SÍGANOS EN

Liberación - Órgano de Prensa

Fuerte incremento de huelgas y cortes de calles

Publicado

el

SINDICAL

            La crisis política, económica y social que atraviesa nuestro país sigue descargando el peso del ajuste sobre los sectores populares. Los aumentos de precios de los alimentos ya no tienen control y hace imposible una vida digna para una familia con ingresos inferiores a los 120.000 pesos. Durante agosto, según datos del INDEC, aumentó la indigencia, lo que indica una cantidad mayor de argentinos y argentinas que pasan hambre, en un país que exporta granos y alimentos, con grandes ganancias para las empresas del agronegocio.

            Esta es la explicación del incremento de luchas de quienes no se resignan a ser víctimas del plan económico diseñado por el Fondo Monetario Internacional, en un cogobierno con el Frente de Todxs. Los movimientos sociales y piqueteros vienen luchando hace años por trabajo genuino y un ingreso básico de emergencia. No son escuchados, ni antes con Juan Zabaleta, ni ahora con Victoria Tolosa Paz, quien ya demostró su inutilidad en el efímero Consejo contra el Hambre.

            Los cortes de calles y acampes crispan los nervios de los gobiernos y a veces también de la población, sobre todo en la ciudad de Buenos Aires, pero no hay soluciones para los justos reclamos de quienes apenas sobreviven con planes sociales o changas. Es más del 40% de la población argentina, que está en la desocupación o son trabajadores/as informales, condenados a la pobreza y la indigencia. Y no hay perspectivas de mejoras. Al contrario, el FMI está pidiendo más ajuste, lo que significa salarios y jubilaciones a la baja, menor presupuesto para salud y educación, aumentos de tarifas y otras medidas antipopulares.

            El dato esperanzador de esta gravísima situación es la reacción cada día más activa del movimiento obrero organizado, que viene por detrás del movimiento piquetero. Crecen los conflictos gremiales por apertura de paritarias y aumentos salariales. El triunfo de los trabajadores del Neumático fue una bocanada de aire puro y una gran lección para el resto de la clase trabajadora. El SUTNA logró gran parte los reclamos que exigían a las patronales de FATE, Bridgestone y Pirelli, luego de cinco meses de conflicto, soportando la demonización de la prensa corporativa, las empresas y del propio gobierno, que se puso claramente de parte de aquellas. Aún así, los trabajadores lograron torcer el brazo de esa triple alianza antiobrera.

            No son los únicos. Trabajadores de Lácteos Vidal en Moctezuma, provincia de Buenos Aires, el sindicato municipal en Córdoba, la huelga de los choferes del transporte urbano en todo el país, los docentes en Santa Fe y otras provincias, son algunas de las luchas que recorren el país. La paritaria de Camioneros, que piden un aumento anual del 131% mientras las patronales ofrecen un 81%, amenaza convertirse en un conflicto de gran intensidad. Desde la derecha se demonizan estas luchas y responden con un Movimiento Antipiquetes patronal que es una escalada más en la criminalización de la protesta social.

            Todos son indicadores del crecimiento de los conflictos, que se intensifican tanto en masividad y combatividad como en la firmeza para exigir a las patronales y el gobierno, que los aumentos salariales deben superar a la inflación. En agosto los salarios se depreciaron por 4,6 puntos ante el costo de vida, según el índice RIPTE, y ese retraso es de 8,8 puntos en los últimos dos años y medio. Mientras tanto, las jubilaciones perdieron por 4,6 puntos en lo que va del año.

            La mayoría de las luchas obreras se están dando en sindicatos con conducciones combativas, como el SUTNA o por presión de las bases, a través de los cuerpos de delegados o comisiones internas, que logran arrancarles a esas burocracias las medidas de fuerza que van creciendo.

            Y ese es el nudo que hay que desatar, porque los burócratas de la CGT están más ocupados en crear un sello para pelear cargos en las futuras elecciones, que en atender los reclamos de sus bases. Por ello, cada día aumenta el repudio y el desprestigio de esta dirigencia amiga de los empresarios, y por abajo crece la bronca ante la traición de las centrales obreras.

            Desde las Agrupaciones de Base Clasistas – ABC, apoyamos la justa lucha de la clase trabajadora, en unidad con el movimiento piquetero, para derrotar el nefasto plan del co-gobierno FdT-FMI. Hay que levantar muy alto la exigencia de la anulación del acuerdo firmado en marzo y formular un plan de medidas urgentes para sacar a la población más necesitada de la indigencia y la pobreza.

            Estas medidas deben ser: 1) Aumento general de salarios, jubilaciones y planes sociales, suficientes para cubrir el costo de la Canasta Básica Total, hoy en 120.000 pesos. 2) Ingreso Universal para todas las familias que lo necesiten, equivalente a la mitad de la CBT. 3) Nacionalización del comercio exterior, control de las exportaciones y de los puertos, por donde las exportadoras evaden millones de dólares que necesita el país, no para pagar la deuda sino para invertir en los humildes y el desarrollo productivo. 4) Firme control sobre los monopolios alimenticios formadores de precios para frenar la inflación. 5) Fuertes impuestos a las grandes fortunas, a la renta inesperada y aumento de retenciones a las exportaciones. 6) Nacionalización de la banca para terminar con el negociado de las Leliq que implica pagar a los bancos 577.000 millones de pesos mensuales de intereses. Créditos a la producción nacional mediana, las Pymes y cooperativas. 7) No a los tarifazos, estatización de las empresas energéticas. 8) Auditoría y suspensión de pagos de la deuda externa, anulación del pacto con el FMI.

            Hay que convertir nuestra justa bronca en acciones concretas. La lucha del SUTNA es un ejemplo a seguir, por su combatividad, su persistencia y sus métodos democráticos. 

Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación