SÍGANOS EN

Juventud

NOTAS POLÍTICAS

Publicado

el

Polémicas en la izquierda frente al balotaje

               El 30 de octubre el Comité Central del PL emitió un comunicado donde fijaba su posición ante el balotaje. “Hay que votar contra Milei e impedir la llegada al gobierno de semejante fascista, amigo de los neonazis de Vox de España y Bolsonaro de Brasil. Si ya teníamos suficientes razones para votar en su contra, el pacto que se realizó entre Milei, Bullrich y Macri, agregó una razón más: lo apoya el PRO, el sector más reaccionario de Juntos por el Cambio que entre 2015 y 2019 nos endeudó con el FMI, cerró miles de Pymes, sumó desocupados y pobres, aumentó ganancias de los monopolios y bancos, entregó más aún nuestras Malvinas a los ingleses, agredió a pueblos hermanos como Cuba, Venezuela y Nicaragua, y dio carta libre a la Gendarmería para desaparecer a Santiago Maldonado en Chubut, en medio de la represión a los mapuches; y a Prefectura para asesinar a Rafael Nahuel en Río Negro, aumentó los casos de “gatillo fácil” con las felicitaciones al policía Chocobar y encarceló a numerosos presos políticos. Por eso el PL llama a votar contra Milei, para derrotarlo. No caben las “terceras posiciones”, ni el voto en blanco, ni la seudo neutralidad, ni el voto impugnado que adoptan otras fuerzas del campo popular, por caso gran parte del FITU”.

               Tratando de derrotar al fascista Milei, el PL iba a votar a Massa, sintiendo asco por este dirigente afín a la embajada estadounidense y que, como ministro de Economía y presidente de facto, aplica un ajuste fondomonetarista. No lo logramos y como se sabe, ganó Milei-Villarruel.

               Nuestro voto a Massa fue híper crítico. Nada que ver con las expectativas grandilocuentes y seguidismos al candidato que lo presentan como si fuera un progresista y un nuevo Kirchner. Tal el oportunismo de muchos kirchneristas. Massa es el ajuste fondomonetarista y quiere un gobierno de “unidad nacional” semicolonial, afín a los monopolios y la embajada de míster Marc Stanley, quien patentó esa propuesta en el Council of Americas, en agosto de 2022.

SÓLO UNO BUENO

               Los partidos del FITU son cuatro y vamos a englobar en el análisis a Política Obrera, de Jorge Altamira, afuera de ese frente. De esos cinco el único análisis similar al nuestro fue el de Izquierda Socialista, cuyo dirigente Rubén “Pollo” Sobrero declaró el 9/11 a la radio AM750: “No voy a mirar para otro lado y permitir que un fascista llegue al Gobierno”. Aseguró que, pese a que no le gusta la figura de Massa, lo va a votar para impedir “que un fascista como Javier Milei llega al Gobierno”. Milei y Villarruel son fascistas y “con el fascismo no se discute”.

               En cambio el MST, de Cele Fierro y Alejandro Bodart, el 8/11, planteaba: “sobre la base de que no son proyectos iguales, entendemos la voluntad democrática de quienes votaron a Massa para que no gane Milei. Massa hoy aplica un duro ajuste con inflación, salarios bajos y aumento de la pobreza. Y la “unidad nacional” que propone con Morales y otros gobernadores es para ir por más ajuste del FMI, pago de la deuda y extractivismo. Por eso nosotros no le daremos apoyo político ni votaremos a Massa”. Quedaba claro que no votaban a Massa.  

               Una postura similar tuvo el PTS. Admitía que Milei y Massa “no son lo mismo”, pero se negó a votar en forma crítica al segundo. Un artículo firmado por Gabriela Liszt y Matías Maiello en su web, el 12/11, sostuvo que “llamamos a no votar por Milei pero no le damos ningún apoyo político ni electoral a Massa”. Dicen que “la única vía para enfrentar a fenómenos de ultraderecha como Milei –mañana puede ser otro más peligroso aún– es fortalecer una alternativa independiente de los trabajadores y las trabajadoras”.

               Ese razonamiento nos parece erróneo. Una cosa es trabajar para una alternativa independiente de los trabajadores (y del pueblo, agregamos). Y otra cosa es eludir definirse bien en una elección importante donde había un candidato fascista y otro de derecha. El PTS, como el MST, no aclaró si el 19 va a votar en blanco, impugnar el voto o anularlo. Y eso no ayudó en nada a frenar a Milei…

               El PO fue más desviado aún porque afirmó, casi casi, que Milei y Massa eran lo mismo. Su conferencia del 4/11 expresó “No apoyamos políticamente ni votamos a Milei ni a Massa”. El PO subestimó el peligro que supone el fascismo de Milei. Dijo que “en la actualidad, no está presente aún un alza obrera que ponga en jaque a las fuerzas del régimen, que han venido conteniendo a la clase obrera bajo el esquema de cooptación de la burocracia sindical y piquetera. Por esto es incorrecto definir que en la elección se juega una pelea entre democracia y fascismo”.

               Convocaba, como la del PTS, a “los sectores combativos e independientes del movimiento obrero y popular y a la izquierda a impulsar instancias de deliberación, organización y movilización para fortalecer un bloque de lucha y de independencia de clase”. No votaron contra Milei. Y en eso lo ayudaron objetivamente.

               El más sectario del trotskismo fue Jorge Altamira, de Política Obrera, que el 15/11 publicó “Voto en blanco, no sólo principista sino estratégico”. Aclaraba que “promovió el voto en blanco en la primera vuelta, porque el FITU había degenerado lo suficiente como para convertirse en un obstáculo para el desarrollo de la clase obrera”. Lo reiteró en el balotaje porque “el voto en blanco es un llamado a que pierdan todos, a que el operativo electoral fracase en su propósito de superar una crisis de ‘gobernabilidad’ que lo habilite para aplicar un golpe de estado económico contra los trabajadores. Algo fundamental para luchar por una intervención histórica independiente de los trabajadores”.

               Estos sectores trotskistas, excepto IS, no sacaron buenas conclusiones sobre las diferencias políticas y programáticas entre LLA y UP, tampoco acerca de las respectivas bases sociales, ni entendieron lo básico de golpear y derrotar al enemigo principal.    Con ellos y agrupaciones “izquierdistas” como Rebelión Popular y Convocatoria 2 Independencia no tuvimos coincidencia electoral el 19/11. Ojalá, pasadas las elecciones, podamos lograr una unidad amplia, antiimperialista y antifascista para resistir a Milei.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 + 15 =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación