SÍGANOS EN

Internacionales

El FIT-U metió la pata con Cuba

Publicado

el

            Una delegación de dirigentes del FIT-U se reunió el 3 de abril pasado con el embajador de Cuba y le “reclamó la libertad de las y los presos por las protestas del 11 de julio de 2021”. En ese triste papel estuvieron “en representación del FIT-U las y los diputados nacionales Myriam Bregman (PTS), Romina del Pla (PO) y Christian Castillo (PTS); la legisladora por CABA Celeste Fierro (MST); las y los diputados electos Juan Carlos Giordano, Mercedes de Mendieta y Pablo Almeida (IS), Pablo Heller y Luis Brunetto (PO) y Guillermo Pacagnini (MST)”.

            El comunicado de ellos informó que plantearon “el reclamo de la libertad de las y los centenares de trabajadores, jóvenes, profesionales e intelectuales críticos cubanos condenados por participar en las protestas populares del 11 de julio de 2021 y por la vigencia del derecho de protesta en la isla”. El embajador Pedro Pablo Prada les informó que son 564 los acusados y sancionados, de los cuales 297 están privados de la libertad, con condenas de varios años de prisión, por actos de violencia contra personas y bienes.

            La delegación trotskista no se dio por satisfecha y “pidió al embajador un listado completo con el nombre de las y los presos, el delito por el cual se lo condena y la pena dictada. Transmitió, asimismo, la preocupación por las condiciones de detención que denuncian familiares de los presos”.

            Según el comunicado del FIT-U, el embajador se comprometió a transmitir al gobierno cubano las preocupaciones aquí expuestas y ampliar la información sobre los presos, teniendo en cuenta lo reclamado por la delegación. Incluso ésta consultó también sobre “la posibilidad de viajar a la isla para tomar contacto con familias de los presos y visitar los centros de detención en que se cumplen las condenas”.

            Lo que ocurrió aquel 11 de julio de 2021 en Cuba difiere muchísimo con “protesta”, según la óptica de la delegación trotskista. Fue un motín violento y contrarrevolucionario, alentado por el imperialismo yanqui y la gusanería de Miami, con presupuestos abultados  dolarizados de las ONG y demás agentes que alientan la contrarrevolución cubana. Obviamente, utilizaron el malestar y necesidades insatisfechas de la población, que se originan básicamente en el bloqueo yanqui establecido formal y totalmente desde 1962 y que dura hasta el presente. Esos son los dos nudos que el FITU no entiende ni quiere entender: que hay un bloqueo criminal que califica como genocidio según la legislación internacional, causante de las carencias de la población isleña; y que lo sucedido en 2021 fue tramado por la larga mano del imperio, la CIA, las agencias como AID, los senadores Rubio y Menéndez, los ex terroristas de Miami que antes ponían bombas en los aviones de Cubana y hoteles cubanos y ahora se centran en fomentar el hambre y la bronca popular siempre apuntada a derrocar el socialismo en la Patria de José Martí.

            Citamos una información de DW Español, 02/04/2024: “Cuba atraviesa su peor crisis en 30 años con un desabastecimiento que deriva en falta de alimentos y energía. El exanalista senior de la CIA, Fulton Armstrong, admite en #LaEntrevistaDW la influencia de Estados Unidos en las protestas actuales. Además, reconoce que el factor más impactante en la crisis cubana es el embargo norteamericano”.

            Los errores propios del gobierno cubano pueden ser el 10 por ciento del problema, pero los trotskistas ven allí el meollo del drama. Falso: el meollo es el bloqueo, contra el cual desde 1992 hubo 31 votaciones en la Asamblea General de la ONU. En ninguna vimos al FIT-U movilizar en Buenos Aires sobre la embajada yanqui, cosa que sí hizo en numerosas oportunidades el Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba.

            Nunca vimos a ese frente trotskista ir a la embajada de míster Stanley a reclamar contra el bloqueo. Tampoco los vimos participar de las numerosas campañas solidarias con Cuba, cuando se juntaron medicamentos, jeringas, etc, y en cambio ahora se ofrecen a viajar a La Habana para visitar a los presos por aquella violencia contrarrevolucionaria.

            En ciertos temas nacionales, contra el ajuste de Javier Milei, el PL tiene varias coincidencias políticas con el FIT-U, pero en cuanto a Cuba, China, Venezuela, la guerra de Ucrania y muchos otros asuntos internacionales, estamos en veredas distintas y enfrentadas.

            ¡Toda nuestra solidaridad con Cuba socialista!

SERGIO ORTIZ

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 − sixteen =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación