SÍGANOS EN

Beatriz Perosio

Los números de la pobreza en Argentina

Publicado

el

            El 30 de marzo último el INDEC publicó el informe técnico sobre Incidencia de la pobreza y la indigencia- período segundo semestre 2022.[1]

            El mismo refleja datos alarmantes sobre la situación económica y social en la Argentina.

            Sobre una población estimada  en 46,2 millones de habitantes en el segundo semestre de 2022, el porcentaje por debajo de la linea de pobreza llegó al 39,2 %, aumentando un 2,7% respecto al mismo periodo del año anterior (2021).  Ese porcentaje corresponde a 18.6 millones de personas bajo la linea de pobreza de los cuales 3.7 millones se encuentran bajo la indigencia. Este porcentaje de indigencia bajo 0,7 puntos sobre el mismo periodo del año anterior.

            En el análisis técnico se informan también los números de ingreso monetario y los números de aumento en la canasta básica: el ingreso total familiar tuvo un aumento del 37,2% promedio mientras los de la Canasta Básica  de Alimentos y la Casta Básica Total aumentaron entre 43,5% y 44,4%. Una simple operación muestra que el aumento de precios debido a la inflación imperante aumentó mucho más rápido que los ingresos en los bolsillos de lxs argentinxs, aumentando con ello la pobreza.

La pobreza tiene cara de niñez

            Los primeros días de abril los medios informaban sobre la muerte de una beba en situación de calle frente a la Casa Rosada. La situación de las niñeces indígenas, sobre todo en el norte argentino, empeora. La crisis económica y el abandono del estado se hacen sentir dentro de este sector de la población: la muerte llega temprano para lxs niñxs indígenas: por desnutrición, por deshidratación, por falta de acceso al sistema de salud.

            Dentro del panorama expuesto por el INDEC sobre las infancias en nuestro país, las condiciones de pobreza son desesperanzadoras: el 54,2% de las personas comprendidas entre la franja de 0 a 15 años son pobres mientras que la indigencia alcanza al 12%. Más de 5.5 millones de niños no llegan a cubrir sus necesidades alimenticias básicas; privados, además de derechos como la educación,la vivienda, el agua o la protección social.

            Los datos brindados por UNICEF son aún más alarmantes: indican que dos de cada tres niñxs en Argentina son pobres y eleva el número de niños y niñas pobres a más de 8 millones en el país.

            Si bien no hay referencia sobre pobreza según género podemos inferir que las mujeres y disidencia ocupan un lugar importante bajo la linea de pobreza. Son las mujeres y disidencias quienes históricamente ocupan los trabajos más precarizados y peores pagos.

Me matan sino trabajo y si trabajo me matan…

            Según otro informe del INDEC (publicado el 22 de marzo de este año) el porcentaje de desocupación bajó al 6,3% al cierre de 2022. Se registra una baja de 7 décimas respecto al período 2021.

            El nivel de empleo  y ocupación se contraponen con la suba de los indices de pobreza e indigencia.

            Aumento del empleo se da en trabajos precarizados e informales, peor pagos, además de los cuentapropistas.

            Lxs trabajadorxs están en desventaja frente a la suba constante de bienes básicos: la inflación del 2022 cerró en casi un 100%. La ecuación no es difícil de entender: deben trabajar más, en peores condiciones y ganando menos, tienen un poder adquisitivo disminuido, y la pobreza aumenta.

            Frente a todos esos datos que representan a millones de personas que no llegan a cubrir sus necesidades básicas y ven coartados sus derechos básicos, el gobierno nacional y los gobiernos provinciales “hacen la plancha” mientras se preparan para las elecciones.

            El Gobierno Nacional además sigue cerrando acuerdos con el Fondo Monetario Internacional, aceptando exigencias ante cada evaluación del organismo. Las últimas “sugerencias” plantean un fuerte ajuste en planes  sociales y en el subsidio de tarifas. Asimismo plantea una serie de modificaciones en la moratoria previsional, en la Ley de alquileres, disminución del gasto público (o sea recorte en Salud, Educación, Infraestructura, etc).

            No hay que ser un especialista en economía para saber que estos ajustes exigidos por el Fondo y cumplidos a rajatabla por el gobierno de Fernández, más una inflación disparada, sin control estatal de precios,  acarrearan porcentajes de pobreza mucho más elevados para el año en curso: mayor hambre y sufrimiento para el pueblo.

MARÍA ALANIZ


[1]     https://www.indec.gob.ar/uploads/informesdeprensa/eph_pobreza_03_2302A7EBAFE4.pdf

Continuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

eight + fourteen =

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación