SÍGANOS EN

Juventud

Fascista Milei propone la dolarización

Publicado

el

            Otra vez el representante de la corriente libertaria Javier Milei, diputado por “La libertad avanza”, ha vuelto a aparecer en el centro de la polémica, proponiendo la “dolarización”. Para hablar de esta cuestión convendría orientar al lector con una breve explicación de dicho término. Podemos decir que la misma consiste en “el proceso cambio/reemplazo oficial o extraoficial oficial de un país por el dólar estadounidense pasando a ser este la moneda de cambio que imperaría en la economía del día a día en el estado donde surgiera este fenómeno”.

            Según el diputado esta medida serviría como medida para combatir la inflación, un problema que persigue a los trabajadores de nuestro país, que arrasa con cualquier actualización salarial o previsional, presiona a la clase obrera quien debe incorporarse a mayor cantidad de horas laborales o cayendo en situación de doble empleo desintegrando así núcleos familiares, estructuras sociales, sabotea el sistema productivo, entre otros males.

            Afirmar que con la dolarización se solucionan los problemas de la noche a la mañana parecería una afirmación más que inocente. Por ende, se debe indagar en las profundidades de esta propuesta pudiendo descubrir que para dar resultados “positivos” en términos de la economía de mercado, este reemplazo de divisa vendría en compañía de siniestros “compinches” como pueden ser: los recortes presupuestarios en sectores vitales (salud o educación), reformas laborales (flexibilización laboral para convertirnos en el paraíso de la explotación), represión (contra los sectores que se movilicen en oposición a las nuevas medidas). Esta enumeración no es taxativa, más aun sabiendo que los procesos de esta índole son derivados de experiencias nefastas como las políticas de shock propias del neoliberalismo del siglo pasado, por lo que puede ser mucho peor.

            Estas propuestas surgen del propio desgaste del sistema capitalista y de la acumulación de contradicciones existentes que se van gestando año a año, profundizando así la crisis en la que se ve envuelto el sistema. Es una realidad que cada vez que el capitalismo se vio amenazado sacó a relucir diversas metodologías, ideologías o acciones para combatir su posible colapso. Hoy se nos está presentando de esta manera, con un sujeto que se quiere mostrar como un “adalid” del capitalismo en su máxima expresión, como el salvador de un sistema que se muestra agotado.

            Además Milei no quiere debatir sobre la experiencia fracasada de la dolarización anterior, de los ‘90, de Menem y Cavallo, de la ficción de un peso un dólar.

            Pero criticar únicamente no alcanza, es por eso que desde el PL se realizan llamamientos a la clase obrera, a los sectores intelectuales (los potables), a los estudiantes, a los oprimidos y explotados para formar un frente antiimperialista. Y también para que engrosen las filas de nuestro partido, para construir un auténtico de partido de vanguardia para la clase obrera, plantando cara a los que se benefician de la miseria y la explotación.

            La famosa crisis no se soluciona con la dolarización, dado que la misma implica una renuncia de la soberanía, significa ser “re-colonizados” de manera indirecta, donde ya el invasor no debe usar el fusil, únicamente con su manipulación de la banca central podría destruir las estructuras de nuestro país. Además de nuestro caso ya citado, habría que estudiar otros donde la dolarización provocó estragos, como el hermano país de Ecuador. Su economía está dolarizada “DE IURE”, este país no pudo hacer frente a la pandemia de una forma efectiva, dado que por no tener posibilidad de emitir moneda no pudo dar apoyo o estímulos para aquellos que quedaron parados producto de los aislamientos programados por el estado para combatir al Covid19.

            Nuestra propuesta se puede sintetizar en actividades y proyectos necesarios para el verdadero despegue económico e industrialización del país, tales como: la reforma de la ley de coparticipación federal apoyada en objetivos marcados por un plan quinquenal, un plan de obras públicas que asegure un circuito de acequias para garantizar la producción agraria que vaya de la mano con una reforma agraria, inversión en el sector de la industria pesada que asegure las necesidades propias de crecer en el resto de los sectores industriales (para anular la dependencia del sector agroexportador). También un serio proyecto de reinstalación del tren como medio de transporte de mercaderías y una nacionalización de la banca para evitar así el poderío de los pesos pesados del sector financiero.

            La solución no es inmediata, pero es más que posible y aunque parezca imposible debemos recordar las palabras del comandante Fidel Castro: “luchar contra lo imposible y VENCER”.                                                                                                                         

LULO MALESSORI

Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación