SÍGANOS EN

Internacionales

Sigue bloqueo yanqui contra Cuba y la ONU votará en contra por 30° vez

Publicado

el

El año pasado, ante de la sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Rodney Hunter, coordinador político de Estados Unidos afirmó, antes de la votación, que las sanciones buscan promover la democracia y el respeto a los Derechos Humanos en Cuba. “Las sanciones y el respeto a los DD HH son un conjunto de herramientas de nuestro esfuerzo para promover la democracia y ayudar al pueblo cubano a ejercer las libertades fundamentales consagradas en la Declaración Universal de Derechos Humanos”.

Como en la fábula del pastor mentiroso, tantas mentiras tuvieron, una vez más una contundente respuesta:

184 países votaron en contra del bloqueo, 2 apoyaron su continuidad (EE UU e Israel) y 3 se abstuvieron (Colombia, Brasil y Ucrania). La resolución se sumó a las 29 que se han adoptado anualmente desde 1992, cuando la Asamblea General empezó a votar anualmente sobre la cuestión, con la única excepción de 2020 a causa de la pandemia de Covid-19.

El canciller cubano expresó que el reclamo de Cuba es vivir sin bloqueo y que cese la persecución de los lazos comerciales y financieros con otros países, apuntando que el bloqueo es una violación masiva, flagrante y sistemática de los Derechos Humanos del pueblo cubano y constituye un acto de genocidio según la Convención de Ginebra de 1948. Precisó que de abril de 2019 a diciembre de 2020, el bloqueo produjo daños por 9.157 millones de dólares a precios corrientes y que, en el último lustro las pérdidas superaron los 17.000 millones de dólares. Los daños acumulado en las seis décadas de bloqueo ascienden a 147.853 millones de dólares.

El bloqueo es un acto político motivado y descripto a la perfección en el memorando de del Departamento de Estado estadounidense del 6 de abril de 1960, que llama a poner en práctica “todos los medios posibles para debilitar la vida económica, negándole a Cuba dinero y suministros para provocar hambre y desesperación con el objetivo de derrotar al gobierno”.

Tanto los gobiernos de signo republicano o demócrata en los Estados Unidos han sostenido el bloqueo a Cuba, “maquillando” a veces, sobre todo los demócratas, esa continuidad, El actual presidente Joe Biden, dispuso una “revisión# de las 243 sanciones a Cuba impuestas por su predecesor, el republicano Donald Trump, restableciendo ahora los vuelos comerciales fuera de La Habana, aumentando los servicios consulares y el procesamiento de visas a ciudadanos cubanos y garantizando que las remesas que envían los cubanos residentes en EE UU a sus familiares en Cuba a los familiares fluyan más libremente eliminando el límite actual de 1000 dólares por trimestre.

Estas medidas no modifican en absoluto el bloqueo, como así tampoco las de cerco económico tomadas por Trump, como los listados de entidades que están sometidas a medidas coercitivas adicionales, ni elimina las prohibiciones a los viajes de los estadounidenses. Tampoco la inclusión arbitraria y fraudulenta de Cuba en la lista del Departamento de Estado sobre países que supuestamente son patrocinadores del terrorismo. El gobierno cubano evalúa que estas medidas responden a los llamamientos por parte de los cubanos residentes en EE UU así como la posición de los Estados miembros de la ONU, que año a año votan en contra del bloqueo casi unánimemente.

No obstante el gobierno de Cuba reitera su disposición a iniciar un diálogo respetuoso y en pie de igualdad con el gobierno de Estados Unidos, sobre la base de la Carta de la ONU, sin injerencia en los asuntos internos y con pleno respeto de la independencia y de la soberanía.

Como nos enseñó el Che Guevara, no confiamos en el imperialismo….”ni un tantico así” pero asistimos a un momento en el que países, organizaciones, líderes y pueblos del mundo cuestionan sus políticas internacionales, su injerencia en todos los planos y sus renovados intentos de aplicar la doctrina Monroe en todos los países del continente.

Como expresó el presidente Miguel Díaz-Canel refiriéndose a la “devaluada” IX Cumbre de las Américas, creemos que la solidaridad no es sólo un principio inseparable de la práctica revolucionaria, sino que es el arma más poderosa para quienes creemos en el poder de las masas para transformar la realidad.

Cuba no está sola. El Partido de la Liberación (PL) de Argentina, junto a MASCUBA, Casas de Amistad, otros partidos, organizaciones sociales, personalidades, gremios, y hombres y mujeres que aman y respetan a Cuba, su gobierno y su pueblo, llama a redoblar la solidaridad con la patria de Martí, Fidel y el Che.

ELENA RIVERO

Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación