SÍGANOS EN

Internacionales

Hay muchas huelgas y protestas en Francia y el Reino Unido

Publicado

el

            Un dato saliente y muy interesante desde la óptica del marxismo-leninismo, es la aparición de fuertes movimientos huelguísticos en la clase trabajadora de países europeos, capitalistas e imperialistas socios de Estados Unidos. Ese proceso es más definido en Francia y el Reino Unido.

            Una de las consecuencias de este proceso, que venía de antes y se aceleró en el año 2022, fue la caída de algunos gobiernos como ocurrió en Londres con Boris Johnson y su sucesora Liz Truss. Ésta apenas alcanzó a gobernar 45 días y fue reemplazada por el actual primer ministro, el millonario Rishi Sunak.

            Sin cambiar tanto de nombres, el gobierno francés también vive tremendas sacudidas que no le auguran gran futuro a Emanuel Macron, jaqueado por una ola de paros y movilizaciones contrarias a su proyecto de modificar el sistema jubilatorio. ¡En Francia también quieren aumentar de 62 a 64 años la edad para acogerse al retiro!

            Ese objetivo -que parece común a todos los gobiernos capitalistas del mundo, siguiendo los patrones del FMI – figura en el artículo 7 del proyecto del gobierno francés, que está tratando la Asamblea Nacional. El 17 de febrero debería pasar al Senado, que a su vez tiene tiempo hasta el 26 de marzo para convertirlo en ley. Caso contrario Macron y su primera ministra Elisabeth Borne podrían sacarla por decreto u ordenanza.

            El problema que tienen no es sólo de número de legisladores, pues necesitan 289 votos a favor para que la iniciativa pase a la Cámara Alta, y el oficialismo y la derecha de Republicanos no llegan a ese número. El problema principal es que se trata del segundo intento de reforma previsional de Macron, que debió retirar su iniciativa en 2020 luego de chocar de frente contra el repudio popular masivo.

            Y ahora le volvió a ocurrir lo mismo. O más aún, porque los gremios y confederaciones de trabajadores se unieron para oponerse al ajuste y armaron un frente de 8 grandes sindicatos. Y han movilizado a más de 2 millones de personas sobre todo en dos de las cinco oportunidades pues se marchó el 10, 19 y 31 de enero, y el 7 y el 11 de febrero. En París y más de 200 ciudades hubo protestas, extendiéndose la marea en forma más amplia que en el año 2020.

            En este caso se nota que la causa del descontento y la crisis es un plan de ajuste contra los trabajadores y el pueblo, apuntando a los jubilados. Si bien en las cuentas del estado francés debe pesar los efectos negativos del alza de precios de la energía producidos por la guerra de la OTAN en Ucrania, no puede la gran burguesía gala y la derecha de ese país echarle la culpa a Putin y a Rusia. Ese argumento imperialista puede tener más cabida en Alemania, país industrializado que está sufriendo por haberse alineado tan fuerte con Washington y las sanciones contra Moscú, viendo interrumpida la provisión del gas ruso (no por decisión del presidente ruso sino por el acople del canciller alemán Olaf Scholz a la guerra y los ataques de la marina yanqui el 26 de septiembre de 2022 contra dos gasoductos rusos de exportación a Europa: Nord Stream y Nord Stream 2).

            En el Reino Unido también afloró la lucha obrera y popular, muy acicateada por una inflación que superó el 10,5 por ciento y el nivel de vida afectado por las tarifas y el costo de vida, cuando los salarios van por detrás del aumento de precios. Eso es algo que los latinoamericanos sufrimos en carne propia, con inflaciones en Argentina de entre el 53 y el 93.8 por ciento en los últimos dos gobiernos. Los británicos lo están padeciendo ahora con el 10,5.

            En disconformidad, el 1 y el 6 de febrero se han declarado paros en muchos sectores sobre todo el de la salud, con las enfermeras a la cabeza, y también los ferroviarios, la educación, etc. “Las huelgas durante los próximos dos días serán las de mayor intensidad en nuestra historia: se llevarán a cabo en 73 instituciones del NHS en Inglaterra, en comparación con 44 en diciembre y 55 en enero. Los miembros de otros sindicatos de la salud también están en huelga, lo que hace que hoy sea el día de huelga más grande en el NHS (Sistema Público de Salud)”, informó el sindicato de enfermeras.           

            Según el Colegio Real de Enfermería, el salario de esas trabajadoras cayó un 20 por ciento desde 2010 y eso ahora es inaguantable con el aumento del costo de la vida, alimentos, combustibles y tarifas. Y con el gobierno conservador de Sunak negándose a concederle esos aumentos que piden y reclaman esas compañeras en las calles.

            ¡Y pensar que en su tiempo la dictadora Margaret Thatcher logró imponer entre los 80 y 90 el modelo neoliberal y antiobrero, con cierre de minas y privatizaciones, con el argumento de “There is not Alternative”-TINA (No hay alternativa). Claro que siempre hay alternativa al capitalismo brutal. Hoy los trabajadores del Reino Unido deberán buscarla un vez más.

DIEGO ZAPATA

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

twelve + twenty =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación