SÍGANOS EN

Derechos Humanos

EDITORIAL

Publicado

el

Ningún pacto con Milei, ni en mayo ni nunca

            En su mensaje del 1 de marzo pasado, dado a espaldas del Congreso, el facho seudo libertario anunció que el 25 de mayo se firmaría un Pacto en Córdoba, con todos los gobernadores, en base a un documento de 10 puntos por él dispuesto. Eso sí, además de esas imposiciones unilaterales, Javier Milei ponía otra condición sine qua non: que antes se hubiera aprobado la ley Bases, que en febrero había mal debutado en Diputados.

            O sea que el Pacto tuvo de movida dos rasgos repudiables: era una imposición presidencial que no daba lugar a analizar esos 10 puntos unilateralmente decididos. Y era un chantaje, porque previamente los gobernadores y el Congreso debían aprobarle la entreguista y retrógrada Ley Bases.

            Los 10 puntos son  una colección de mentiras neoliberales y semicoloniales, tales como que la clave de un país es la “propiedad privada” (la propiedad pública hay que privatizarla, rematarla y hacerla desaparecer). Luego está la baja del gasto público al 25 por ciento del PBI, cuando en los países importantes llega a ser del doble. También figuran sus proyectos de reforma antilaboral y la reforma antiprevisional, incluyendo la vuelta de la jubilación privada y las ladronas AFJP. También el compromiso de las provincias de avanzar en la explotación de los recursos naturales (léase reforzar la matriz agro minera hidrocarburífera extractivista exportadora). Y la ubicación del país dentro del comercio internacional como pieza subordinada a Estados Unidos.

            Obvio que ahí no figura lo gravoso de la deuda externa con el FMI y los fondos como BlackRock, ni la necesidad de aumentar los salarios y jubilaciones, tampoco mejorar los presupuestos de Educación y Salud. Menos el imponer gravámenes a los más ricos (al contrario, plantean bajarles los impuestos), estatizar el comercio exterior ni tan siquiera controlar los precios que imponen los monopolios, sobre todo en alimentos, medicamentos y energía.

            Llegar a Córdoba para aprobar semejante porquería debía ser rechazado por todos y todas. Sin embargo muchos gobernadores, incluso dizque “semi opositores” como Martín Llaryora, dijeron estar encantados en ser parte de esa movida.

            Para firmar el Pacto primero había que arrastrarse y votar la ley Bases, y eso no viene ocurriendo pues han pasado veinte días desde que el proyecto con media sanción aterrizó en el Senado y todavía no tiene despacho de mayoría ni fue elevado al pleno. La idea gubernamental era tenerla aprobada a más tardar el 23 de mayo, cosa que no va a ocurrir.

            Las demoras han tenido una razón fundamental: la oposición popular y democrática en las calles, que ha ganado la batalla política demostrando que esa ley Bases es una basura que atenta contra el pueblo y vende a la Patria. El paro masivo del 9 de mayo y la Marcha en defensa de la Educación Pública el 23 de abril fueron las expresiones más elevadas de esa oposición. Eso, en el marco de los paros y protestas de ATE en todo el país, de aceiteros, metalúrgicos, docentes, movimientos sociales y piqueteros, sectores culturales, inquilinos, Pymes, cooperativas, etc. Esta es la fuerza que puso en crisis a la ley Bases y al Pacto de Mayo en lista de espera.

            La ley es tan abominable que unos cuantos senadores tienen ciertas críticas y remilgos a la hora de votarla, incluso aquellos como Martín Lousteau, titular de la UCR, sector que fue beneficiado con un aumento del presupuesto de la UBA dejando de lado a las otras 60 universidades.

            Sucede que el proyecto mantiene las facultades delegadas al presidente, se propone privatizar 11 empresas nacionales, blanquea capitales sin pagar impuestos, reimpone el impuesto al salario de la cuarta categoría, etc. Con el RIGI (Régimen de Incentivo a los Grandes Inversores) convierte al país en una guarida fiscal porque se podrán radicar capitales sin preguntar origen y con facilidades impositivas por 30 años, importando equipos e insumos sin pagar impuestos (en detrimento de la industria nacional), con cero retenciones a las exportaciones y disponiendo desde el tercer año de la totalidad de las divisas. El objetivo del RIGI es convertir a Argentina en una factoría de exportación de minerales, hidrocarburos y alimentos, con ganancias totales para las multinacionales y los monopolios. El entreguista tratado Roca-Runciman, de 1933, de la Década Infame, para vender carne al Reino Unido, queda hecho un poroto en comparación con esto.

            Junto con la ley Bases fue también la reforma laboral, si bien atenuada, pero igualmente una expresión pro-patronal: aumenta el período de prueba a 6, 8 y 12 meses según la cantidad de empleados, reemplaza la indemnización por despido por un fondo de desempleo similar al existente en la construcción, no reinstala a despedidos por discriminación política, no penaliza a las patronales que tengan empleados sin registrar, etc.

            Por ello hay que hacer un paro activo y cercar el Senado el día que pretendan tratar la ley Bases y la reforma antilaboral, impidiendo funcionar y sancionar ese engendro. Nuevamente la clave estará en el protagonismo de la calle, los gremios y organizaciones, la izquierda, parte nak&pop, etc, antes que en el discurso de algunos senadores que, en acuerdo con sus gobernadores, están listos para la traición. Habrá que ver qué sucede con los 33 senadores de Unión por la Patria, porque  algunos pueden traicionar, como los que responden a los gobernadores de Tucumán y Catamarca.

            Y hay que movilizar en Córdoba y en todo el país el 25 de mayo, para frustrar el Pacto de Mayo. Los dirigentes de ATE nacional y provincial han planteado movilizar ese día, bloquear el aeropuerto Taravella, cortar rutas y calles para impedir el acto de Milei y los traidores, incluyendo al dueño de casa Llaryora. El día del primer gobierno patrio de 1810 no se merece ese insulto tan virreinal. La Córdoba de Agustín Tosco, René Salamanca, Atilio López y Víctor Hugo Paciaroni volverá a manifestarse por los derechos del trabajador y la liberación nacional y social justo cuando se cumplen 55 años del Cordobazo.       

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 + seven =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación