SÍGANOS EN

Sindical

La Salud sigue en conflicto y el Gobierno reaviva las llamas

Publicado

el

            El reclamo iniciado por los trabajadores del sistema de Salud Provincial en noviembre pasado y que llevó a multitudinarias movilizaciones tanto en el interior como en nuestra capital, sigue en pie a pesar que el gobierno provincial se vio obligado a mejorar la pauta salarial que ya había firmada con los gremios oficialistas como el SEP (Sindicato de Empleados Públicos). El aumento fue insuficiente dado el grado de depreciación de los salarios de ese sector, pero también porque no alcanzó de igual forma a todos los empleados de esa repartición que se agrupan bajo dos leyes laborales provinciales diferentes (Leyes 7233 y 7625).

            A pesar que el gobierno intenta demostrar que el conflicto fue saldado con la insuficiente mejora de la pauta salarial, a través de un adicional por recurso humano crítico para ambas leyes y blanqueo de sumas remunerativas y no remunerativas sólo para los trabajadores englobados en la ley 7625 y una fuerte campaña mediática, los hospitales y dependencias de Salud de Provincia organizados en la coordinadora Córdoba Salud Unida, iniciaron una mesa de diálogo con el Ministerio de Salud. Querían llegar a un acuerdo salarial que conforme a los trabajadores y decidieron levantar los paros como muestra de buena voluntad manteniendo asambleas durante estos meses.

            Si bien el reclamo principal es el salarial, también está el pase de los trabajadores englobados en la ley 7233 a la 7625, de personal de Salud de la provincia, mejores condiciones laborales y contratación de personal debido a la crítica situación en la que se encuentran muchos hospitales, sobre todo del interior.

            En este marco de negociación y conflicto, los trabajadores se vieron sorprendidos este lunes con una serie de descuentos por jornada de protesta y por errores de carga de salarios que reavivó el descontento. A esto se agregó la noticia de la baja de contrato de una Médica Especialista del Hospital Elpidio Torres, delegada en la coordinadora Córdoba Salud Unida. La doctora fue impedida de forma muy violenta de ingresar a su puesto de trabajo, ya que tenía pacientes agendados, a través de personal policial y autoridades del nosocomio. Merece destacarse que este hecho de violencia y precarización ante una trabajadora del Estado provincial, se llevó a cabo en vísperas del Encuentro Suprarregional de Mujeres en Córdoba en el cual tuvo participación la misma ministra de Salud de la Provincia. Esto marca la doble vara con la que se maneja el Gobierno de Juan Schiaretti en cuestiones de género.

            La falta de una mejora salarial justa, los descuentos salariales por jornada de protesta que incluyó días en que no se habían llevado adelante paros, las demoras en la unificación de las leyes que rigen a los trabajadores de la salud y la baja de contrato de la citada profesional, etc, provocó indignación de los trabajadores y las trabajadoras, que esta semana intensificaron las asambleas y medidas de protesta en Hospitales de Capital y el interior. El 15 de febrero se realizó un paro de 24 horas y jornada de protesta, y ya se ha delineado un plan de lucha para los semanas que siguen si no obtienen respuestas satisfactorias por parte del gobierno.

            En un año electoral, los trabajadores de la Salud de Córdoba se han plantado ante el gobierno y exigen un cambio de rumbo en las políticas de vaciamiento y privatización del sector público en beneficio de los grandes monopolios privados. Exigen el reconocimiento que merecen y que se han ganado luego de su ardua labor durante la pandemia de COVID19, pero no sólo en palabras, sino en las condiciones de trabajo y retribución salarial. Pero además han sacudido a una anquilosada burocracia sindical que ya no los representa y se han organizado como colectivo evitando la intermediación y obligando al gobierno a reconocerlos y sentarlos en la mesa de discusión. Así se logró imponer nuevamente la bandera de una “recomposición salarial”, cuyo piso esté por encima de la Canasta Básica Total (al 17 de enero de 2023 el valor de la CBT tipo 2, según INDEC, es de $152.515).

            Este reclamo de los trabajadores y trabajadoras de Córdoba no es aislado, sino que se encadena con otras luchas del sector, como las que semanas antes habían llevado adelante residentes y trabajadores de Salud de CABA, Mendoza, Salta y Neuquén. Marcan la necesidad de una reforma del sistema de Salud en nuestro país que permita un sistema público universal más integrado con las provincias y entre los sectores público y obras sociales que evite la privatización y el vaciamiento.

            Esta necesidad de que la salud no se trasforme en una mercancía, a la que sólo algunos sectores puedan acceder también está generando reacciones de trabajadores del sector de la salud y de la comunidad en el mundo. Reclaman a sus gobiernos mejores condiciones laborales y mejores servicios, como sucedió con las multitudinarias manifestaciones días atrás en el Reino Unido y España.

PABLO AGUIRRE, Médico, Delegado de Hospital Misericordia, Córdoba

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 + 16 =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación