SÍGANOS EN

Nacionales

QUE EL PC ROMPA DE UNA BUENA VEZ CON UNIÓN POR LA PATRIA

Publicado

el

El gobierno de Javier Milei inició su gestión con un brutal ajuste que abre las puertas a un nuevo ciclo de entrega, saqueo y represión en el país con hiperinflación, licuación de salarios y jubilaciones, despidos, achicamiento del Estado, entrega de los recursos naturales, endeudamiento externo, pérdida de soberanía política y económica.

¿Los efectos de este nefasto plan perjudicarán a “la casta” como afirmaba en campaña el hoy presidente Milei? No. La casta hoy cogobierna con la misma dirigencia política de siempre. Y con las mismas expectativas: seguir acrecentando sus ganancias, engordando sus cuentas en el exterior y acumulando dólares, campos y propiedades. El “plan Motosierra” profundizará la miseria, la precarización de la vida de las mayorías populares (incluso de quienes votaron a Milei) y de los sectores medios que votaron “el cambio”.

En un contexto internacional donde la derecha avanza, con una clase trabajadora fragmentada, sobre todo por el accionar de una dirigencia sindical burocrática y corrupta (con contadas excepciones), en nuestro país la derecha se reorganizó a partir del gobierno de Mauricio Macri (PRO-Cambiemos) y cobró más fuerza durante el pésimo gobierno de Alberto Fernández. Así pudo unir a quienes, por ideología, se identifican con esas posiciones y lo que es peor, cooptar a millones de compatriotas desesperanzados y enojados por las promesas incumplidas del gobierno “nacional y popular”.

La izquierda en sus distintos matices, no pudo canalizar ese descontento y no fue visualizada como un vehículo de transformación. En las elecciones, el FITU hizo la mejor campaña, con consignas y propuestas claras, pero aunque sumó diputados en el Congreso, obtuvo un pobre caudal electoral y no llegó a expresar una real vocación de poder con propuestas revolucionarias.

El Partido Comunista, aliado y socio menor del Frente de Todos y luego de Unión por la Patria, hizo y hace algunas críticas a ese Frente, pero sigue formando parte de él. Ante la avanzada de Milei contra el pueblo, llama a la unidad de la CTA-T y la CTA-A, los sectores más dinámicos de la CGT y las organizaciones sociales y populares dispuestas a pelear contra el ajuste, la entrega y la represión. Y afirma que “los comunistas como parte de nuestro pueblo impulsaremos la unidad de esos espacios y la construcción de una alternativa política transformadora y antiimperialista que exprese la voluntad de nuestro pueblo de resistir, para desarrollar un proyecto de liberación nacional y social”. Ello resulta contradictorio con su pertenencia a una alianza que gobernó durante los últimos cuatro años, donde el salario y las jubilaciones siguieron perdiendo poder adquisitivo frente a la inflación y se legitimó la deuda fraudulenta con el FMI que impuso su plan de ajuste e inflacionario.

Además, frente a la convocatoria a una movilización para el 20 de Diciembre, aniversario del Argentinazo, en rechazo al “plan Motosierra” y la represión del gobierno de Milei, el PC no forma parte ni está llamando a marchar en esa jornada. Lo mismo que está haciendo la burocracia sindical, que se limitó a un comunicado pero que no está ejerciendo una real oposición a las medidas de ajuste anunciadas por el ministro Caputo.

Por ello, para ser creíble ese llamamiento a la unidad y a una “alternativa política transformadora y antiimperialista”, sería una buena señal que el PC rompa con Unión por la Patria y que aporte, más allá de declamaciones, a la construcción de un Frente Antifascista y Antiimperialista, como hace años viene proponiendo el Partido de la Liberación. El desprestigio del PC ante su seguidismo a un gobierno fondomonetarista y de ajuste hizo aumentar las críticas recibidas por su dirección. Y hoy se escuchan voces críticas adentro de ese partido, lo que resulta positivo. Pero para dar un paso de avance más concreto esas críticas deberían lograr la resolución política de una profunda autocrítica de aquel oportunismo y seguidismo al gobierno, y una ruptura política urgente con FDT-UP.

Para enfrentar a este gobierno fascista y de ultraderecha, es necesario construir la unidad con todos los sectores populares que hoy sufren el ajuste y las medidas represivas y anti-democráticas: trabajadoras y trabajadores, jubilados, estudiantes, docentes, feminismos y diversidades, comunidades originarias y organizaciones sociales y de DDHH, Pymes y mediana burguesía nacional, movilizando en las calles de todo el país y avanzando en la construcción del Frente, con un programa y en unidad.

ELENA RIVERO

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

eighteen − one =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación