SÍGANOS EN

Juventud

NOTAS POLÍTICAS

Publicado

el

Cinco tareas militantes para luchar en esta crisis

            En esta crisis hay muchas fuerzas políticas y sociales que se oponen al ajuste y el cogobierno con el FMI. Algunas están participando de muchos cortes de calles junto a los movimientos piqueteros; otras, si bien son parte de esas protestas, están empezando a poner el énfasis en las internas, las PASO y las elecciones de 2023.

            Respetando a unos y otros, tenemos nuestras propias opiniones y tareas para la militancia, para aportar a que las luchas obreras y populares puedan abrir un camino de liberación. Las sintetizamos en 5 tareas militantes.

1.- Participar de las luchas hacia un Argentinazo.

            Si bien muchos factores inciden a favor de una solución popular, el más importante es que prosiga y se eleve la lucha popular. Sobre todo contra el ajuste y el FMI, pero también en defensa de los derechos humanos, por la soberanía nacional y otras reivindicaciones. Lo más destacado son los 8.000 cortes de calles realizados por los movimientos de la Unidad Piquetera, demandando empleo genuino, Ingreso Básico Universal, más Potenciar Trabajo mejor remunerados, alimentos para merenderos, etc.

            El movimiento obrero también lucha, como se vio en la huelga de SUTNA y hoy en las marchas, asambleas y paros de los trabajadores de la educación y sobre todo de la Salud. De todos modos, el aporte de la clase trabajadora no está a la vanguardia de la lucha de clases como en otros tiempos. Eso en buena medida es por el freno, el aparato y negocios en que está embarcada la mayoría de los burócratas sindicales, en particular del Consejo Directivo de la CGT.

            Es necesario que la clase obrera recupere su lugar de avanzada, pase por encima a los burócratas y conforme un sindicalismo combativo y clasista. Debe ir hacia un paro nacional activo, con plan de lucha y avanzar hacia una rebelión popular.

2.- Politizar las protestas.

            La abundancia de luchas es un factor positivo pero en sí mismo no es la solución a los dramas que padecemos. Es que incluso una parte de quienes protestan y se quejan, con todo derecho, por la inflación, el hambre, el “gatillo fácil”, las jubilaciones de hambre, etc, sino elevan su conciencia política pueden terminar usados por algunos de los bandos del ajuste.

            Los versos para ese público son varios. Los del Frente de Todos piden su apoyo “para que no vuelva la derecha”, siendo que ellos vienen aplicando el ajuste con Kristalina Georgieva. Los de Juntos por el Cambio quieren ser apoyados porque supuestamente vienen a solucionar los problemas de la inflación y la pobreza, pero cuando fueron gobierno se agravaron notablemente. Milei se viste de “libertario” y es fascista, agente del imperialismo; habla contra “la casta” siendo parte de la misma (ver nota aparte).

            Quiere decir que junto con los reclamos básicos de Trabajo, Salario, Educación, Salud, Tierra y Vivienda, etc, hay que demandar a las fuerzas políticas que expliciten cómo se posicionan frente a estos asuntos y cómo plantean resolverlos.

3.- Un programa antiimperialista concreto.

            La crisis del capitalismo dependiente requiere soluciones de fondo. Un cáncer no se cura con aspirinas. A grandes males, grandes remedios. Si bien la crisis tiene muchos responsables, hay uno principal: los monopolios y el imperialismo, que oprimen a nuestro pueblo y saquean a nuestro país.

            Por eso se necesita unirnos alrededor de un programa antimonopolios y antiimperialista. Nada de cogobierno con el FMI y de pagar una deuda fraudulenta. Nada de acuerdos con la UIA, COPAL, el lobby sojero exportador y los formadores de precios que nos matan con la inflación.

            El PL plantea romper con el FMI y usar esas divisas para nuestra gente; recuperar el control del río Paraná y estatizar el comercio exterior (Cargill, Bunge, ADM)  y el sector energético (Pampa Energía, Edenor, Edesur, Tecpetrol, Shell); estatizar Vicentín y Molinos para formar una Empresa Nacional de Alimentos. Son objetivos imprescindibles.

4.- Unir a los sectores populares y antiimperialistas.

            Aquellos objetivos son alcanzables, pero requieren una buena masa crítica de sectores populares. La historia argentina y latinoamericana ha mostrado que cuando el pueblo obtiene algunas victorias sobre los monopolios, estos desatan ofensivas criminales y golpistas para no perder sus privilegios. Los que se creían intocables, cuando pierden alguna de sus grandes empresas reaccionan con un odio de clase decuplicado.

            Por eso ésta no es una tarea para un partido o sector. Debe formarse un frente de los sectores populares y antiimperialistas, con los revolucionarios adentro y disputando la orientación de dicho frente.

            Desde la clase obrera hasta los sectores patrióticos de la mediana burguesía nacional, pasando por otros asalariados, intelectualidad, pueblos originarios, campesinos, movimiento sociales y de derechos humanos, cooperativas, Pymes, etc, deben sumarse respetando sus respectivas organizaciones y en pie de igualdad. Es hora que algunos  “izquierdistas” superen su sectarismo y que unos “nak&pop” dejen su seguidismo al gobierno gran burgués del Frente de Todos. “El pueblo  unido jamás será vencido”.

5.- Construir fuerza propia.

            El Partido de la Liberación (ex Vanguardia Comunista) siempre ha propuesto un Frente de Liberación Nacional y Social. Seguimos sumando nuestro grano de arena a esa causa popular y sanmartiniana.

            Tenemos una historia de luchas, regada con la sangre de nuestros mártires, y también una política de avanzada para luchar contra la crisis actual, con propuestas concretas. No somos comentaristas de la política sino militantes revolucionarios. Y por eso, al servicio de la unidad popular, vamos a fortalecer nuestra fuerza propia, el PL, las Agrupaciones de Base Clasistas, la juventud del TUPAC, Mil por Cuba y demás organizaciones amplias de las que participamos.

            La unidad popular es una herramienta muy valiosa, pero requiere de una orientación revolucionaria, no reformista, oportunista ni electoralista. El PL y otras organizaciones revolucionarias existentes o por nacer debemos estrechar vínculos y jugar ese rol de una vanguardia no extraviada sino bien pegadita a las masas.

Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación