SÍGANOS EN

Internacionales

LA GUERRA LLEVA MÁS DE 110 DÍAS

Publicado

el

Las cosas no le están saliendo bien a la OTAN en Ucrania.

Mientras el ejército ruso avanza, el gobierno de Zelensky clama por el armamento prometido desde diferentes puntos del globo. Si bien son muchos los países europeos que comprometieron armamento para combatir a los rusos, la “ayuda” llega en cuentagotas.

El subjefe de la Dirección General de Inteligencia del Ministerio de Defensa Ucraniana, Vadim Skibitski, expresó que “esto se ha convertido en una guerra de artillería y estamos perdiendo”. Agregó que el Ejército de su país agotó sus reservas de munición y depende exclusivamente de la ayuda militar internacional para defenderse de la invasión rusa (según TELAM 10/06).

Ante estos pedidos, el primer mandatario francés Emmanuel Macron aseguró que enviará más armamento pesado al ejército ucraniano. Finlandia, en comunicado, expresó que enviará el quinto paquete de ayuda militar al país gobernado por Zelensky. Adujo que para garantizar seguridad en el envío no revelará información sobre el contenido, el modo de entrega y el plazo para la ayuda, a fin de lograr que lo enviado llegue a destino.

Estados Unidos prometió centenares de drones suicidas Switchblade, 7.000 fusiles de asalto, 50 millones de balas y municiones diversas, cohetes con guía láser y radares antiartillería y antidrones. Este envío de armas genera preocupación por parte de los especialistas, como así de gobiernos de otros países europeos, ya que entienden que el material bélico pueda ser transferido al mercado negro y nunca llegar a destino.

El gobierno ruso advirtió a las potencias europeas que esta intervención, enviando material armamentístico, sólo servirá para dilatar y perjudicar las conversaciones y el éxito en las negociaciones entre Kiev y Moscú.

El 12 de junio el Ministerio de defensa ruso informó que “las tropas lograron destruir un gran almacén con armamento” suministrado por países europeos a Kiev.

Las últimas noticias internacionales consignan que el ejército ruso controla más del 70% de la ciudad de Severodonetsk, clave en esa región del Donbass, garantizando el avance en la región ubicada al este.

La estrategia de la OTAN y de Occidente de expandirse territorialmente poniendo bases en Ucrania se ve demorada ante el avance en la campaña militar de Rusia.

En el diario no hablaban de tí

Si bien el primer mandatario de la Iglesia Católica anunciaba que la Tercera Guerra Mundial había empezado con el conflicto existente entre Ucrania y Rusia, los medios de comunicación en los últimos tiempos le quitaron minutos de cobertura al tema. Luego de ser centro de la agenda mediática por un tiempo, esa cobertura viene decayendo. En las tapas de los grandes medios este conflicto ya no ocupa lugar, y si los ocupa es en reducido espacio, aunque la intencionalidad manifiesta en la linea editorial de los grandes medios sigue intacta. El control de los medios de comunicación por parte de una hegemonía económica, política y cultural no es novedad por estos lados. Lo que este conflicto muestra es la unificación de voces bajo el relato de la OTAN y de Estados Unidos.

Los discursos siguen demonizando y culpando a Rusia de todos los males que sufre el mundo por culpa de la guerra.

Muchos de los países que azuzaban para que Ucrania lleve adelante esta guerra ahora se ven sobrepasados por sus propios problemas: Estados Unidos cerró el mes de mayo con una inflación histórica de más del 8,6% anual. Hace más de 40 años que no se veía esta cifra inflacionaria luego de que los precios de la gasolina, los alimentos y otros productos básicos aumentaron en mayo. Este aumento afecta directamente al consumidor promedio, deteriorando aún más el poder adquisitivo de los hogares de menores ingresos; en particular los afrodescendientes y latinos.

Claro, la culpa es de la guerra. Nada dicen que este aumento en la inflación ya se venía dando antes del inicio del conflicto entre Rusia y Ucrania.

Las recetas económicas aplicadas serán las mismas que aconsejan para los países como el nuestro: aumento en las tasas de interés, a fin de frenar el consumo y así frenar la inflación, tratando de no generar a su vez una recesión. Por experiencia propia sabemos que estas “recetas” neoliberales dan poco resultados.

MARÍA ALANIZ

Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación