SÍGANOS EN

Juventud

Opinión sobre la película “Argentina, 1985”

Publicado

el

            La película “Argentina, 1985” trae al cine una temática que, lejos de estar olvidada, está más presente que nunca. Hablamos del juicio de las Juntas Militares que ejercieron el gobierno (de facto) durante el denominado “proceso de reorganización nacional”, el cual estuvo fuertemente financiado y guiado por el imperialismo y los organismos económicos defensores del liberalismo.

            Con respecto a la recreación en cuanto a su escenografía y las      actuaciones del conjunto de actores no podemos decir nada que no se haya dicho. Podemos calificar a ambos como sobresalientes (ejemplos de ello son: los gestos de Darín, el manejo del suspenso, el no abuso de recursos reiterativos para intrigar al espectador, etc.)

            El hincapié que se hizo en la temática de las “amenazas” a la familia del fiscal, como también a su equipo, permite transmitir a la audiencia que la importancia histórica de la tarea a realizar era claramente sin precedentes. Esto no es un simple hecho, dado que, a más cantidad de años de distancia entre la historia contada y las generaciones actuales, la tarea de memoria y reconstrucción es siempre una necesidad para interiorizar a los jóvenes de la turbulenta historia de nuestro país, en sus luces y sombras. Eso es acertado.

            Uno entiende que en una película de 2 horas y media no se pueden colocar infinidad de detalles y contenido, dado que hace una síntesis lo más completa posible. Pero no podemos dejar de insistir en el poco protagonismo que se le dio a las Madres de Plaza de Mayo, como también a la escasa mención sobre la CONADEP y la función histórica cumplida por ambas agrupaciones/instituciones, puede prestarse para la confusión. La omisión tiene una tendencia a dejar como único “héroe” dentro de la historia al fiscal Julio Strassera y sus acompañantes. Una verdadera lástima. Se podría haber otorgado más protagonismo con un par de escenas simples a las Madres, las organizaciones luchadoras de ese tiempo y aquellos participantes de la confección del informe “Nunca más”. Eso no sólo a los fines de la película sino también de la divulgación histórica.

            Otra de las omisiones y que parece más una oportunidad perdida es que se debería haber puesto más fragmentos de las declaraciones de los militares enjuiciados. Habría servido para terminar de establecer el contexto en base a las palabras desde la óptica de los juzgados (que, a pesar de ser un punto de vista nefasto, es necesario tener una idea del mismo para comprender la situación de aquella época y la actual en cuanto a la división ideológica existente en Argentina).
            También se insertó (quizás no tan explícitamente como en las repudiables declaraciones del ministro Antonio Tróccoli) una aceptación de la “teoría de los 2 demonios”, lo cual termina fungiendo como una especie de claudicación frente a esa hipótesis planteada por los radicales, frente al demonio de los genocidas y el demonio de los “terroristas”. 
            Un último tema que faltó profundizar en la película y que es uno de los capítulos dentro de la gran historia del juicio, fue la reunión entre los jueces, el fiscal y el presidente Raúl Alfonsín. Aunque se muestra en un breve pasaje, no se menciona en ningún momento el contenido de la reunión (aunque se puede presumir cuál fue, hubiera sido interesante algo más explícito). Esto hubiera servido incluso para extender el concepto de que la dictadura fue MILITAR-CÍVICA, un hecho que podría inferirse a través de un análisis muy puntilloso en base a ciertas expresiones y actuaciones en la película, pero que puede escapar al observador poco atento o con poco conocimiento de dicho período histórico. Debería hacerse un examen del “subsuelo” de la cuestión para poder explicar sobre dicha temática.

            A grandes rasgos damos una nota aprobatoria a la película. Es un buen elemento para la divulgación histórica. El problema es la postura blanda que puede tener para con ciertas temáticas. Así que desde nuestra parte sugerimos verla y agregar una bibliografía lo más completa posible, por ejemplo con los tres libros de historia de Vanguardia Comunista, actual PL.

LULO MALESSORI





Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación