SÍGANOS EN

Liberación - Órgano de Prensa

NOTAS POLÍTICAS

Publicado

el

Se hizo el XV Congreso Nacional del PL

Si el ajuste, la represión y la entrega son ley, la Rebelión Popular es Justicia

            El 13 y 14 de abril se realizó el XV Congreso Nacional del Partido de la Liberación (PL) de Argentina, ex Vanguardia Comunista (VC). Esta clase de eventos no es sólo una exigencia de nuestros Estatutos, que lo califican como la máxima autoridad partidaria; también es una necesidad política. Los delegados de las provincias y los miembros salientes del Comité Central, entre todos, analizan la política nacional e internacional, fijan las posiciones sobre los temas más importantes, realizan un balance crítico y autocrítico del camino recorrido por la organización en estos años y ejercitan la democracia eligiendo por voto directo y secreto a la dirección nacional y la secretaría general.

            Lo nuestro es lo opuesto a la política y metodología de los partidos gran burgueses y burgueses, que arreglan sus cosas entre bambalinas, con trenzas y zancadillas internas,  promesas y favores personales de todo tipo, con aparatos, amos y servilismos. Y que ni siquiera discuten programas porque lo consideran inútil; saben que harán lo contrario de lo que prometen. Un caso flagrante y reciente es el facho Javier Milei, que prometió que iba a hacer pagar la crisis a “la casta” y la está haciendo pagar al pueblo.

            El PL es fiel a la tradición de izquierda revolucionaria y respeta a quienes dieron la vida en la lucha por la liberación nacional y social, los camaradas y compañeros de la Generación del ‘70. Por eso en nuestro salón estaban las fotos de Roberto Cristina, Jorge Weisz, Beatriz Perosio y Víctor H Paciaroni. La presidencia honoraria del Congreso fue de “Los 30.000 desaparecidos y la Generación Revolucionaria del ‘70”. Lo de la dictadura militar-cívica fue un genocidio. Y reivindicamos a todos los caídos no meramente como mártires sino sobre todo como militantes revolucionarios, que lucharon por un poder popular y no por algunas mejoras del capitalismo dependiente. Lamentablemente hay muchos progres y reformistas que sólo recuerdan a los 30.000 como víctimas, pero son liquidacionistas de las luchas setentistas. Estas habrían sido una utopía, un gravísimo error, una aventura o incluso una locura. Para nosotros, la Generación del ‘70, aún con sus errores y limitaciones, fue revolucionaria como lo fue la de los Patriotas de la Primera Independencia en 1810 y 1816.

            El XV Congreso ratificó nuestra condición de partido marxista-leninista-sanmartiniano. Eso se plasmó en posiciones políticas y también en la gráfica del salón, con las banderas rojas del PL con los rostros de Mao y el Che, también la bandera argentina y la whipala, de pueblos originarios, porque luchamos por una República Argentina Plurinacional. Como somos internacionalistas, también había banderas de Palestina y Cuba, en homenaje al pueblo sometido a genocidio hace casi 76 años y al que hizo la primera revolución socialista en Nuestra América.

            Los delegados y delegadas coincidieron en criticar por decepcionante al gobierno peronista de Alberto Fernández, Cristina de Kirchner y Sergio Massa, salvo el primer año de pandemia de COVID. Sobre todo desde marzo de 2022, con su acuerdo con el FMI, cogobernaron con el Fondo, con más ajuste contra el pueblo, beneficiando a los monopolios y bancos, generando más inflación, etc. Y esa mala gestión castigó al pueblo, que a su vez castigó al gobierno y posibilitó, equivocadamente, que ganara las elecciones la derecha ultrarreaccionaria de Milei. El peronismo mentía con que “la izquierda es funcional a la derecha” y el funcional a la derecha fue el peronismo. Y no a cualquier derecha sino a la ultra derecha fascista que está haciendo un ajuste más brutal incluso que el que le exige el FMI.

            El centro del PL es la lucha contra ese ajuste de Milei y sus aliados Bullrich, Macri y gobernadores adictos. En el banquillo de los acusados y condenados también ponemos a los monopolistas de Techint, Acindar, Arcor, Molinos, Cargill, Ledesma, Coto, Carrefour, Pampa Energía, Banco Galicia, Santander, Swiss Medical, Loma Negra, etc. Y a los fondos buitres BlackRock y Greylock (para el que ahora trabaja Massa), la deuda externa, el Banco Mundial, el FMI, la cámara yanqui AmCham y las embajadas de míster Stanley, la inglesa y la sionista.

            Esos intereses políticos y económicos, con sus aliados mediáticos del grupo Clarín y los del Poder Judicial oligarca son los que debemos derrotar si queremos defender el bienestar, los ingresos y el empleo; la Memoria, los Derechos Humanos y las libertades; la ciencia, educación y cultura, y la soberanía nacional y Malvinas. Todo eso está bajo grave peligro de desaparecer, por la motosierra del ajuste y la colonización de nuestro país a manos del imperialismo y los monopolios, llevada adelante por el gobierno facho seudo-libertario.

            El Congreso vio la extrema gravedad de la situación política y económico-social, con esos responsables y cómplices. Pero no incurrió en derrotismo porque valoró las numerosas protestas y huelgas que llevan a cabo movimientos sociales, gremios, universidades y partidos políticos para defender las conquistas y derechos. Y también porque el PL cree que hay reservas democráticas y patrióticas en varias organizaciones políticas, más allá de las diferencias que hay entre ellas. Por eso el XV Congreso ratificó la propuesta a todo ese espectro, sin sectarismos, de formar un Frente Antiimperialista y Antifascista cuya tarea más importante sea derrotar al gobierno de Milei.

            Frente a los reformistas que ya están planteando “hay 2025” y “hay 2027”, poniendo prioridad en candidaturas y elecciones lejanas, proponemos la unidad para luchar en las calles, fábricas, barrios, universidades, etc. Y para que ese accionar en común se plasme en un Frente Popular, porque nuestro pueblo está huérfano de dirección política, sobre todo luego del fracaso (uno más y van…) del peronismo, FDT y UxP.

            Que no nos acusen de “golpistas” por querer que Milei se vaya cuanto antes. Recuperando la consigna del 2001, hoy planteamos “Si el ajuste, la represión y la entrega del país son ley, la Rebelión Popular es justicia”.

            Con esas convicciones se volvieron los delegados a sus provincias, luego de haber puesto su voto en un papel doblado para elegir el Comité Central y otro tanto para la secretaría general, donde fue reelegida Irina Santesteban. Durante el debate nuestra mano se abrió en cinco dedos, plural; ahora es el turno de la práctica, el mayor criterio de verdad, cuando la mano se cierra para golpear como un solo puño. Le llamamos centralismo democrático, a mucha honra.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × five =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación