SÍGANOS EN

Internacionales

Las luchas sociales en Francia

Publicado

el

            La situación social en Francia no da tregua al gobierno de Emmanuel Macron. Primero fueron los “chalecos amarillos”. Luego los sindicatos lucharon durante meses contra la reforma previsional. Ahora la violencia escaló luego del asesinato de un joven hijo de inmigrantes, a manos de la policía.

            La pelea contra el ajuste en el sistema previsional generó una combativa reacción de los sindicatos y centrales obreras, con masivas movilizaciones para oponerse al aumento en la edad jubilatoria y en los años de aportes para acceder a ese beneficio social. Hubo enfrentamientos con la policía, escraches a entidades bancarias y al fondo BlackRock, símbolo de capital financiero internacional.

            Sin embargo el gobierno del derechista Macron no cedió y la reforma fue aprobada a pesar de la masiva oposición popular.

VIOLENCIA POLICIAL

            A pocas semanas de aquellas manifestaciones sindicales, Francia se encuentra envuelta en una ola de protestas en varias ciudades, comenzando por París. El detonante fue el asesinato de Nahel, de 17 años, en un control policial. Fue detenido por agentes que lo golpearon con sus culatas y ante la huida del joven, le dispararon provocándole la muerte. En Argentina, eso se conoce como “gatillo fácil” policial, como sucedió con el joven Blas Correa en Córdoba en 2020, por cuyo crimen fueron condenados 13 policías. Es la “doctrina Chocobar” que pregona Patricia Bullrich.

            En Francia, el policía que disparó al joven se encuentra detenido y acusado de homicidio voluntario, pero eso no calmó la indignación de vastos sectores juveniles que expresaron su rechazo a una sociedad que los discrimina por su origen inmigrante y étnico-cultural.

            Estas protestas no son un fenómeno nuevo en el país europeo ante la violencia de la policía hacia inmigrantes árabes y africanos. Si bien éstos son de nacionalidad francesa, sufren el racismo y la discriminación en ese país “desarrollado” pero profundamente desigual. En 2005, hubo una situación similar cuando dos jóvenes de la periferia de París –los barrios conocidos como banlieue – murieron electrocutados mientras huían de una persecución policial. En aquel momento también se desataron violentas protestas en varias ciudades.

            En su momento, las Naciones Unidas advirtieron sobre los “profundos problemas de racismo” que existen en la policía francesa. Desde 1977 hubo 861 muertes en operativos policiales, en las periferias de París, Lyon y Marsella, tres de las ciudades con más protestas estos días.

            En esta ocasión la rebelión y la violencia se han extendido a decenas de ciudades, desde Nanterre, en los suburbios de París, donde fue asesinado el joven, hacia casi todo el territorio.

DISCRIMINACIÓN Y RACISMO

            El gobierno francés no quiere reconocer la gravedad de la situación, que se evidencia con el enorme operativo policial de 45.000 agentes. En las protestas contra la reforma previsional, fueron 12.000 policías los que salieron a reprimirlas, pero ahora la cantidad de agentes casi se cuadruplicó, una señal de la magnitud de las manifestaciones.

            Si bien ahora saltó a raíz del asesinato de Nahel, el problema es mucho más profundo que la reacción a  ese crimen. Los jóvenes que protestan en Francia tienen la nacionalidad pero la mayoría no tienen un sentido de pertenencia respecto del país donde nacieron. Expresan una profunda frustración contra una sociedad que los estigmatiza.

            Macron tuvo que reunir un gabinete de crisis y sus ministros explicaron a la prensa las medidas a tomar invocando “la cohesión nacional como prioridad” y la “unidad de la República”. Durante la primera noche de las protestas, la cadena informativa BFM publicó datos que revelan la gravedad: 3880 incendios en la vía pública y 500 edificios públicos incendiados, entre ellos alcaldías, colegios y comisarías.

            En algunas ciudades se decretó el toque de queda, desde las once de la noche hasta las seis de la mañana, sin circulación de transporte, para evitar más incendios de autobuses o tranvías.

CRISIS SOCIAL

            Esta crisis social muestra una profunda grieta en Francia: enorme descontento de barriadas populares, que no se sienten integradas a la “sociedad francesa” y jóvenes que se reconocen en la identidad nacional y cultural de sus padres inmigrantes, ajenos adonde nacieron. No es solo un problema de integración étnica, sino también social, pues evidencia la enorme desigualdad capitalista, contra los trabajadores y jubilados, en el caso de la reforma previsional; y contra los jóvenes de los sectores populares, que sufren el desempleo y la pobreza, profundizado por la discriminación y el racismo.

            Se suma a ello, el profundo rechazo a la policía, que reprime violentamente tanto las protestas sindicales como las juveniles. Los ataques a sedes gubernamentales incluidas comisarías expresan ese repudio a la institucionalidad francesa.

            A esta situación de por sí muy grave, se sumó el accionar de grupos neofascistas, que atacan a los jóvenes manifestantes al grito de “Francia para los franceses”, consigna que cuenta con apoyo de otros sectores que desprecian a inmigrantes y sus hijos, incluso desconociendo la nacionalidad francesa de esos jóvenes.

            El país se encuentra militarizado, con miles de agentes y gendarmes en las calles durante días y noches, con carros blindados y fuerzas de élite desplegadas por los barrios y el centro de ciudades, incluida la capital.

            En medio de la crisis, Macron se niega a declarar el estado de emergencia, como le piden los sectores conservadores de su gobierno, que no tiene mayoría en la Asamblea. Intenta transmitir mensajes de “empatía” para no generar más fractura social de la ya existente y que estas protestas han dejado al desnudo.

            No será la Comuna de París, ¡pero vaya si hay lucha de clases en Europa!

IRINA SANTESTEBAN

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 + 9 =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación