SÍGANOS EN

Beatriz Perosio

Sobre el aborto en Estados Unidos

Publicado

el

            El 2 de mayo un portal de noticias filtró un borrador del Tribunal Supremo de Estados Unidos en el que se expone la postura de deslegalizar el aborto en ese país. Con la anulación de la sentencia “Roe contra Wade” se pretende dejar sin efecto la legislación federal, dejando en manos de los Estados legislar sobre el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.

            El descontento de las mujeres y sectores progresistas se está volcando a las calles en contra de esta decisión que llevaría a prohibir y penalizar el aborto.

            Si bien algunos Estados mantendrán vigente este derecho, también se filtró que en los de tendencia conservadora prohibirían totalmente el aborto. Esto llevaría a que las mujeres que viven en esos Estados tengan que trasladarse a otros para realizar  la práctica, afectando directamente a las mujeres pobres, latinas, migrante, racializadas. Justamente las que viven en la más extrema vulnerabilidad.

Sobre la sentencia “Roe contra Wade”

            En 1963 una mujer de Texas quedó embarazada y no quería continuar con el embarazo -ya tenía 2 niñes- pero las leyes del Estado sólo permitían el aborto en caso de riesgo para la vida de la madre.

            Con la representación de 2 abogadas, la mujer litigó contra el Estado aduciendo que las normas texanas eran inconstitucionales. En el trámite judicial, la demandante se conoció como “Jane Roe”, por razones de privacidad.

            El Tribunal Federal falló a favor de la mujer, pero el Estado sureño apeló, llevando el caso a la Corte Suprema estadounidense. El máximo tribunal finalmente le dio la razón a “Roe” en base a la 14 enmienda de la constitución norteamericana, entendiendo que el derecho a la intimidad allí previsto protege la decisión de la mujer de abortar o no. Tal decisión anuló numerosas leyes antiabortistas a lo largo de ese país. Fue en enero de 1973, y se conoció como “Roe vs Wade”, por el nombre del fiscal texano que representó al Estado del sur.

            Desde aquel entonces, la conformación del tribunal tuvo muchos cambios. El gobierno de Trump designó a 3 de los 9 jueces actuales: Neil Gorsuch, Brett Kavanaugh y Amy Barret. Sumado a los 3 jueces que quedan de los que designó George Bush, los más conservadores tienen una amplia mayoría.

            Una de las causas que tiene en carpeta el Tribunal es el que presentó el Estado de Mississipi pidiendo que se revierta el fallo Roe vs Wade, habilitando la ley local que prohíbe el aborto después de las 15 semanas de gestación. Cabe señalar que el último fallo sobre el tema de parte de la Corte declaraba la inconstitucionalidad de cualquier norma que restrinja la interrupción del embarazo antes de las 24 semanas de gestación.

Cercenando los derechos de las mujeres

            Como en una novela distópica vemos avanzar la legislación en contra de los derechos de las mujeres a decidir sobre el propio cuerpo.

            El medio periodístico Político dio a conocer un borrador donde 5 de los magistrados se manifiestan por derogar el fallo en cuestión, habilitando a cada Estado a reimponer prohibiciones al aborto. Quienes lo suscriben son 4 varones y una mujer, todos ellos designados por los mandatarios republicanos.

            El 10 de mayo, el Senado norteamericano rechazó un proyecto para garantizar el derecho al aborto en todo el país, por lo que la decisión de la Corte Suprema habilitará el retroceso en gran parte de los Estados Unidos. El rechazo contó con los votos de los republicanos y algún senador demócrata.

            Estados Unidos, que se vende como la democracia más exitosa del planeta, pretende retrotraer derechos convirtiendo a las mujeres en incubadoras. Tan distinto a la Cuba Socialista en la que el Aborto está despenalizado desde 1961, y cubierto por el sistema de salud pública desde 1965.

            Hoy vemos azoradas que Gilead (régimen autoritario y misógino donde transcurre la trama de “El cuento de la criada”, novela de Margaret Atwood) no queda tan lejos de la realidad de EEUU. Los derechos y libertades civiles y sociales conquistados por la mujeres están constantemente en peligro y las políticas regresivas pueden instaurarse rápidamente en este sistema capitalista, donde el derecho sobre nuestros cuerpos se ve limitado al antojo del sistema legal y político.

MARÍA ALANIZ

Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación