SÍGANOS EN

Internacionales

Breves internacionales

Publicado

el

SE CONSOLIDA UNIDAD CHINA-RUSIA

            El 16 y 17 de mayo pasado el reelecto presidente de Rusia, Vladimir Putin, realizó un viaje a China donde fue recibido por el presidente Xi Jin Ping. El visitante dijo que en China se sentía “como en casa” y que era tan fuerte la unidad y coordinación entre los dos países que decidió hacer su primer viaje al exterior allí después de jurar su nuevo mandato.

            Los discursos y los acuerdos firmados confirman que entre Beijing y Moscú hay una gran sintonía, al cabo de 75 años de relaciones políticas sostenidas cuando en esa última capital regía el socialismo. En reportaje con Xinhua, Putin expresó que “Rusia y China están promoviendo la prosperidad de ambas naciones a través de una expandida cooperación equitativa y de beneficio mutuo en los ámbitos económico y cultural”. Enfatizó que la coordinación de las políticas exteriores entre los dos países está impulsando “el establecimiento de un orden mundial multipolar justo, lo que apuntala el futuro éxito de la asociación de coordinación estratégica integral para la nueva era Rusia-China”.

            Putin destacó que las relaciones contemporáneas Rusia-China trascienden las ideologías y son una elección estratégica realizada de forma independiente por los dos países sin importar la situación política. “Esta elección está fundamentada en los amplios intereses comunes, la profunda confianza mutua, el fuerte apoyo público, y la auténtica amistad entre los pueblos de los dos países. Ambas naciones están comprometidas a salvaguardar conjuntamente la soberanía, la integridad territorial y la seguridad”, agregó. Puso de resalto que el comercio bilateral había alcanzado los 240.000 millones de dólares en el año 2023, con el 90 por ciento de ese intercambio realizado en monedas nacionales. China fue el primer socio comercial ruso en los últimos 13 años y Rusia el cuarto socio comercial chino. En últimos cinco años ese comercio se duplicó.

            En los intercambios entre los dos líderes se puso de resalto la importancia de los BRICS, que ambos integran y donde Rusia ejerce la presidencia rotativa, para moldear un mundo multipolar. “La Organización de Cooperación de Shanghai y el BRICS, que se han establecido bien como pilares claves del orden mundial multipolar emergente, pueden citarse como ejemplos vívidos de esta cooperación mutuamente beneficiosa”, destacó.

            O sea que el viaje y las reuniones fueron más allá de las cuestiones comerciales, entrando de lleno en el plano político. Los dos países tienen posiciones similares o idénticas en asuntos claves de la agenda internacional. “Ambos defienden el papel primordial del derecho internacional y apoyan una seguridad igualitaria, indivisible, integral y sostenible tanto a nivel global como regional con el papel central de coordinación de la ONU, donde Rusia y China también rechazan los intentos de Occidente por imponer un orden basado en mentiras e hipocresía, en algunas reglas míticas que nadie sabe quién elaboró”, manifestó Putin.

            Aunque en las declaraciones de los dos presidentes se omitió la situación en Ucrania, es notorio que la situación de esa guerra viene siendo muy favorable a Rusia y que el títere ucronazi Volodimir Zelenski ha suspendido sus viajes al extranjero.

            Las relaciones entre Rusia y China han alcanzado el nivel más alto de su historia, y a pesar de una desafiante situación internacional, la relación sigue desarrollándose. Mala noticia, pésima, para el imperialismo yanqui y la OTAN.

LAS ELECCIONES EN VENEZUELA

            Las elecciones presidenciales en Venezuela serán el 28 de julio, compitiendo por un lado el Gran Polo Patriótico con el centro en el gobernante PSUV y su candidato a presidente Nicolás Maduro, y por el otro 11 partidos de oposición desperdigados, pertenecientes a la Plataforma Unitaria (ex Mesa de Unidad Democrática).

            Maduro inició de hecho su campaña con una marcha y masivo acto por el 1 de Mayo, en el día del trabajador, informando a los trabajadores frente al presidencial Palacio de Miraflores que había decidido aumentar “ingreso mínimo integral” de la clase obrera a 130 dólares, equivalentes en bolívares. Ese salario hace un año había sido fijado en 30 dólares y fue subido en tres oportunidades, para corregir los atrasos salariales frente a la inflación.

            Si bien esa suma sigue siendo baja, significa un avance, en línea con la mejora de la economía venezolana, que el año pasado creció 5,8 por ciento, pese a las 930 sanciones dispuestas por EE UU. De todos modos el presidente bolivariano negoció con habilidad los temas electorales frente a la oposición derechista durante reuniones en Barbados, en octubre del 2023, y así logró que la administración Biden suspendiera por 6 meses una parte de aquellas sanciones. También logró un intercambio de presos con EE UU para liberar a su funcionario Alex Saab, secuestrado por el imperio durante 3 años y medio y torturado.

            Ahora Washington dispuso nuevamente seguir con las sanciones, argumentando que el gobierno de Maduro no legalizó la candidatura presidencial de María Corina Machado. El problema es que esta candidata pertenece a una organización, Vente Venezuela, que no está organizada ni inscripta como partido político. Y encima tiene una condena penal por 15 años debido a sus intervenciones en la OEA apoyando las sanciones contra su país, en tiempos donde incluso se planificaba una invasión militar contra Venezuela entre los yanquis, el payaso de Juan Guaidó y el gobierno proyanqui colombiano de Iván Duque.

            Por eso Machado no pudo ser candidata y quien ocupa ese lugar es un casi desconocido Edmundo González Urrutia, quien declaró que “no ocupará el centro de la escena opositora, y que dejará en ese rol a la no candidata Machado”.

            Lo cierto es que en el campo opositor reina la división y las disputas internas, en tanto entre los bolivarianos hay un grado aceptable de unidad. También hay satisfacción por la prisión preventiva impuesta al ex vicepresidente Tareck El Aissami y otros ex funcionarios de la petrolera PDVSA, acusados de corrupción por el fiscal general Tarek William Saab. Justamente el burocratismo y la corrupción al interior del gobierno era y es uno de los problemas a resolver, ahora al menos parece haberse puesto manos a la obra.

SECRETARÍA DE RELACIONES INTERNACIONALES DEL PL

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

three × five =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación