SÍGANOS EN

Internacionales

Fito Páez y sus ataques a Cuba Socialista

Publicado

el

            De los creadores del “Amor después del amor” llega: “soy amigo del pueblo cubano, no de ellos” esta es la frase con la que abrimos este escrito, dado que fueron las miserables palabras de un renombrado artista como lo es el señor Fito Páez en referencia a la dirigencia del pueblo cubano.

            El afamado autor ha realizado en el último tiempo una severa crítica contra la dirigencia cubana, la cual abandona el carácter de crítica constructiva para ser destructiva y cargada de contradicción. Sus cuestionamientos se originan en una supuesta censura arbitraria a un fragmento de un documental “La Habana de Fito”. En dichos pasajes el cantautor mencionó que hablaba acerca de cuestiones que son de un carácter muy sensible para el valiente pueblo cubano como lo son: a) la muerte del camarada Camilo Cienfuegos –cuestionando la versión oficial e incitando a la juventud del Partido Comunista Cubano a ir contra los estamentos oficiales y sus datos históricos en una clara labor de zapa- y b) unos fusilamientos acontecidos en el año 2003 a “balseros” quienes secuestraron una embarcación con el fin de desertar de Cuba para huir hacia la tierra del imperialismo.

            Si bien las razones puntuales de su queja son los puntos mencionados, no perdió el tiempo para utilizar términos que deslizan de forma muy poco sutil su crítica contra el gobierno cubano y en especial hacia el proceso revolucionario que vive aún su etapa de lucha constante. Entre los términos utilizados se encuentra el concepto de “burocracia”, utilizado para intentar convencer al lector/oyente de que el gobierno de Cuba (incluyendo a los hermanos Castro) se encuentra alejado de la realidad, y de las necesidades del pueblo.

            A su vez intentó mediante otra frase dar a entender que el bloqueo a Cuba no es algo de importancia, y que a pesar de este los resultados de los gobiernos desde la revolución son única y exclusivamente culpa de este. Esto implica que el caballero no ha entendido el concepto de condiciones y circunstancias (ni hablar de realidad material, materialismo dialéctico, etc.).

            No es el primer artista que utiliza la polémica para atacar a la revolución cubana, mucho menos es el primer artista que demuestra ser un hippie anticomunista, enamorado de la falsa idea de la libertad y defensor de una supuesta “libertad de expresión y prensa”. Como tantos otros se olvida que todos los países tienen leyes que restringen los derechos, que el ejercicio de los derechos no es absoluto, y que incluso en muchos estados del “mundo libre y desarrollado” aun hoy siguen prohibidos los partidos comunistas, su propaganda y simbología, que la misma puede traer aparejada una multa o pena de prisión. Por eso la pregunta verdadera es ¿es eso la libertad de expresión?

            Hay un sentimiento extendido en las corrientes artísticas e intelectuales muy alejada de la realidad, sobre la cual priman las ambiciones de libertad total (o liberalismo) y de superioridad del deseo del individuo por sobre las cuestiones colectivas. Los países toman medidas contra aquello que pueda representar un peligro para su pueblo, sea con la represión de tipos penales, censura a mensajes que alienten al desacato y deserción política, la expansión de ideas inmorales que procuren mediante la exaltación de lo distinto e individual hacer mella en la mentalidad humana proponiendo una sociedad alejada del carácter científico en el pensamiento, incluso entrando en conductas supuestamente “críticas” pero que terminan en supuestos autodestructivos y alejados de cualquier autocrítica posible.        Esta toma de medidas siempre que atienda a razones y a la construcción de una sociedad de progreso (no “progresista”) y basada en el desarrollo científico de la misma, no debe ser criticada. Es que Cuba es una comunidad humana  encaminando su desarrollo en vías al socialismo por los lineamientos planteados por grandes dirigentes en años pasados. ¿O acaso la represión de ideas individualistas y autodestructivas en la China de Mao o en la URSS de Stalin no fue útil para convertir a estos países en potencias? Y en el caso de la segunda, el abandono de tales políticas, con la perestroika y glasnot, ¿no permitió el regreso del capitalismo y el atraso? La respuesta es que sí.

            Sugerimos desde el PL que cada militante refuerce sus participación política para no ser víctima de los mensajes de artistas afamados, que aprovechando su éxito y llegada intentan socavar la tarea de los revolucionarios para alinearse con las posturas de la agenda imperialista. También es tarea de los camaradas despertar la conciencia de la gente en sus entornos desenmascarando posturas anticomunistas como la del músico aquí citado contra Cuba. Hoy más que nunca LEA Y DIFUNDA LIBERACIÓN.

LULO MALESORI

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 − six =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación