SÍGANOS EN

Juventud

Rechazamos propuesta de Milei de voucherizar la educación

Publicado

el

            Es de público conocimiento que el candidato a la presidencia Javier Milei con su postura libertaria se encuentra a favor de convertir todos los sectores públicos en negocios, aunque dicho sector esté en manos del estado por ser su objeto protegido de interés público para la sociedad. 
            La educación es uno de los frentes de batalla que se avecinan para los espectros políticos enfrentados entre sí, básicamente se podría resumir entre aquellos que optan por la continuidad del sistema actual, aquellos que plantean el avance de la educación en un formato privado y aquellos que pretenden la eliminación del sistema privado.
            El facho libertario Milei, sin ningún tipo de escrúpulo, se muestra partidario del avance del sistema privado (para una posterior implantación de este en un 100% eliminando según su teoría al sistema público gracias a “la competencia perfecta del mercado”).
            El modelo propuesto sería el de los “vouchers”/subsidio de la demanda: se entregaría, en simples palabras, un monto de dinero a los padres de los alumnos para que el mismo sea gastado en la institución educativa a la que ellos deseen mandarlos. Las instituciones, a raíz de tener que captar alumnos para recibir más fondos teóricamente deberían mejorar su servicio y competir en precio para ganar en esta lucha comercial contra otros institutos privados. Si bien en un principio continuaría existiendo la educación pública, la misma dejará de ser subsidiada directamente, por lo cual dependería de su capacidad de competir, buscando así que la misma llegue a su supuesta desaparición por ser reemplaza por un hipotético mejor sistema competitivo.
            La realidad de nuestro país torna en ilusoria la intención del ideólogo fascista. En un país de carácter subdesarrollado y semicolonial (producto del dominio directo e indirecto del imperialismo sobre nuestra nación), con su tejido social es vulnerable por la constante crisis económica y social, un sistema de vouchers beneficiaría solo a las clases medias altas y altas. Las instituciones privadas podrían mantenerse gracias a los vouchers y el dinero que deberían pagar los padres de los alumnos para alcanzar el precio ofertado (el voucher por sí mismo en raros casos alcanzará para costear el servicio).
            Otro defecto importante es que a raíz de la desfinanciación directa que sufriría la educación pública, muchas de sus instituciones cerrarán sus puertas, por lo que la capacidad de recepción de alumnos por estas se verá mermada. En el caso de aquellos padres que no puedan conseguir un cupo para estas escuelas/institutos y que tampoco puedan pagar el costo que exceda al monto del voucher se verá impedida de continuar con el proceso de educación de sus hijos.
            Hay que resaltar no solo los defectos para los salarios de los hipotéticos consumidores del servicio de educación. También hay que mencionar los contenidos. Aquí puede ser que nos aventuremos en especulaciones, pero dada la evidencia que nos aporta la realidad, podemos ver que muchas de las instituciones privadas bajan línea religiosa por ser obligatoria la participación en clases de religión como así también la asistencia a ritos religiosos.
            Si la iglesia (que hoy goza de menos poder que en otras épocas) puede imponer su visión en instituciones, ¿cuánto tardarán las empresas de la gran burguesía (local y extranjera) en promocionar sus propios institutos de enseñanza con formación acorde a las necesidades su clase?
            Podrán decir algunos que los planes de estudio son controlados por el estado, pero si se llega a una realidad en la cual la escuela se basa en un sistema como el descripto, es porque el poder del estado para controlar los contenidos seria mucho menor que el actual.
            Desde el PL nuestra postura es totalmente contraria a la propuesta por los fachos libertarios, pero también a la postura oficial, dado que la convivencia de educación en instituciones oficiales junto con privadas es un avance del poder empresarial por sobre las potestades del estado. Creemos que los programas de estudio deben reformarse con el objeto de preparar una educación científica y avanzada para aportar a la Segunda y definitiva Independencia. Queremos una educación al servicio de la liberación de nuestro pueblo.

Lulo Malesori

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 − thirteen =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación