SÍGANOS EN

Sindical

SE REUNIERON CON EL EMBAJADOR YANQUI MARC STANLEY

Publicado

el

¡Qué vergüenza la CTA-T de Yasky y Baradel!

El martes 13 hizo honor a su fama de día de la yeta o mala suerte. Mala suerte para los trabajadores, pues el embajador norteamericano Marc Stanley tuiteó una foto suya con los sindicalistas Hugo Yasky de la CTA-T nacional y diputado del Frente de Todos, y Roberto Baradel, de Suteba y CTA-T de la provincia de Buenos Aires.

El yanqui tuiteó: “el rol de los sindicatos es crucial para proteger los derechos de los trabajadores y construir una economía sólida. Conversamos con Yasky y Baradel sobre avances y desafíos de los sindicatos hoy y del trabajo conjunto de EE UU y Argentina en materia de derechos laborales”.

Como la foto y la noticia levantaron muchas críticas, los dos burócratas sindicales se sintieron en la obligación de dar algunas explicaciones. La CTA-T Buenos Aires (no la nacional) difundió un comunicado diciendo que la reunión con el embajador de EEUU fue a solicitud del mismo porque está realizando una ronda con las centrales sindicales de Argentina.

Según el comunicado, ellos criticaron que durante “el gobierno de Macri y con la aplicación de políticas neoliberales se produjo un descenso importante de la relación capital/trabajo, del 52/38% a favor de los trabajadores en el 2015 al casi 60/40% a favor del capital. La distribución justa del ingreso es una cuestión fundamental para lxs Trabajadorxs”. Dijeron que era importante “el cumplimiento de los derechos laborales de lxs Trabajadorxs y el fortalecimiento de las organizaciones sindicales en su conquista y defensa de los mismos”.

Se sumaron al pedido de Sergio Massa en Washington de que “nuestro país debe tener acceso a la información de las cuentas bancarias y de las sumas de dinero transferidas a diferentes instituciones de EEUU, sin declaración pública y legal. Son las que forman parte de la fuga de divisas y del proceso de endeudamiento, que condiciona el desarrollo soberano de nuestro país”.

También dijeron que “la estabilidad económica no puede significar un ajuste que afecte a lxs trabajadores y los derechos del Pueblo”.

Este fue el colmo de la desfachatez y caradurismo porque está en plena vigencia el ajuste contra los trabajadores y el pueblo, ejecutado por parte del gobierno del FdT que Yasky y Baradel apoyan, en cogobierno con el FMI. Más aún, el día antes de esa chupada de medias a la Embassy, Yasky declaró en el programa “Opinión Pública” (Canal 9) que “las medidas de Massa son necesarias”.

La dirigencia de la CTA–T apoya el ajuste y luego va a la embajada que cogobierna y dice que está bien la estabilidad económica pero sin ajuste…

Por supuesto no podía faltar en el comunicado el repudio al intento de magnicidio contra la vicepresidenta de la Nación, punto en el que coincidimos pero era innecesario hacérselo saber al virrey.

Primero: si Stanley pide una reunión con la CTA-T ésta debería haberla rechazado, lo mismo que si la cita la pedía la CIA, el Pentágono o el FMI o el Council of Americas.

Segundo: Yasky y Baradel fueron cobardes porque no denunciaron en la reunión el rol de EE UU y el FMI en el endeudamiento fraudulento de 45.000 millones de dólares en 2018, convalidado en marzo pasado.

Tercero: No criticaron al embajador Stanley por haberse inmiscuido en los asuntos internos del país cuando en el Council of Americas, el 18 de agosto pasado, aconsejó formar una coalición ahora sin esperar a 2023, dirigiéndose a Horacio Rodríguez Larreta del PRO-Juntos por el Cambio. Y enfatizó la unidad alrededor de los monopolios y el FMI, al terminar diciendo: “yo he visto unirse a este país y cómo aprobaron el acuerdo con el FMI. La respuesta está ahí y está al alcance”.

Cuarto: Yasky y Baradel no repudiaron el rol de EE UU en el secuestro del avión venezolano de Emtrasur y su tripulación de 19 personas, que se produjo el 6 de junio pasado en Ezeiza por orden de la justicia estadounidense y la genuflexión del gobierno argentino.

Quinto: Tampoco reclamaron a Stanley contra el bloqueo yanqui a Cuba, inaugurado formal y totalmente en febrero de 1962 y que tantos sufrimientos causa al pueblo y la Patria de José Martí.

En síntesis, repudiamos esta nueva claudicación de la cúpula de la CTA, y llamamos a los trabajadores a rechazarla en asambleas y reuniones, en comunicados y redes. Hay que discutir la salida de esa central, por parte de los pocos gremios que aún están allí, siendo que la CTA-T fue autodisuelta por lamentable unanimidad en su Plenario de Lanús, el 3 de octubre de 2019, con presencia de Alberto Fernández, para entrar en la CGT de los traidores mayores (que no la aceptaron como central y piden la rendición y la solicitud gremio por gremio).

La razón principal para salir de la CTA-T es la complicidad alevosa de su cúpula con el ajuste, lo que la convierte junto al Consejo Directivo de la CGT en socios menores y cómplices del gobierno, los monopolios y el FMI.

AGRUPACIONES DE BASE CLASISTAS

Contiuar leyendo

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación