SÍGANOS EN

Juventud

A 55 años del Cordobazo

Publicado

el

            En pocos días, el 29 de mayo se cumplirá un nuevo aniversario del Cordobazo. Se cumplen 55 años de una rebelión popular contra la opresión política, económica y social instaurada por la dictadura de Juan Carlos Onganía. En un contexto donde la dictadura avanzaba contra los derechos laborales, las libertades democráticas y las Universidades,  en todo el país se sucedían las movilizaciones, asambleas,  paros , cortes y barricadas. Se intervienen las Universidades y en Corrientes, se privatiza el comedor universitario y el ticket aumenta el 5oo%. Los estudiantes salen a protestar y la represión policial se cobra la primera víctima: Juan José Cabral de 23 años. Este hecho multiplica las movilizaciones estudiantiles en todo el país. Los estudiantes de la Universidad Nacional de Rosario sacan el comedor a la calle y durante la represión es asesinado otro estudiante, Adolfo Bello.

            Los trabajadores también ven afectados sus derechos: se suspenden las negociaciones colectivas y la actualización salarial y se suprime el sábado inglés que establecía que cada hora trabajada en sábado después de las 13, debía pagarse doble (los empresarios se quejaban del costo laboral. Y es en Córdoba donde se daba un gran desarrollo de las empresas automotrices, metalmecánicas donde comienza a organizarse la lucha. Para dar forma a un plan de lucha conjunto se unen las dos  CGT, la Azopardo y la de los Argentinos, el SMATA de Elpidio Torres, Luz y Fuerza con Agustín Tosco y la UTA con Atilio López. El 16 de mayo se realiza un paro de 24 horas con alto acatamiento y el 21 de mayo en un plenario, se convoca a un paro de 36 horas que comenzaría el 20 de mayo, con abandono de tareas a las 12 y movilización al centro de la ciudad. El movimiento estudiantil participa activamente en la preparación de la jornada, impulsado por la convocatoria de Agustín Tosco fundamentalmente que mantenía abiertas las puertas de su sindicato para los estudiantes en el afán de construir la unidad obrero-estudiantil.   

            El 29 las columnas de trabajadores avanzaron hacia el centro en forma pacífica. La Policía de la Provincia y la Federal intentaron frenar la marcha, usando balas de plomo. Ahí cae asesinado el trabajador de SMATA, Máximo Mena. Los manifestantes llegan al centro de la ciudad y la policía desbordada se replegó en la central. El Gobernador Caballero pide la intervención del ejército y declara estado de sitio. Estudiantes y obreros resisten junto a los vecinos de los barrios populares. Hubo varios muertos y muchos detenidos entre ellos Agustín Tosco y Elpidio Torres. No es la intención de esta nota hacer una reseña precisa de los acontecimientos sino resaltar la unidad obrero-estudiantil, la claridad política de los manifestantes que destruyeron símbolos del poder económico y de empresas transnacionales como grandes concesionarias de autos, y también símbolos del poder político  como el Casino de Suboficiales y el Círculo de Oficiales y sobre todo sacar conclusiones de ese momento histórico que pueda servir en los momentos actuales.

            Con motivo de la gran marcha en defensa de las Universidades y de la Educación publicas del 23 de abril que movilizó a cientos de miles en todo el país muchas voces de compañeras y compañeros creyeron ver en ella un germen del Cordobazo por aquello de la unidad obrero-estudiantil dado que la CGT adhirió y acompañó. Lamentablemente existen diferencias notables entre aquellos dirigentes gremiales que fogonearon el Cordobazo y estos que cada tanto, tienen a bien organizar una medida de fuerza y sobre todo por la presión de las bases. Tampoco el movimiento estudiantil atraviesa un momento de movilización y ni tiene direcciones combativas salvo excepciones.

            El período abierto por el Cordobazo significó un cimbronazo dentro de las organizaciones obreras y políticas de la izquierda especialmente y del activismo estudiantil , intelectual y cultural. El debate y los posicionamientos fueron desde la caracterización del Cordobazo ¿organizado o espontáneo? El PCR lo definió como un ensayo revolucionario sin planificación previa, el trotskismo resaltó la participación de los estudiantes, mientras que Vanguardia Comunista afirmó que el proceso contó con la dirección de los obreros automotrices, metalúrgicos y de Luz y Fuerza apoyados por estudiantes y vecinos.

            La madurez política de un sector de la clase obrera, de partidos como VC, el PRT y otros, junto a algunos referentes como Agustín Tosco, impulsaron debates sobre el imperialismo y su influencia en las políticas económicas y sociales de los gobiernos de la región.  Los peronistas también alertaban sobre esas políticas,  José Ber Gelbard denunciaba que de las 100 principales empresas del país, 80 eran extranjeras y Perón desde España decía: “Está el FMI en la Casa de Gobierno, en el Ministerio de Defensa hay un cartel grande  que dice US-ARMY , están los Boinas Verdes en el Norte….mientras la región siga bajo la férula del imperialismo yanqui, no tiene solución, ni social, ni política ni económica” . Esa posiciones antiimperialistas compartidas por muchos dirigentes peronistas, y partidos de izquierda, confluyeron en la formación del FAS, (Frente Antiimperialista y por el Socialismo)  que tuvo un importante desarrollo y nucleó a referentes obreros como Tosco y Armando Jaime pero no perduró porque quedó entrampado en la contienda electoral tras el regreso de Perón. La idea del Frente era correcta, fracasó porque la dirección del mismo no la tenía un partido revolucionario. Y no en el sentido de imponer su línea sino de marcar con claridad un programa, determinar alianzas y proponer un plan de lucha,

            El desafío sigue vigente, Por eso el PL llama a conformar un Frente Antiimperialista y Antifascista para frenar al gobierno hambreador, represor y antipatria de Milei y sus secuaces.

ELENA RIVERO

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

11 + seventeen =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación