SÍGANOS EN

Internacionales

VISIÓN PRO SIONISTA DE LOS GRANDES MEDIOS ARGENTINOS DA ASCO

Publicado

el

Palestina es víctima de un genocidio por parte de Israel y EE UU

COMO MIENTEN!

               Da asco la versión prosionista de los medios argentinos de desinformación, alineados con los intereses económicos y políticos de sus propietarios, del establishment y del grueso del mundo político tan corrido a la derecha. Una última y no inofensiva prueba la dio el relator de ESPN el domingo a la tarde, al iniciar la transmisión del partido Boca-Newells en la Bombonera, repitiendo el verso de la DAIA y las embajadas de Israel y EE UU: que Hamas es terrorista, que había asesinado a 1.400 pacíficos civiles israelitas, que habían tomado a 240 rehenes de los cuales 21 eran argentinos, que exigían su liberación y vuelta a casa, etc, etc. Ni una palabra sobre el genocidio cometido por el gobierno de Benjamin Netanyahu en Gaza y Cisjordania y que viene desde hace 75 años, que está en la base de los sucesos actuales.

               El 7 de octubre pasado la organización Hamas, partió desde la cercada Franja de Gaza y atacó posiciones israelitas, imponiendo 1.200 muertos a la otra parte, que ésta agrandó a 1.400 (luego tuvo que descontar 200 porque eran palestinos que habían tomado parte de la “Inundación Al Aqsa”) y se llevó 240 rehenes con la idea de canjearlos por los más de 6.000 presos palestinos cautivos desde hace muchos años.

Esa operación fue justificada como parte de la autodefensa palestina, ante una situación de injusticia que padece desde 1948, con las limpiezas étnicas que comenzaron incluso antes de la creación de Israel mediante atentados y matanzas protagonizadas por los grupos terroristas sionistas Haganá e Irgun. Hasta Mahmud Abbas, titular de la Autoridad Nacional Palestina y archirival de Hamas, justificó la incursión de esta organización en términos de autodefensa ante tantos sufrimientos en Gaza.

               Los números hasta el 17 de noviembre acreditan que se trata de un genocidio llevado a cabo por Israel. El ministerio de Sanidad de Gaza informó que a esa fecha se habían registrado 11.470 muertos palestinos, de los que 4.707 eran niños y 3.155 mujeres, con 29.000 heridos y 3.640 desaparecidos bajo los escombros, de ellos 1.770 niños, de los que buena parte estarían fallecidos. La población desplazada es 1.6 millón. Además 278 escuelas habían sido bombardeados, 53 por ciento de las viviendas destruidas, 25 de los 35 hospitales gazatíes están fuera de servicio con pacientes que se mueren por falta de luz e insumos.

               Eso y mucho más ocurre adentro de un territorio que Israel tiene bloqueado desde 2007 pero ahora en forma más cruel pues no deja entrar alimentos, agua ni combustible, y peor aún lo bombardea masivamente desde el 7 de octubre y lo ha invadido por tierra con sus “Fuerzas de ‘Defensa’ de Israel” (FDI). Por mar también Israel tiene bloqueada a Gaza y la agrede, contando con la ayuda de la fuerza naval y aérea de los Estados Unidos, que envió al Mediterráneo oriental a dos portaaviones y una importante flota.

NO EN NUESTRO  NOMBRE

               Si vergonzoso fue la arenga del relator de fútbol de ESPN, muchísimo más grave viene siendo la postura del gobierno del Frente de Todos- Unión por la Patria y, claro está, aún más horrible la de la oposición derechista de Milei y Macri.

               El 7 de octubre la cancillería argentina condenó la incursión de Hamas y apoyó al pueblo y gobierno de Israel. El presidente, la vicepresidenta y el ministro candidato presidencial ratificaron ese punto de vista pro sionista. En el debate presidencial Sergio Massa aseguró que de ser presidente declararía “organización terrorista” a Hamas, en línea con Israel, EE UU y la Unión Europea, algo que la ONU no ha aprobado. Massa acompañó a la DAIA y los sionistas de Buenos Aires en sus actos justificatorios de la barbarie contra los palestinos y ratificó sus dichos en el vomitivo programa de Luis Majul. Incluso allí calificó de “horrible” un tibio comunicado de cancillería del 1 de noviembre que mantenía el apoyo a Israel, pero criticaba los bombardeos al campo de refugiados de Jabaliya.

               La oposición fascista de LLA y ultraderechista del PRO-Juntos por el Cambio también han cerrado filas junto con el gobierno neonazi de Netanyahu, la DAIA, la AMIA y la Organización  Sionista Argentina, así como los “periodistas” tipo Eduardo Feinman, quien tiene la bandera de Israel en su programa de La Nación+. El fascista Milei ha hecho flamear esa bandera en varios de sus actos políticos, en Buenos Aires y Córdoba. Y una vez electo fue invitado por el canciller sionista a visitar Israel.

               De este modo apoyan a un genocida como el líder del Likud que invadió militarmente Gaza y no acata la resolución de la ONU del 27 de octubre votada por 120 países contra 14 pidiendo “una tregua humanitaria inmediata, durable y sostenida, que lleve al cese de las hostilidades”. Su ministro de Defensa, general Yoav Gallant, justificó los bombardeos diciendo que “estamos en un guerra dura y muy larga, contra animales”. El ministro de Patrimonio, Amichai Eliyahu, dijo que en Gaza debe usarse una bomba atómica, a pesar de que las toneladas de explosivos ya arrojadas superan las tiradas por los yanquis sobre Hiroshima en agosto de 1945.

               Haciendo caso omiso a toda esta barbarie, el presidente Alberto Fernández publicó en muchos diarios del mundo un aviso reiterando su condena al operativo “Al Aqsa” y reclamando la libertad de los rehenes israelíes y los 21 de pasaporte argentino, omitiendo el genocidio cometido por el sionismo. Por eso hacemos nuestro el grito de “No en nuestro nombre” que se generalizó en pueblos de otros países.

LO POSITIVO

               Lo positivo de estos 44 días de barbarie es que se ha desnudado ante el mundo la quinta esencia de ese estado sionista y tan poco humanitario. Por eso en las calles de Nueva York, París, Buenos Aires, Córdoba, Salta, Santa Fe, Tucumán, Santiago de Chile, Caracas, Roma, Estambul, Berlín, Beirut, El Cairo, Teherán y muchas otras ciudades flamean las banderas palestinas, así como en estadios de fútbol, festivales, universidades, sindicatos y manifestaciones.

               Marcelo Cantelmi, editor internacional de Clarín y poco afecto a los palestinos, escribió desde Tel Aviv el 10 de noviembre que “el conflicto exhibe en el frente una punición que, en principio, le ha costado a Israel la pérdida de la guerra de la propaganda”. Otro aliado de Israel, el presidente francés Emmanuel Macron, en un reportaje a la BBC, demandó que “Israel deje de matar bebes” y calificó de ilegítimos los bombardeos.

               No sólo daños políticos y de propaganda tiene Tel Aviv. Al durísimo golpe en el mentón y seguridad de Israel sufrido el 7 de octubre hay que agregar que su invasión a Gaza ya causó la muerte de 48 soldados israelíes y la destrucción de numerosos tanques y blindados. A eso se suman sus acuerdos y desacuerdos con la administración Biden y las filosas críticas que recibió con anterioridad por su reforma judicial, sospechada de servir a su impunidad en medio de los tres procesos judiciales por corrupción que datan de 2019. Todo eso amenaza su estabilidad política.

QUÉ HACER

               Los sectores patrióticos, de izquierda y antiimperialistas de Argentina y el mundo debemos redoblar la solidaridad política y humanitaria con Palestina, formando más Comisiones de Solidaridad y expresando ese sentimiento en las calles. También sumándonos a la campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) a los productos de Israel y reclamando de los respectivos gobiernos la ruptura de relaciones con Israel. También hay que denunciar ante la justicia de cada país y la Corte Penal Internacional a Israel por genocidio, delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra.

               Los 22 gobiernos de la Liga Árabe y los 57 países de la Organización para la Cooperación Islámica, que se reunieron el 11 de noviembre en Arabia Saudita en una cumbre especial, deben concretar acciones políticas y económicas contra Israel. Debieran superar la tibieza de sus comunicados bien intencionados. A los tibios los vomita Dios y Alá.

               Al resto de los países del mundo que se oponen al imperialismo, el sionismo, el fascismo y sus guerras, en particular a China y el Grupo de los 77, le sugerimos incrementar su solidaridad con Palestina y convocar a una urgente conferencia mundial por la paz, al margen de la ONU. Esta decadente entidad ha demostrado una vez más sus limitaciones, insalvables en tanto EE UU y dos aliados suyos conserven el derecho a veto en el Consejo de Seguridad. El drama de Palestina hoy replantea la necesidad de un nuevo organismo internacional con sede fuera de Nueva York, como alguna vez propuso el entonces presidente de Bolivia, con nuevos objetivos y reglas de juego propias de un mundo multipolar, más humano y justo.

           SERGIO ORTIZ     

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 − 13 =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación