SÍGANOS EN

Derechos Humanos

POR UNA NAVIDAD SIN PRESOS NI PRESAS POLÍTICAS

Publicado

el

            Un reclamo que llega con todas las fuerzas cada año. Y este 2022 no es la excepción.

            El gobierno del Frente de Todxs no redujo la cantidad de presos políticos, sino que por el contrario la ha incrementado. Tal es el caso de las presas mapuches.

            El encierro de Milagro Salas está por cumplir 7 años, situación que se agrava con el fallo de la Corte Suprema de Justicia, que rechazó el recurso extraordinario presentado en la causa “Pibes  Villeros” en la cual había sido condenada a 13 años de prisión.

            Esta resolución confirma la persecución judicial de la que ha sido objeto la lideresa de la Tupac Amaru, situación que ha sido denunciada por organismos de DDHH y también por camaradas del Partido de la Liberación (PL), que han visitado a Milagro en varias oportunidades.

            La solución a su difícil situación judicial y de encierro podría ser por tres vías: la judicial, que obviamente está descartada, luego de este fallo de la Corte Suprema. La amnistía, que debe ser dictada por el Congreso Nacional, hubiera podido ser posible durante los dos primeros años del gobierno del Frente de Todxs, pero no hubo voluntad política para hacerlo y ahora no hay mayorías para que salga por una ley. Por ello, la única solución posible para Milagro es el indulto presidencial, una medida que Alberto Fernández se ha negado en varias oportunidades, calificàndolo de “resabio monárquico”. Sin embargo, ahora es la única forma de terminar con la injusta prisión que sufre la dirigente jujeña.

            El actual caso de las mujeres mapuches presas, se originó en la madrugada del pasado 4 de octubre, cuando fuerzas federales realizaron un brutal operativo de desalojo en la zona de Villa Mascardi por orden de la jueza federal Silvina Domínguez y la fiscal federal Cándida Etchepare. En aquella violenta represión a la comunidad Lafken Winkul Mapu, fueron detenidas siete mujeres, y actualmente se encuentran presas cuatro en el Centro Mapuche Bariloche, con prisión domiciliaria y enfrentando graves acusaciones. El centro se convirtió en la prisión domiciliaria para Celeste Ardaiz Guenumil, Romina Rosas (que parió a su bebé durante la detención), Luciana Jaramillo y la machi Betiana Colhuan Nahuel.

            Enfrentan, con el patrocinio legal de la Gremial de Abogados y Abogadas, el procesamiento y prisión preventiva, en el juicio oral que dio comienzo el pasado 12 de diciembre. La Gremial acusó al Estado argentino, que es querellante, de impulsar la persecución judicial a la Winkul a través de Parques Nacionales.

            El jueves 15 una comitiva de la comunidad mapuche tehuelche se reunió con el presidente AF, exigiendo la libertad de las presas políticas mapuches, el retorno de la machi Betiana a su Rewe (lugar sagrado) y disolución del Comando Unificado. Hubo un compromiso oficial por el cual se abrió una Mesa de Diálogo para tratar esos pedidos, y habrá una nueva reunión en 10 días, razón por la cual, los abogados de la Gremial pidieron la suspensión del juicio. En la delegación, según lo informó el Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir, se encuentra María Nahuel, ñuke (madre) de la machi Betiana.

            Desde el Partido de la Liberación, como parte del Foro por la Libertad de los Presos y Presas Políticas, seguiremos exigiendo una Navidad sin Presxs PolíticXs, aunque todo indica que lamentablemente no será así.

NANCY GÓMEZ

Contiuar leyendo

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación