SÍGANOS EN

Editorial

EDITORIAL

Publicado

el

Frente Antiimperialista y Antifascista para enfrentar al gobierno de Milei

El 10 de diciembre Javier Milei anunció que el “plan motosierra” arrancaba con todo, mediante un ajuste brutal y en forma de shock. Según él era la única forma de evitar una hiperinflación del 15.000 por ciento, cifra sin fundamentos, y exagerando sobre la horrible herencia recibida por el kirchnerismo, que es mala sin llegar a ese extremo con que la descalificó el facho libertario.El PL discrepa de punta a punta con el diagnóstico presidencial que apunta al déficit fiscal como si fuera el mal extraordinario de la economía. Falso. La gran enfermedad de Argentina es el peso asfixiante de los monopolios privados, nacionales y extranjeros, y la abrumadora deuda externa con organismos financieros internacionales como el FMI y los fondos privados tipo BlackRock.

Los monopolios hacen ganancias extraordinarias, aumentan los precios a voluntad y fugan capitales. Los acreedores, con la deuda externa, nos empobrecen porque hay que hacerles pagos multimillonarios en dólares, con intereses usurarios, y nos llevan a un modelo cada vez más extractivista y semicolonial para reunir esas divisas y pagarles.

El PL se opone totalmente a los planes del gobierno de Milei, sintetizadas en las diez medidas anunciadas por el ministro de Economía, Luis Caputo. Es el mismo lobbista y empleado de los bancos internacionales JP Morgan y Deutsche Bank que se desempeñó como ministro de Finanzas y titular del Banco Central del gobierno entreguista de Mauricio Macri. Ese personero del gran capital nacional e internacional es el ministro de Economía que anunció el ajuste total: no renovación de los contratos laborales de un año en el Estado, suspensión de la obra pública, prórroga del Presupuesto 2023 para licuar con la inflación a los salarios, jubilaciones y Potenciar Trabajo; cambio de la actualización previsional que será por decreto; devaluación del 118 por ciento llevando el dólar oficial de 360 a 800 pesos, para beneficiar a los pulpos exportadores; aumento desbocado de precios por esa devaluación y por el fin de los pocos controles del Estado sobre los precios; corte de las transferencias de Nación a las provincias, cese de los subsidios a las tarifas y el transporte, con el consiguiente aumento de las mismas, estatización de la deuda de los importadores, supresión de la mitad de los ministerios, etc.

Una de las consecuencias de ese paquete es que los precios aumentarán entre el 20 y el 40 por ciento mensual durante cuatro meses como mínimo, según admitió Caputo, o sea que pueden subir aún más. Y eso será sin aumentos salariales y jubilatorios que compensen esos picos de inflación que devoran los ingresos populares harto insuficientes. El Observatorio de la Deuda Social de la UCA dice que ya hay un 45 por ciento de pobres y 10 por ciento de indigentes, con 64 por ciento de infancias pobres: un universo de 22 millones de argentinos. Y ese número aumentará en el corto plazo a medida que se aplique el plan criminal de Milei, los monopolios, banqueros, FMI y BlackRock.

La directora del Fondo, Kristalina Georgieva, declaró: “acojo con beneplácito las medidas decisivas anunciadas por el presidente Milei y su equipo económico para abordar los importantes desafíos económicos de Argentina”. Si el FMI lo dice es un gran afano contra el país.

GANAR LA CALLE Y FORMAR UN FRENTE ANTIIMPERIALISTA

Se necesitan al menos dos cosas para enfrentar y derrotar el plan de ajuste facho libertario y del Fondo Monetario.

La primera y fundamental es ganar las calles para denunciar las medidas antipopulares, alertar sobre sus beneficiarios monopolistas y acreedores externos, y masificar los reclamos de los sectores afectados. Estos últimos, si bien son los trabajadores y los más humildes, también incluyen a las clases medias, las Pymes y la empresas medianas de la burguesía nacional. El proyecto monopolista y recesivo afectará a esas fuentes de empleo con caída de la actividad, suspensiones, despidos y cierres.

Varios partidos, entre ellos el PL; gremios como ATE y varios otros, Unidad Piquetera y otras organizaciones sociales, Memoria Verdad y Justicia, la Autoconvocatoria por la Deuda Externa, etc, se oponen al ajuste y llaman a las primeras movilizaciones, por caso para el 20 de diciembre.

En cambio Unión por la Patria (sic), los mariscales de la derrota (ver nota aparte), los burócratas de la CGT e incluso una parte de la UTEP y Los Cayetanos, no llaman ya a la movilización. Están pidiendo “diálogo” con el gobierno, cuando éste viene con la motosierra encendida. Así le dan un tiempo precioso a Milei, confunden y dividen al campo popular. A los burócratas de la CGT y otras centrales habrá que apretarlos con el famoso “Poné la fecha, la puta que te parió” de marzo de 2017.

El otro factor imprescindible para llevar la resistencia a buen puerto es la unidad política popular, antiimperialista y antiimperialista. Formar ese frente es una tarea compleja y difícil porque una buena parte de los kirchneristas no quieren luchar, están en crisis y deprimidos, y piensan en una lejana campaña de Kicillof presidente 2027. Por otro lado la dirigencia del PC sigue adentro de “Unión por la Patria”, sin romper por ahora con ese frente capitulador. Los 4 partidos del FITU no han resuelto sus rencillas internas pos elecciones y no tienen planteos frentistas antiimperialistas y antifascistas, sino “antipatronales” y “anticapitalistas”. O sea, son propuestas sectarias, parecidas a las de otros sectores “izquierdistas” que promovieron la abstención y el voto en blanco incluso en el balotaje, cuando la lógica imponía votar contra el fascista Milei.

Aún con todas esas cosas en contra, el PL ratifica su compromiso frentista. Si hacía falta otra prueba de su necesidad, además del ajuste brutal comenzado, la asunción de Milei congregó a los fascistas Bolsonaro, Zelenski, Orban, Abascal, Kast, etc, y ratificó su alineamiento con EE UU y el estado sionista de Israel.

Es necesario un Frente Antiimperialista y Antifascista, dejando de lado los oportunismos y electoralismos, y también los sectarismos, infantilismos, espontaneísmos y hegemonismos. Vamos al Frente, con las banderas de nuestros 30.000 desaparecidos. Nuestro referente histórico no es el genocida general Julio A. Roca sino San Martín y el Che Guevara.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × five =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación