SÍGANOS EN

Internacionales

El sionismo también es un tigre de papel

Publicado

el

LO DESNUDÓ COMO TAL LA “INUNDACIÓN AL-AQSA” DE HAMAS

SERGIO ORTIZ

TANTO FUE EL CÁNTARO A LA FUENTE…

            El mundo se mostró muy sorprendido en la mañana del 7 de octubre pasado, cuando recibió imágenes e informaciones de la operación “Inundación Al Aqsa” (otros medios lo tradujeron como “Tormenta”) del Movimiento de Resistencia Islámica Hamas, dirigido por su jefe militar, Mohammad Deif,  contra el Estado de Israel. Una lluvia de misiles baratos -aproximadamente 5.000 – fueron disparados desde la Franja de Gaza contra localidades y ciudades israelíes, incluyendo Tel Aviv y Jerusalén. Guerrilleros de Hamas derribaron los alambrados de la frontera plantados por la fuerza de ocupación sionista y pasaron del otro lado, tomando puestos militares y colonias ilegales.

            Así le impusieron a Israel una importantísima derrota político-militar. La considerada gran potencia militar regional no fue capaz de prever ni pudo rechazar la incursión guerrillera. Hasta ahora hubo 1.300 muertos y 3.200 heridos en Israel; y 2.670 muertos en Gaza y más de 9.000 heridos. Unos 130 rehenes civiles y militares israelíes fueron llevados a la Franja de Gaza. Un mayor general israelí fue tomado prisionero, Nimrod Aloni, comandante del ejército de ocupación israelí responsable de la Franja de Gaza. Fue nombrado comandante de la división de Gaza durante la batalla de la Espada de Al-Quds en 2020.

            Inmediatamente se desató un coro mundial orquestado por el sionismo y el imperialismo yanqui y europeo condenando “el terrorismo” de Hamas. Tergiversaban así la historia y la realidad, porque ocultaban el genocidio perpetrado por el sionista Israel que desde mayo de 1948 viene robando territorios palestinos, perpetrando delitos de lesa humanidad en Cisjordania, Gaza y Jerusalén oriental; bombardeando e invadiendo, asesinando a la población civil incluyendo mujeres y niños; manteniendo en prisión a 8 mil prisioneros y prisioneras, incumpliendo numerosas resoluciones de Naciones Unidas y los acuerdos bilaterales de Oslo (1993 y 1995).

            Según esos acuerdos Palestina tendría un régimen de autonomía durante cinco años y luego se convertiría en un estado independiente. Pero ninguno de esos puntos se cumplió. Además Israel tiene bloqueada por tierra, aire y mar a la Franja de Gaza desde 2007, cuando Hamas ganó las elecciones allí, con durísimas condiciones de vida para los 2,3 millones de palestinos que viven en un territorio pequeño, de sólo 365 km². Y en Cisjordania, la Autoridad Nacional Palestina apenas conserva una parte del territorio porque allí mandan las fuerzas armadas israelíes, apoyadas en gran cantidad de colonias ilegales que se incrementaron hasta contar hoy con 700.000 colonos, en su gran mayoría sionistas y supremacistas. Además construyó el muro del Apartheid de 712 kilómetros, donde en 2014 se detuvo y oró el Papa Francisco. Se ve que su plegaria no tuvo resultados pues la infame divisoria siguió allí, impertérrita. En Cisjordania y Jerusalén oriental hay demolición de viviendas palestinas, creación de nuevas colonias y crímenes sionistas, muertes incluso de periodistas y privación del agua a los palestinos.

            En Jerusalén ni siquiera se los deja a los palestinos ingresar libremente y orar en la mezquita de Al Aqsa, tercer lugar sagrado del Islam después de la Meca y Medina, en Arabia Saudita. Debe ser por eso que Hamas, que gobierna Gaza, y su brazo armado las brigadas Ezzedine Al Qassam, denominaron “Diluvio Al Aqsa” a su ofensiva donde destruyeron tanques Merkava y otros blindados, etc. Lamentablemente en esos operativos hubo muchos muertos civiles israelíes. Eso, siendo muy doloroso, no debe oscurecer el sentido patriótico palestino de la operación Al Aqsa, largamente justificado por los 75 años de crímenes sionistas, desde la Nakba o Catástrofe del 14 de mayo de 1948 – creación del Estado de Israel – hasta las recientes masacres de Benjamin Netanyahu y su gobierno ultra reaccionario. En lo que va de 2023, hasta agosto, habían asesinado a más de 200 palestinos, incluyendo 38 niños. Ahora todas las cifras se han disparado y los medios de desinformación internacionales sólo acusan a Hamas, ocultando la verdad de la humillación y extrema violencia sufrida por los palestinos desde 1948. Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe…

NETANYAHU ES UN FASCISTA

            Netanyahu reaccionó como el fascista que es él y sus aliados súper reaccionarios del gobierno: consideró que Israel estaba en guerra y retomó los bombardeos masivos contra Gaza. En las primeras 24 horas había más de 300 palestinos muertos y 1.500 heridos según el ministerio de Sanidad palestino. Estas cifras se duplicaron y algo más en dos días debido a esa reacción criminal. El multiacusado de corrupción, por delitos de soborno, fraude y abuso de confianza en tres escándalos diferentes, transita su tercer mandato como primer ministro, con 16 años en el poder. Atravesaba, antes de estos sucesos, el peor período de su gestión porque desde enero pasado había manifestaciones populares todas las semanas en repudio a su proyecto de reforma judicial antidemocrática. Para sectores israelíes eso no solamente convertiría a ese gobierno en una dictadura sino que además procuraba arreglar su situación judicial en esos procesos por corrupción que vienen de 2019.

            La ofensiva militar de Hamas y las Brigadas Al Qassam golpearon al primer ministro del partido Likud en su momento de mayor vulnerabilidad. Eso era previsible, pero lo llamativo, y es el enorme mérito de los combatientes palestinos, es que la operación Al Aqsa se realizó sin que el sofisticado aparato israelí de espionaje del Shin Bet, el Mossad y el servicio de Inteligencia de sus Fuerzas Armadas, pudiera detectar el plan guerrillero. Tampoco el reputado sistema de “defensa” llamado “Cúpula de Hierro” pudo impedir la exitosa ofensiva palestina por tierra y aire.

            A Netanyahu no le duelen tanto los muertos de su país sino, ante todo, que quedara en ridículo la supuesta inviolabilidad del estado sionista. Se vienen purgas en todos aquellos servicios y ramas militares, pero también en la composición misma del gobierno. La cabeza de Netanyahu puede rodar pronto; si se demora un poco es para no ofrecerla en bandeja a Ismail Haniyeh, el líder político de Hamas. Es una derrota muy dolorosa para “Bibi” y tendrá consecuencias devastadoras para su gobierno, cuando pase la ola inmediata de “unidad” contra un terrorismo islámico que no es tal. Es la respuesta patriótica y violenta ante tantos años de genocidio contra los palestinos durante los cuales las Naciones Unidas firmó algunos papeles sin traducirlos en hechos. Por caso, recién en 2012 la ONU aceptó a Palestina como observador sin derecho a voto, pero tiene vetado su ingreso como miembro pleno, por decisión de Israel (y EE UU en el Consejo de Seguridad). Naciones Unidas tiene 193 países miembros con derecho a voto y Palestina debe ser el 194, pero el sionismo y el imperialismo le han cerrado la puerta con candado.

            El ministro de Defensa Yoav Gallant ordenó “un asedio total a Gaza (…) ni electricidad, ni comida, ni agua, ni gas, todo cerrado, estamos combatiendo contra animales y actuamos en consecuencia”. Más bestial no se consigue. Por él que se mueran todos los niños y mujeres internadas en hospitales de Gaza con la luz cortada, sin agua ni alimentos.

            Hasta la Autoridad Nacional Palestina de Mahmud Abbas, el rival del líder de Hamas, Haniyeh, reunió a su gobierno y apoyó a la lucha de Gaza: “el pueblo palestino tiene derecho a defenderse de los crímenes y violaciones israelíes cometidos en la mezquita de Al-Aqsa y en los territorios palestinos”.

GOBIERNO Y OPOSICIÓN ARGENTINA CONTRA PALESTINA

            La administración de Joe Biden de EE UU y la Unión Europea dieron un total apoyo al régimen sionista. Aparte de los 4.000 millones de dólares anuales con que el imperio ayuda a Israel, la Casa Blanca tuvo expresiones de apoyo político. El jefe del Pentágono aseguró más aval militar con el envío del portaaviones USS Gerald R. Ford y los buques de guerra que lo acompañan al Mediterráneo oriental, al tiempo que reforzó los escuadrones de aviones de combate. Habrá un segundo portaaviones allí, pensando en dar más apoyo aéreo a las agresiones de Netanyahu.

            En una línea pro sionista también se orientó el gobierno de Argentina, con el comunicado del canciller Santiago Cafiero y las declaraciones del presidente Alberto Fernández y el candidato presidencial Sergio Massa. Ellos condenaron “el ataque terrorista de Hamas”, se solidarizaron con el gobierno y pueblo de Israel, y ofrecieron ayuda al régimen de Tel Aviv. Una tergiversación total de lo ocurrido el 7 de octubre de 2023 y sobre todo desde los crímenes sionistas desde 1948, las guerras de los 6 días en 1967 y la de Yom Kippur en 1973, las dos invasiones a Gaza y el bloqueo que aún dura desde 2007, etc. La vicepresidenta Cristina de Kirchner fue parte de ese coro, con un matiz, porque condenó “toda violencia”, o sea sería tan culpable la parte palestina como Netanyahu, un refrito de la reaccionaria “teoría de los dos demonios”. Acá el único demonio era el dictador Jorge R. Videla y allá el único dictador es Netanyahu.

            Junto con esa postura pro sionista del gobierno peronista-massista también se alinearon los partidos de la derecha y ultraderecha opositora, con sus candidatos Patricia Bullrich, Javier Milei y Juan Schiaretti. El neofascista Milei tiene una postura coherentemente reaccionaria porque ya había dicho que de ser presidente él se alinearía con Estados Unidos e Israel. Los 4 candidatos de la derecha mantienen en este punto una confluencia antipalestina. La honrosa excepción es Myriam Bregman, de izquierda, del FITU. Y esas posturas se vieron en el Debate Presidencial del domingo 8: los cuatro mencionados competían en ver quién era el más pro sionista. Massa se subió al podio diciendo que su gobierno declararía a Hamas como “organización terrorista”.  El lunes 9 hubo un acto sionista, de AMIA, Daia y OSA, o sea la embajada de Israel en Argentina, más el embajador yanqui Marc Stanley. Ahí los oradores cuestionaron a Myriam Bregman, por no sumarse a los repudios contra el “terrorismo”. El titular de la Daia, Jorge Knoblovits la calificó de “cómplice de los asesinos”.

            ¿Cuál fue el supuesto delito de Bregman?. Haber dicho durante el Debate en la UBA que “duelen las víctimas civiles, pero ocurren en un conflicto que tiene como base la política del Estado de Israel, de ocupación y apartheid contra el pueblo palestino”. El Centro Simón Wiesenthal también la criticó por eso como si fuera “antisemita”. En realidad Bregman estuvo muy bien y valiente al opinar de ese modo. Otro motivo para votarla el 22 de octubre.

TIGRES DE PAPEL          

            El cronista es marxista-leninista-sanmartiniano y tiene varias diferencias políticas e ideológicas con Hamas, pero le reconoce su condición de organización combativa palestina y luchadora contra el sionismo. Hamas no es “el otro demonio” sino parte del campo palestino, antisionista y antiimperialista que merece todo el respeto y apoyo. En ese conglomerado hay también otros actores valiosos, como una parte de OLP, el FDLP, FPLP, la Yihad Islámica, el PC de Israel, etc. Los palestinos tienen derecho a un estado propio e independiente, con capital en Jerusalén oriental y como mínimo con los territorios que tenía de 1967 y le fueron arrebatados por la guerra. Después podrán continuar la lucha hacia un objetivo estratégico y lamentablemente por ahora lejano de una Palestina única. Sería ideal una sola Palestina liberada, para todos los musulmanes, judíos, cristianos y ateos.

            Primero hay que parar estas masacres del sionismo y el imperialismo, y lograr que Palestina tenga su propio estado, coexistiendo pacíficamente con Israel, algo que hoy no es posible por exclusiva culpa del sionismo. Volver a las fronteras de 1967 y en el futuro volver a las de 1948. Por etapas, como son todas las revoluciones y las liberaciones nacionales y sociales en Asia, África y America Latina, y Medio Oriente es parte de este Tercer Mundo. Mientras eso no ocurra habrá más enfrentamientos como los del 7 de octubre de 2023 y la razón estará de parte de Palestina, al margen del torrente de mentiras que viertan el imperialismo yanqui y europeo, la derecha mundial y los gobiernos pro sionistas como en este caso el de Argentina. Ellos, con la ayuda de la jauría de medios de incomunicación hegemónicos, pintan a los palestinos como asesinos y a los sionistas como inocentes bebés de pecho.

            Una de las honrosas excepciones en esta polémica, a nivel de gobiernos latinoamericanos, además de Cuba, Venezuela y Nicaragua, fue el presidente Gustavo Petro, de Colombia, que comparó los ataques de Israel a Gaza con el Holocausto nazi.

            El imperialismo es un tigre que ataca, hiere y mata, pero eso no lo hace invencible. En conversación con la corresponsal norteamericana Anna Louise Strong, en agosto de 1946, el líder chino Mao Tsé tung, dijo: “el imperialismo y todos los reaccionarios son tigres de papel. Todos los reaccionarios son tigres de papel. Parecen terribles, pero en realidad no son tan poderosos. Visto en perspectiva, no son los reaccionarios sino el pueblo quien es realmente poderoso”.

            La guerrilla palestina que atacó el 7 de octubre parece haberse inspirado en ese sabio punto de vista, concluyendo que el sionismo también es un tigre de papel.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

two × four =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación