SÍGANOS EN

Sindical

Intervención y supuesta “normalización” de la CGT de Córdoba

Publicado

el

Luego de meses de negociaciones entre las cúpulas sindicales de la provincia y de la CGT nacional, el triunvirato resolvió designar una “comisión normalizadora” para la central cordobesa. La CGT Regional Córdoba está conducida desde hace muchos años por José Pihen, secretario general del Sindicato de Empleados Públicos (SEP) y legislador provincial oficialista, que ya va por su tercer mandato. Pihen está jubilado y fue muy cuestionado porque accedió a ese beneficio “justo” días antes que se sancionara en la Legislatura provincial, impulsada por el gobernador Juan Schiaretti, la ley 10.330, que recortó jubilaciones y pensiones.

El delegado normalizador es Horacio Otero, designado por los triunviros, más precisamente por el metalúrgico Abel Furlan, secretario de Interior de la CGT nacional. Otero puso en funciones a la comisión normalizadora, integrada por Rubén Urbano (UOM), Edgar Luján (Camioneros) y Héctor López (Atsa-Salud). Para darle mayor “amplitud” a esta comisión, fueron designados como secretarios Pablo Chacón (Comercio); Leandro Arévalo (expendedores de combustible); Gabriel Suárez (Luz y Fuerza); Emilio Gramajo (Aoita) y Hugo Zárate (sindicato de médicos).

En Córdoba, además de la CGT Regional Córdoba, existe otra central obrera, la CGT Nacional y Popular Rodríguez Peña, integrada entre otros por los gremios de Surrbac (Recolectores de basura) y el SUOEM (municipales). También estaba acá Luz y Fuerza, ahora no se sabe qué hará…

Las disputas entre estas cúpulas sindicales están muy lejos de representar las necesidades actuales de la clase trabajadora. Pihen es más un representante del gobierno provincial, y por ello la CGT de Córdoba no ha convocado a ninguna movilización para reclamar por los bajos salarios, el desempleo y la carestía de la vida que está sumiendo en la pobreza aún al sector de trabajadores registrados.

Y no es que no haya luchas en Córdoba: delegados y delegadas docentes rechazaron la propuesta salarial del gobierno provincial, que la conducción de Juan Monserrat (UEPC) se aprestaba a aprobar. Las bases forzaron la convocatoria a un paro que tuvo masivo acatamiento y un acto donde el secretario general fue abucheado. Los y las profesionales de la salud en discapacidad se encuentran luchando junto a familiares y usuarios de esos servicios, por la precarización que padecen y los pagos retrasados de sus prestaciones. Se movilizan desde hace meses las organizaciones sociales de desocupados, sobre todo del Polo Obrero y el FOL, en reclamo de altas de planes sociales y por trabajo genuino. Hace unos meses, los y las municipales de Córdoba protagonizaron una fuerte lucha por salario, con asambleas y movilizaciones multitudinarias. ATE Córdoba, que pertenece a CTA Autónoma ha realizado varias marchas y reclamos. Los bancarios pararon en Bancor por 48 horas contra la precariedad laboral.

Sin embargo, en la disputa por el control de la CGT Regional Córdoba, no se escucha a la mayoría de los dirigentes hablar de estos problemas, ni de planes de lucha contra el ajuste que se aplica desde el gobierno nacional, por el acuerdo con el FMI y también por el gobierno provincial, aliado de las patronales agroexportadoras y automotrices.

Por abajo, las luchas crecen, y así como lo hicieron los y las docentes, más temprano que tarde pasarán por encima a las dirigencias burocráticas, para plantar en las calles los reclamos genuinos de la clase trabajadora.

CORRESPONSAL

Contiuar leyendo

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación