SÍGANOS EN

Beatriz Perosio

Cuerpo de Policía Infantil en Salta

Publicado

el

            En 1990, el por entonces jefe de la Comisaría Cuarta de la ciudad de Salta, comisario Roberto M. Miranda, creó los primeros Cuerpos de Policía Infantil. Los objetivos de esos Cuerpos, integrados sólo por varones, estaban contenidos en la Resolución 546/90, tal como expresaba la página web de la Policía de Salta. “Su misión es incorporar a la niñez como participante activa en la acción preventiva policial, persuasión y apartamiento de conductas antisociales y delictivas, creando un ambiente adecuado, a fin de que el niño a medida que avanza en edad y conocimiento vaya descubriendo los auténticos valores de la vida y comprendiendo la importancia de la función policial en el mantenimiento de la paz social”, decía.

            Con el apoyo de intendentes, políticos de variada procedencia y también del sector más carenciado de la sociedad, los cuerpos de Policía infantil se fueron extendiendo por toda la provincia. En el 2007 comenzaron a incorporar niñas. Hasta 2023, se registra más de 5.600 niños y niñas en toda la provincia, de los 6 a los 13 años.

            Todos los gobernadores apoyaron directa o indirectamente esta “creación” de la policía. En los dos  mandatos consecutivos de Juan Manuel Urtubey, (2007-2011), (2011-2015) hubo un apoyo público y sostenido a esos Cuerpos, que en algún momento se llamaron Escuela de Policía Infantil. El jefe de Policía, nombrado por el gobernador, Marcelo Lami, los defendió en todos los Medios: “Nos critican  y dicen que es para militarizar a los niños, pero la policía sacó el entrenamiento militar hace más de 10 años, hoy se los entrena para que sean ciudadanos. Nacieron por falta de otro programa de contención social en la provincia. Empezaron con actividades deportivas y enseñándoles a desfilar, luego se sumó acompañamiento escolar, prevención de adicciones, y últimamente olimpíadas deportivas y culturales en las que los distintos Cuerpos compiten entre sí”. Funcionan en las comisaría o en clubes vecinales y siguen haciendo desfiles con uniforme que lleva el logo de Policía de Salta.

   Como precedente de estos cuerpos de policía infantil, figuran los de Gendarmería Infantil creados  por el genocida Antonio Domingo Bussi en 1979, enmarcados en la propuesta de generar “estrategias de legitimación” para mejorar la imagen de las Fuerzas Armadas (en ese momento) y de la policía actualmente. En 2010, Nilda Garré,  ministra de Defensa propuso la adhesión a un Acta Compromiso por la Erradicación de las Policías  y Gendarmerías Infantiles que fue firmada por 12 provincias. En la práctica, algunas como Salta, siguieron manteniendo esas estructuras.

   Qué niños y niñas se incorporan a esos Cuerpos? Los que provienen de los sectores más vulnerables y desposeídos.  Los que viven en barrios donde no hay clubes ni espacios para practicar algún deporte, ni centros de recreación infantiles, ni espacios para la cultura y en muchos casos ni merienda en la casa, ni madre o padre presente porque están trabajando. Y estos padres y madres creen que la policía contiene a sus hijos, los protege y los cuida. Por eso los inscriben y “disfrutan” cuando desfilan con uniforme y en perfecto orden. Hacen caso omiso a los episodios de gatillo fácil, de golpizas, de requisas y entradas a su domicilio sin orden judicial, a los patrullajes intimidatorios, a las amenazas constantes. Como con el apoyo a Milei, confían en sus verdugos.

            Los organismos de Derechos Humanos de Salta hemos reiterado, en muchas ocasiones el rechazo a la Policía Infantil y lo hemos planteado a las autoridades provinciales y también a la Secretaría de DDHH de la Nación, exigiendo que los prohíban. Sin resultados positivos hasta ahora. El desfile organizado el pasado 20 de Febrero, para conmemorar la Batalla de Salta, que contó con la presencia de la vicepresidenta, Victoria Villarruel, nos confrontó con la dura realidad de varios cuerpos de Policía Infantil, otros de las Escuelas Pre-militares que también forman niñes de 8 a 14 años (pero son de gestión privada) y otro grupos con uniformes de Ejército o Gendarmería. Villarruel sonreía feliz cuando marchaban. El huevo de la serpiente crece….

  Y tenemos argumentos para estar en contra y exigir el cierre. Esta práctica institucional es contraria al espíritu de la Ley 26.081 que tiene como objeto la protección integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes para garantizar el ejercicio y disfrute pleno efectivo y permanente de aquéllos reconocidos en el ordenamiento jurídico nacional y en los tratados internacionales en los que la Nación sea parte.

            No a las infancias militarizadas. Sí a las infancias con acceso a la educación pública, gratuita y de calidad, a la alimentación  a la vivienda, a un desarrollo integral que fortalezca la solidaridad y el respeto a los Derechos Humanos, la defensa del Medio Ambiente, que fomente la creatividad y les de elementos para sustentar un espíritu crítico y participativo cuando puedan participar activamente en la política y en las decisiones.

ELENA RIVERO

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × 2 =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación