SÍGANOS EN

Liberación - Órgano de Prensa

Resistir los ataques de la gran burguesía

Publicado

el

            La frase “todo tiene que ver con todo” se podría tomar como eje a los problemas estructurales de nuestro país.

            La deuda externa que sirve como recapitalización de la gran burguesía y el capital financiero internacional, que paga todo el pueblo, la desocupación, los bajos salarios, la represión estatal, etc, son partes del mismo problema.

            El problema de la Argentina son los monopolios y banqueros que usan al Estado como un instrumento para asegurar su hegemonía sobre la sociedad.

            Pero los trabajadores a pesar de las enormes dificultades generamos espacios de resistencia.

            Luego del cierre de todas las sucursales de Garbarino del país y el abandono total por parte del Sindicato de Comercio, el gobierno y la empresa, los trabajadores están organizados y peleando por el pago íntegro de sueldos adeudados e indemnizaciones. El lunes 27/12 se  realizó un corte en Puente Pueyrredón, pidiendo abrir una negociación.

            El jueves 30 de diciembre los trabajadores de la Nirva se enteraron que el Juez Fernando D´Alessandro resolvió el inminente desalojo de la planta con fecha y hora inciertas.

            En una resolución falaz, arbitraria y tendenciosa, ese Juez D´Alessandro arbitró en favor del estafador Matías Paradiso  que dejó un tendal de deudas entre las que se destacan 7 meses de sueldos atrasados y el aguinaldo sin abonar, además de haberse quedado con los aportes sociales de los trabajadores. Hizo lugar al pedido de desalojo de la planta ubicada en Lomas del Mirador contra los trabajadores de La Nirva, muchos de los cuales tenían 10, 15 y más de 20 años de antigüedad en la fábrica.

            Los trabajadores se declararon en asamblea permanente quedando  en la planta como custodios de la propiedad, única garantía de cobro.

Contra lo que dice el juez D´Alessandro, los trabajadores de la Nirva estuvieron dispuestos a alcanzar una solución al reclamo. Asistiendo a todas las audiencias que se llamaron en el Ministerio de Trabajo donde Paradiso incumplió todas las promesas que hizo, hasta que finalmente dejó de asistir a los llamados del Ministerio.

            Entre las promesas incumplidas está la entrega de cheques sin fondos a los compañeros, acto este que muestra de cuerpo entero el accionar malicioso propio de un estafador. Además les generó a los trabajadores nuevos compromisos y deudas con terceros que luego no pudieron cumplir cuando el banco les rebotó los cheques.

            Por otro lado, es una falacia absoluta del estafador Paradiso que haya existido propuesta alguna de pago de la deuda. El simple hecho de que el Juez D´Alessandro haya aceptado sin más este argumento es una muestra cabal de su animosidad tendenciosa contra los trabajadores. Estos están ejerciendo el legítimo derecho de resguardar su fuente de trabajo y garantía de cobro por el trabajo ya realizado y nunca abonado.

            Los trabajadores y trabajadoras de la Nirva en asamblea permanente en la planta denunciaron la orden de desalojo como un acto de complicidad con el vaciador Paradiso.

            Los trabajadores de la carne se proponen recuperar el salario, defender los derechos y la salud, enfrentar los abusos patronales, exigir el pase a planta de tercerizados, la garantía horaria de 48 horas semanales. También el compromiso de impulsar asambleas y junta de delegados para definir políticas comunes de todas las plantas, del reclamo organizado por las sentidas y postergadas demandas obreras.

            Las elecciones del sindicato de la Carne del 14 de febrero fueron una real oportunidad para recuperar esta organización para los trabajadores del sector y para la lucha, a través de una nueva dirección organizada en la Lista Roja. Esta enfrentaba a la burocracia cómplice de la patronal, la Lista Azul y Blanca, que  intenta hacer fraude. La Junta Electoral tuvo que oficializar a la Lista Roja, luego de las denuncias y acciones públicas ante el Ministerio de Trabajo. Los cientos de avales presentados y una lista muy representativa de las principales plantas frigoríficas, forzaron el pleno reconocimiento.

            Los negocios de un sector patronal concentrado, exportador, que cobra en dólares sus productos y paga salarios devaluados en pesos, a lo que se suma la crisis, decadencia y disolución del núcleo burocrático del sindicato Capital que encabeza Gabriel Vallejos, y sobre todo la experiencia de la base obrera durante estos años, creaban las condiciones para la oposición.

            Encabezada por Carlos Zerrizuela, delegado general de la combativa Comisión Interna del Rioplatense, Julio Carnero y Cachete Salas de Ciaber -que juntos superan en votos al oficialismo actual-; delegados de Bancalari, CPC, Frigolomas y Vison; y activistas de Ecocarnes, Indumit, Kalahari y otras empresas contratistas, etc, la oposición clasista presentó una opción de lucha. Perdió con el 42 por ciento de los votos, 807 frente a 1.129 de la burocracia, pero ganaron en seis sobre 10 frigoríficos. 

            A pesar de la complicidad de las burocracias sindicales, la justicia y el gobierno para con la impunidad de los empresarios sumado a la altísima desocupación (la cual condiciona a quienes desean pelear por sus derechos) surgen espacios de resistencia. Después de todo la gran burguesía no es más que un “tigre de papel”.

MARTÍN SERRUDO

Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación