SÍGANOS EN

Beatriz Perosio

¿POR QUÉ URUGUAY SE QUEDÓ SIN AGUA?

Publicado

el

Sequía y saqueo en Uruguay

            La sequía que afecta en forma extrema a nuestro vecino “paisito” es la cola de un fenómeno natural que afectó a la región hasta hace poco, mientras se va produciendo la reversión de dos fenómenos cíclicos. Uno es conocido como “la Niña”, donde imperan, entre otras cosas, las sequías. El otro ya hace un par de meses comenzó el del “Niño” que produce lo contrario, mucha humedad e inundaciones.

            Cuesta creer que un país privilegiado por su ubicación, en la segunda cuenca hídrica más importante de América del Sur, donde convergen dos importantes ríos como el Paraná y el Uruguay y por encima del acuífero Guaraní, el tercero en el mundo, se tenga que llegar a una de las emergencias hídricas más vastas de las últimas décadas.

            Vemos que la naturaleza, suele no ser todo lo benigna que uno espera, pero lo cierto es que la mano del hombre incrementa con sus errores algo que bien puede ser predecible y atenuado, como en este caso, si se hubieran hecho las obras públicas al respecto, además de otras alternativas.

            Quien aclaró este tema fue el ex presidente Pepe Mujica, cuando lo entrevistaron por este tema. Lo resumió así, “nos quedamos dormidos”, o sea se incluye en esa autocrítica y aclara que se solía justificar la falta de obras ya establecidas, por aquello del “déficit fiscal cero”. Hoy están las consecuencias.

            Por otro lado, el actual presidente Luis Lacalle Pou, lejos de reconocer su inoperancia, solo atinó “a la espera de la lluvia” y encima rechazó el ofrecimiento de ayuda que le propuso el gobierno de Argentina. Esta soberbia la manifestó además en la cumbre del Mercosur: en vez de mencionar esta problemática se dedicó a criticar al gobierno venezolano, la misma posición que adoptó Abdo Benítez de Paraguay, los dos cipayos del imperialismo.

             Otra de las razones de la falta de agua potable, reside en la explotación de los recursos naturales por parte de empresas extranjeras, como es el caso de las pasteras en Canelones. No sólo contaminan las aguas del río Uruguay, sino que además las plantaciones de pinos, para elaborar la pasta, degradan las tierras, el mismo efecto que los cultivos transgénicos.

            En Tacuarembó, Tambores y Durazno, las empresas alemanas están desarrollando los emprendimientos de Hidrógeno Verde, donde necesitan muchos miles de litros de agua por día, para lo cual no han tenido mejor idea que extraerlo del Acuífero. Si tenemos en cuenta que el proyecto tiene previsto una duración mínima de treinta años, en ese lapso ¿cuánta reserva puede quedar?. 

            El gobierno yorugua también podría haber perforado hasta el Acuífero para salvar la situación, al menos de la emergencia hídrica, pero mucho nos tememos que quizás haya que pedir autorización vaya a saber a quién, ya que según Laura Richardson, la jefa del Comando Sur de EE UU, ellos están muy interesados en estos recursos.

            Bien está la consigna de nuestros vecinos ante la falta de agua potable, “no es sequía, es saqueo”. Se refiere justamente al menudo negociado de las corporaciones con los gobiernos entreguistas como el del liberal Lacalle Pou.

            Por un lado los del norte, tienen la vista y sus intereses puesto en nuestros recursos, en la región, como las reservas de agua, por caso los glaciares, pero con el extractivismo de diferentes minerales en la Cordillera no solo contaminan el lecho de los glaciares, sino además las nacientes de los ríos.

            La cuenca del Paraná, bajo la cual escurre el agua al Acuífero Guaraní, por el desmesurado negocio de los transgénicos y en especial los agrotóxicos, según el Conicet y el INTA, han detectado partículas de Glifosato en el lecho del Paraná y el Uruguay. Peor aún, en la fauna ictícola, por lo que suponen esos científicos que la probabilidad de contaminación del acuífero es cierta.

        ¿Quién ganará esta puja, los intereses del agua o los agrotóxicos? Son contrapuestos. Lo mismo nos preguntamos sobre el extractivismo en la cordillera. Lo cierto es que los habitantes de estos ricos países (por sus recursos) estamos cautivos de esta disyuntiva, mientras los intereses foráneos nos pasan por encima y nosotros padecemos las consecuencias.  

            En junio pasado, la legislatura de Misiones nos sorprendió votando una ley que prohíbe el uso de pesticidas en toda la provincia (lo mismo que Chubut en 2019). Los primeros en protestar, Coninagro y Sociedad Rural; roguemos que se lleve a cabo y tendrían que seguir por la pastera de capitales chilenos que vuelca sus desechos al río Uruguay.

            Para Lacalle Pou la solución pasa por los “Chamanes”, que hagan la danza de la lluvia; para los pueblos de Uruguay y América Latina por una salida Revolucionaria, Antiimperialista y de Liberación Nacional y Social.

JORGE ARTACHO

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × four =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación