SÍGANOS EN

Internacionales

EE UU: Una historia signada por el intervencionismo

Publicado

el

            La historia de los Estados Unidos de Norteamérica tiene a las intervenciones militares como principal denominador común. Alcanza con poner en cualquier buscador de Internet las palabras “EE.UU.” e “intervención” y aparece una larga lista de momentos en los soldados del tío Sam pisaron tierras extranjeras a punta de fusiles.

            Con el conflicto entre Rusia y Ucrania, la cuestión se pone de nuevo sobre el tapete. Es que las críticas hacia una supuesta actitud guerrerista de Rusia llenan los portales y zócalos de los medios occidentales, pero callan cada vez que el imperialismo estadounidense -y sus aliados- bombardean otros países soberanos, como lo hacen desde años junto a Israel en Siria y Palestina.

            Sostenidos en un relato construido principalmente desde la literatura y la televisión, los Estados Unidos se presentan al mundo como un país liberador, siempre listo y al servicio de las necesidades mundiales. En realidad, son el gendarme del mundo, y están siempre al servicio, pero de las necesidades de los monopolios y los grandes ‘trusts’, como los llamaba Lenin. En ese marco, no hace falta irse muy lejos en el análisis para notar esa intrínseca relación entre el Estado yanqui, los monopolios y el complejo armamentístico. ¡Hasta el hijo de Joe Biden es parte de ese negocio con su empresa de gas en Ucrania!

            Con el Destino Manifiesto y las doctrinas Monroe y del garrote como pilares filosóficos, EE.UU. llevó sin contradicciones ese rol de gendarme desde su independencia del imperialismo británico. Curiosamente, uno de los primeros países que aparecen en la larga lista de invasiones es Argentina, invadida en sus Islas Malvinas en 1831, en un ataque a cargo del Capitán Duncan, que al mando del USS Lexington invadió y saqueo Puerto Soledad. El caso es ejemplificador de las formas colonialistas y luego imperialistas de los Estados Unidos. Es que las tensiones entre nuestro país y EE.UU. escalaron por la persistente e ilegal pesca que barcos de ese país hacían en nuestras aguas, y el ataque fue una represalia al justo accionar de la marina argentina para frenar esas actividades.

            Fieles a su estilo, los norteamericanos iniciaron la agresión con sus banderas escondidas y haciéndose pasar por franceses. De cambiar la bandera del pabellón del barco, a montar ataques de falsa bandera en Ucrania, hay una historia de 200 años de continuidades imperialistas. Ese ataque fue el precedente de la posterior ocupación británica de las Malvinas, dos años más tarde, en enero de 1833.

            La lista de países agredidos militarmente es larguísima. Argentina, México, Nicaragua, Uruguay, Nueva Granada, Paraguay, Chile, Cuba, Puerto Rico, Haití, República Dominicana, Guatemala y Panamá solo en territorio americano. Invadieron también los actuales territorios de Marruecos, Túnez, Argelia y Libia en África del Norte. Angola, China, Japón, Hawái, Corea, Indonesia, Vietnam, Líbano, Somalía, Kuwait, Irak, Sudán, Afganistán, Bosnia y Herzegovina, Yugoslavia, Filipinas, Yemen, Pakistán y Siria; todos estos en más de una ocasión. Además, bombas norteamericanas caen día a día en territorio palestino y países árabes vecinos, y ni hablar de la influencia norteamericana -oficial o no- de las permanentes guerras civiles en países africanos y del Tercer mundo. Además, según el informe del Conflict Management and Peace Science Journal, habría 173.000 tropas norteamericanas en todo el mundo desplegadas en unas 254 bases e instalaciones militares. Otras fuentes aseguran  que son 220.000 soldados y 625 bases. Y otras dicen que éstas son 800.

            Ni China ni Rusia, a quienes los medios no se cansan de acusar como agresores, tienen una historia tan plagada de agresiones como la de los Estados Unidos.

            Un meme anduvo circulando en los últimos días; “escribí el año de tu nacimiento y verifica qué país estaba invadido por EE.UU. en ese momento”. El Imperio yanqui es el de la guerra permanente. China y Rusia son actualmente los garantes de una paz mundial que no es tal. Y la “agresión rusa” a Ucrania es la legítima defensa de un país que, desde la destrucción de la URSS, pero principalmente desde 2014 y el golpe de Estado de plaza Maidán, viene siendo agredido y amenazado por EE.UU. y los 30 socios de la OTAN.

JUANJO GIANNOTTI

Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación