SÍGANOS EN

Juventud

EDITORIAL

Publicado

el

ANTE LA OFENSIVA DEL FASCISMO Y EL MACRISMO

A resistir en todas partes y de todas formas

            Lamentablemente la derecha fascista de Javier Milei y Victoria Villarruel, de La Libertad Avanza, y sus aliados la ultraderecha de Mauricio Macri y Patricia Bullrich, del PRO, ganaron el balotaje del 19 de noviembre. Y lo hicieron en forma amplia, con el 55,7 por ciento de los votos (14.4 millones) contra el 44,3 por ciento (11.5 millones) de los oficialistas Sergio Massa y Agustín Rossi, de Unión por la Patria.

            Aún con todas las deformaciones de la democracia burguesa del capitalismo dependiente, este comicio no puede desconocerse porque votó el 76,3 por ciento y no hubo denuncias de fraude. Hay que admitirlo, el fascismo local, con vasos comunicantes con el fascismo y la ultraderecha a nivel mundial, se anotó una victoria “democrática”.

            El PL siente amargura y tristeza, como parte del pueblo y las tradiciones democráticas y combativas, pero está orgulloso de haber enfrentado la propuesta fascista y votado en forma muy crítica a Massa-Rossi. Algo que no hicieron otras organizaciones de izquierda e “izquierdistas” (ver Notas Políticas).

            Lo que se viene en Argentina se vio la noche del domingo y en los saludos políticos recibidos por los vencedores. Macri y Bullrich llegaron al hotel Libertador y fueron recibidos como socios y artífices del triunfo por Milei, quien los reconoció en su discurso de la victoria. La Asociación Empresaria “Argentina”, que nuclea a monopolios y bancos, lo felicitó, al igual que Donald Trump, Jair Bolsonaro, Abascal (Vox de España) y la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva. Los grandes medios de desinformación, como Clarín y La Nación, rezuman felicidad por todos los poros.

            Tanto en el discurso de la victoria como en los reportajes del fascista al día siguiente, confirman que el 10 de diciembre asumirá un gobierno súper reaccionario. Apunta a liquidar las pocas conquistas que le quedan al pueblo trabajador así como libertades democráticas elementales, por un presidente que además ha reiterado su alineamiento incondicional con el imperialismo yanqui y el sionista Israel.

            Milei ha reiterado que hará un ajuste aún más brutal que el solicitado por el FMI, mintiendo que será sobre los gastos de la “casta política”. Falso. Esos gastos políticos son apenas el 0,5 del PBI y él afirmó que recortará el equivalente al 15 por ciento, por lo que irá contra salarios, jubilaciones, Educación, Salud y obra pública.

            También ratificó ante radio Mitre, del grupo Clarín, que privatizará las empresas públicas YPF y Aerolíneas, así como los medios públicos (Televisión Pública, Radio Nacional y agencia Télam). Insistió en su plan de dolarización de la economía y afectación del Banco Central, que sería cerrado luego de resolver el tema de la enorme masa de Leliqs. 

            Lo más horrendo es que proclamó quiere volver a la Argentina del siglo XIX, o sea 140 años atrás, cuando la oligárquica Generación del ‘80 nos convirtió en una semicolonia británica. Ahora seríamos una semicolonia yanqui, aunque también británica porque su admirada Margaret Thatcher y sus admirados kelpers en nuestras Malvinas usurpadas así lo ameritan. Su primer viaje como mandatario electo a EE UU e Israel ilustra esa vocación servil al imperialismo.

FRENTE ANTIFASCISTA Y ANTIIMPERIALISTA     

            No es tiempo de lamentos ni derrotismos. En la defensa de los derechos y conquistas irán creándose las condiciones políticas y sociales para ir dando vuelta la derrota electoral del 19 de noviembre, aún a pesar de la anunciada represión policial y de las otras fuerzas de seguridad, sin descartar el uso de las Fuerzas Armadas, algo que está en los planes de Milei, Villarruel y sus aliados Macri y Bullrich.

            Por supuesto que sí es hora de balances y autocríticas, sobre todo por parte del pésimo gobierno de Alberto Fernández, Cristina de Kirchner y Sergio Massa, que pavimentaron el camino para el crecimiento de la derecha y su victoria. Con el ajuste del gasto público, el pago de la deuda al FMI, la inflación anual del 150 por ciento, con Milagro Sala y muchos presos políticos, una pobreza del 42 por ciento e indigencia del 9, con el kilo de papas a 1.000 pesos, el arroz a 1.100 y el kilo de asado a 4.500, etc, este gobierno cavó su propia tumba y la de todos. Que no le echen la culpa a otros. Fue su responsabilidad, de un presidente ausente, una vice también borrada y un candidato que llevó durante 15 meses el ajuste con el FMI.

            Una culpa grande también tiene la burocracia sindical de la CGT y la CTA, que en estos cuatro años no movió ni un dedo para luchar contra esa pendiente fondomonetarista que arruinaba a sus bases y daba votos a la oposición fascista y macrista.

            El PL llama a los trabajadores y sectores populares, al margen de cómo hayan votado, a unirse en la defensa de sus derechos y conquistas. Se vienen reformas antiobreras contra los convenios, la indemnización por despido, el derecho de huelga, etc. Hay que defender las empresas públicas y no privatizarlas como en tiempos neoliberales de Menem, De la Rúa y Macri.

            Los sectores democráticos debemos unirnos contra los atropellos del fascismo, que querrá borrar conquistas por decreto, sacar los Potenciar y reprimir a los piqueteros; aumentar los presos políticos e incluso los crímenes; borrar a los museos y sitios de la Memoria, y liberar a los genocidas presos; humillar a las Madres, Abuelas, HIJOS y EMVYJ.

            Si bien los legisladores democráticos tienen en sus bancas un lugar de resistencia a las leyes y decretos de la alianza fascista-macrista, la lucha de calles tiene que ser el escenario fundamental con marchas, huelgas, organización y defensa. Esas luchas hay que darlas ahora, porque el ajuste y la mayor inflación se van a acelerar hoy, sin aguardar al 10 de diciembre.

            La crisis política está dando lugar a divisiones y reagrupamientos; entraron en tremendas crisis el peronismo, UP, el radicalismo y JXC. En buena hora que así sea.  Ojalá de su interior se desprendan y rompan algunos sectores democráticos y populares como Soberanos, Encuentro Patriótico, Tupac Amaru, Patria Grande, PC, etc, que vengan junto a la izquierda a conformar un Frente Antiimperialista y Antifascista. El objetivo es cavar una trinchera de resistencia para vencer al fascismo. Nada de diálogos con Milei. Al fascismo no se lo discute, se lo combate.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × four =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación