SÍGANOS EN

Nacionales

Concepciones fascistas de Berni, Espert y Milei sobre “seguridad”

Publicado

el

            En este momento histórico lamentablemente resaltan los aspectos negativos. No debemos sorprendernos porque es propio de los períodos de crisis y dificultad. Muchos políticos, empresarios y la gran burguesía utilicen estos aspectos negativos en favor de su discurso. Quizás hoy por hoy el tema que más pasiones como así también más tabúes revele es el de “la seguridad”.

            José Luis Espert, representante del liberalismo y abanderado junto con Javier Milei de las tesis liberales, libertarias, anarco-liberales, partícipes de la idea de “achicar el estado”, no centran sus discursos en tópicos 100% económicos. Ellos también han utilizado la urgencia en materia de seguridad a su favor, movilizando los oídos y las mentes de la población con más bajos estándares de conciencia política y de clase, jóvenes o viejos. 

            Espert esgrimió el pobre argumento o mejor dicho la escueta promesa a sus votantes de bajar la edad de imputabilidad para los menores hasta los 14 años, bajo el típico discurso de que “si puede delinquir debe ser tratado como adulto”.

            Milei empapó su acto de cierre con la polémica causada por la aparición de un custodio suyo haciendo ostentación de tenencia de un arma de fuego. En teoría esto fue repudiado por el candidato libertario, sin embargo su opinión posterior lo embarro más pues dijo que “si los honestos las portasen (a las armas), habría menos delincuentes”.

            Estas opiniones nos revelan que buscan emular a la derecha estadounidense en especial a los movimientos liberales y neonazis (muchos pro-Trump, como en la famosa “toma del Capitolio”) que pelean por el derecho de portar armas (y en muchos casos armas de guerra). No sólo eso sino que también nos permite observar su mediocre desarrollo teórico sobre la cuestión seguridad. En nada vinculan el aumento de la inseguridad con la emergencia social-económica-cultural. Sólo plantean que la justicia por mano propia resolverá de la noche a la mañana todos los casos de asalto, abusos y homicidios. Lamentablemente sólo crearían un precedente nefasto para nuestra república donde nos llevarían a un estado de naturaleza con tintes de supervivencia y autodestructivos.

            Las concepciones de tipo estado-policial/fascista se observan en la ultraderecha (sea liberal o conservadora), pero también en la socialdemocracia reformista, en especial en el FDT, más específicamente en el ministro de seguridad de Buenos Aires, Sergio Berni.

            Este es un personaje de carácter castrense y de ideología de confluencia de pensamientos peronista-kirchneristas y teoría pura y dura de las fuerzas armadas y de seguridad de Latinoamérica (que responden a la influencia de la Escuela de las Américas). Berni dirigió la política policial durante la peor etapa de la pandemia dando lugar a una especie de “micro-guerra” para que la policía pudiera florearse con arrestos y persecuciones intentando así modificar la imagen de ineptitud presentada por los uniformados. Eso concluyó de la peor manera con episodios como la desaparición de Facundo Astudillo Castro y su posterior aparición fallecido. La última incursión fascista de Berni fue en la demonización de los mapuches, en coincidencia con Bullrich y Pichetto.

            Todos estos sujetos predican la misma idea a pesar de negar la existencia de similitudes ideológicas entre ellos. Es evidente la intención de crear un estado policial parecido a los períodos más nefastos de la historia Latinoamérica. Es preocupante que estas personas vuelvan a estar en el gobierno o ministerios o en las bancas del Congreso.

            El PL cree que la seguridad es uno de los fundamentos para la estabilidad del estado, pero no como una tarea de tipo John Wayne (icono del cine western) o al estilo del “Malevo Ferreyra” o Luis Chocobar, del “gatillo fácil” policial. La tarea policial debe ser únicamente un complemento de ejercicio del monopolio de la fuerza pública propio del estado. Obvio, de otro Estado, diferente al actual.

            Los planes de alfabetización y creación de empleo, las campañas de salud, la creación de un sistema penitenciario adecuado que respete la Constitución Nacional y que logre la verdadera reinserción de los privados de su libertad, son  algunas de las herramientas que proponemos para evitar la solución cavernaria del “palo más grande”.

LULO MALESORI

Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación