SÍGANOS EN

Beatriz Perosio

¿QUIÉN FUE ROSA LUXEMBURGO? – La Rosa Roja

Publicado

el

El 15 de enero de 1919 Rosa de Luxemburgo era asesinada en Berlín por la milicia nacionalista, los «Cuerpos Libres” (Freikorps). El cuerpo de Rosa fue arrojado al rio Landwehr.

Este escrito pretende ser una brevísima semblanza sobre la vida y trayectoria de esta mujer, asesinada hace más de cien años, pero que sigue vigente en sus escritos y en el ejemplo de lucha.

Rosa nació en Zamość- Polonia el 5 de marzo de 1871 en el seno de una próspera familia judía. Abrazó el marxismo y el socialismo desde muy joven. Desde 1880 estudió en Varsovia, en un Liceo femenino. Formó parte del partido polaco de izquierda “Proletariat” desde 1886. Por su militancia, fue perseguida política por las autoridades polacas, viéndose obligada a huir a Suiza en 1889, donde continuó su activa participación en reuniones y acciones políticas.

Instalada en Zurich, comenzó sus estudios en la Universidad de esa capital (la única universidad de Europa que permitía la matrícula a mujeres). Inició sus estudios en la Facultad de Filosofía, con clases en ciencias naturales y matemáticas. Luego se pasa a la Facultad de Derecho donde se especializó en economía política, historia y ciencias políticas, terminando su tesis en 1897. Al año siguiente, obtuvo el doctorado en Derecho Público y Ciencias Políticas, siendo una de las primeras mujeres en recibir esta distinción.

Mientras llevaba adelante su carrera académica, Rosa continuaba con la militancia: 1893, junto a otros compañeros, fundó el periódico La Causa de los Trabajadores, siendo elegida directora del mismo con tan sólo 22 años de edad. Junto a Leo Jogiches, participó como cofundadora del Partido Socialdemócrata del Reino de Polonia. Entendía que la liberación de Polonia, dominada por el Zarismo ruso, sólo podría venir de la mano de una revolución socialista.

En 1889 se mudó a Berlín, donde participó activamente del sector más de izquierda del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD). Participó activamente, convirtiéndose en una de las figuras destacadas de la organización, que por esas épocas era el partido socialista más grande de Europa.

Su lucha antiimperialista la llevó a criticar el militarismo alemán, discutiendo arduamente sobre la necesidad de que su partido se expresara en contra de una posible situación de guerra. En 1904 fue detenida y encarcelada por hacer propaganda contra los planes de guerra del gobierno alemán. En 1905 viajó a Varsovia donde se desarrollaba la Revolución. En 1906 fue encarcelada nuevamente, desde marzo hasta junio. Por su viaje a Rusia, cumplió condena de cárcel entre junio y agosto de 1907.

Participó como miembro de la delegación rusa en el congreso de la Segunda Internacional, en Stuttgart, junto a Lenin (1907)

Fue docente de Historia Económica y de Economía Nacional en la Escuela Obrera Superior del Partido Social Demócrata desde 1907 hasta 1910, aproximadamente.

A partir de ese año comenzó a tener diferencias con la dirección del partido, al que vio más cercano al centro derecha que a la izquierda combativa. Ella continuó con su militancia activa por el socialismo.

A comienzos de 1914 fue condenada en Alemania a un año de cárcel por su activa participación política militante. En julio julio de 1916 fue encerrada nuevamente hasta noviembre de 1918. Fue trasladada a dos cárceles distintas en este periodo de encierro, siendo liberada por la Revolución de 1918 (Alemania), año en el que fundó el Partido Comunista Alemán, para continuar la lucha revolucionaria.

En enero de 1919 fue asesinada junto con Karl Liebknecht, el único diputado que en 1914 votó contra los créditos de guerra de Alemania.

Es muy difícil resumir la vida de esta militante revolucionaria. En este intento se pierden muchos datos y cosas importantes de su vida. Se necesita más de un pliego para poder enunciar la lucha de esta teórica y militante comunista.

Su labor teórica muchas veces fue tergiversada, calificándola de “espontaneísta”, pero nada más lejos de la realidad, ya que el valor que le daba a la teoría y a la organización del partido quedan demostrados en su actuar a lo largo de su corta vida, así como en sus escritos. Supo hacer de la práctica la teoría, no concibiendo una teoría vacía de práctica. Así se destacó por una amplia producción teórica, enfatizando la importancia de llevarla a las clases populares, y que estas produzcan teoría. Practicó la autocrítica como forma de construcción. Abrazó la Revolución Rusa, pero no por ello dejó de hacer críticas a algunas prácticas del modelo soviético.

Desde nuestra Agrupación levantamos la figura de Rosa de Luxemburgo como una luchadora íntegra que unió varios frentes en su militancia: la lucha contra el capitalismo, la guerra y el patriarcado. Ella entendió que el internacionalismo era el camino hacia la revolución que permitiera un amanecer mejor para la clase obrera y dio la vida por esa revolución.

MARÍA ALANIZ

Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación