercios de las vacunas, el resto de la población mundial carecía de ellas. África fue el continente que más sufrió el abandono de la comunidad internacional en materia sanitaria, y en ese momento fue fundamental la ayuda de China. El gobierno de Xi Jinping, a pesar del combate contra la pandemia que debió librar al interior de su país, tendió una mano solidaria al resto del mundo, en particular a los países más pobres. China suministró en 2020, 1600 millones de dosis de vacunas a 100 países, mientras que en 2021 ese número se elevó a 2.000 millones de dosis. En cambio, EEUU y los países europeos tenían más vacunas de las que necesitaba su población, pero no fueron generosos a la hora de asistir a los pueblos más desfavorecidos. Su objetivo político era denigrar a China con la mentira e infamia de que había fabricado el virus. Su objetivo económico era favorecer las ganancias de sus laboratorios Pfizer y Moderna.

Otro país que fue ejemplo de solidaridad en materia sanitaria durante la pandemia fue Cuba, que a pesar de ser un país pobre y bloqueado por el imperialismo yanqui, pudo desarrollar tres tipos de vacunas (Soberana 1 y 2 y Abdala) para atender a su población y a otros países. Y como ya lo viene haciendo hace años, sus brigadas médicas asistieron a diversas poblaciones, no solo en países del Tercer Mundo sino también en Europa, por ejemplo, en Italia. EEUU no solo no asistió ni facilitó la entrega de vacunas a otros pueblos sino que al interior de su país, la población afroamericana y latina sufrió la discriminación a la hora de ser asistida por el Estado, faltando atención sanitaria y vacunas.

POR UN FRENTE ANTIIMPERIALISTA Y ANTIFASCISTA A NIVEL MUNDIAL

Por ello, la construcción de una comunidad de futuro compartido de la humanidad, no es neutral. No será posible mientras el capitalismo, el imperialismo y el poder de las grandes multinacionales y grupos financieros globales sean los amos del mundo. Desde el PL afirmamos que solo habrá un futuro para la humanidad si avanzamos con un mundo multipolar, con la liberación de los pueblos oprimidos y se avanza hacia una sociedad socialista, con las peculiaridades de cada país y región. Solo así podremos pensar y hacer realidad ese futuro compartido entre los pueblos del mundo.

En ese camino, desde el Partido de la Liberación (PL) de Argentina, creemos que China, junto a Cuba y otros países socialistas y aquellos que sin serlo, tengan gobiernos progresistas, tienen un papel que cumplir, en la construcción de esa comunidad, para un mundo más justo, equitativo, armonioso y sustentable.

Por ello, desde hace años, tanto al interior de nuestro país como en los foros internacionales en los que participamos, desde el PL proponemos construir ese futuro uniéndonos en un Frente Antiimperialista y Antifascista, ante la avanzada bélica del imperialismo, como se está viendo en la guerra de Ucrania y en el conflicto en Gaza.

En Ucrania no hay una invasión de Rusia, sino una defensa de su territorio y su seguridad, frente a las provocaciones del gobierno de Kiev, surgido de un golpe de Estado en 2014, promovido por los EEUU, que arremetió criminalmente contra la población rusa del Donbass, provocando la muerte de 15.000 personas de la población civil. En esa guerra la OTAN apoya con miles de millones de dólares en armamento al gobierno nazi de Kiev, como continuidad de la avanzada que viene realizando desde hace años, con bases militares que rodean a Moscú, incumpliendo los acuerdos firmados previamente en Minsk.

En Medio Oriente, el ataque de Israel contra la población palestina en Gaza adquiere el carácter de genocidio, con bombardeos sobre la población civil, la negativa a dejar ingresar ayuda humanitaria, el corte de suministros de energía y agua, provocando la muerte (hasta el 29 de noviembre) de 16.800 personas, entre ellos miles de niños y niñas. Las resoluciones de la ONU instando al cese de las hostilidades son resistidas por EEUU e Israel y países aliados, aunque fueron votadas por amplia mayoría. Pese a ello, el gobierno sionista no acata esas resoluciones en una actitud que mantiene desde 1967.

SOCIALISMO O BARBARIE

Esta crisis mundial como la que actualmente vivimos, es la crisis de un sistema, el capitalismo y el imperialismo, que nos obliga a recordar las palabras de Rosa Luxemburgo: Socialismo o Barbarie. Solo el socialismo puede sacar a la humanidad de la pobreza y la desigualdad, tal como lo viene demostrando China en su lucha exitosa contra la pobreza extrema, lo hizo también en su combate al COVID19, siendo el único país en el mundo que pudo enfrentar la pandemia y a la vez exhibir un crecimiento económico.

El mundo debe cambiar, es imperioso que así sea, ese es el desafío que tenemos por delante, y no será el imperialismo ni el capitalismo los que puedan encabezar ese cambio. Los EEUU, los monopolios y bancos, el FMI, BlackRock, las tropas de la OTAN, el Pentágono y sus centenares de bases militares alrededor del mundo, etc, expresan lo peor del mundo, un modelo de capitalismo inhumano y financiarizado, de guerras de rapiña, genocidios, un modelo atentatorio de la paz y destructivo del medioambiente.

IRINA SANTESTEBAN

Secretaria General del Partido de la Liberación (PL) de Argentina

28 de noviembre de 2023, Beijing.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

three × 3 =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación