SÍGANOS EN

Internacionales

Cuba logró en ONU la victoria número 30 contra bloqueo yanqui

Publicado

el

SERGIO ORTIZ

https://plsergio.wixsite.com/lasemanapolitica/

            En el terreno político los EE UU han tenido muchos traspiés, incluso en lo que considera su “patio trasero” latinoamericano y caribeño. Uno de los más notables es en su plan de voltear desde 1959 el gobierno revolucionario de Cuba.

            Entre 2014 y 2016 el bloque tuvo un breve respiro a finales de la administración Obama, que flexibilizó algunos ítems y comenzó a negociar la normalización de las relaciones diplomáticas con La Habana, sin abandonar la idea de tomar la fortaleza “desde adentro” profundizando problemas internos. No lo logró y encima desde 2017 vino el huracán “Donald”, que agravó el bloqueo con 243 medidas.

            A once días de dejar la Casa Blanca, en enero de 2021, ese neonazi Donald Trump  agravó el bloqueo pues incluyó a la Patria de José Martí en la lista de Estados que auspician el terrorismo. Lo hizo complotado con el colombiano Iván Duque, que reclamó a Cuba la entrega de la delegación de paz del Ejército de Liberación Nacional que venía negociando con Bogotá desde 2018, en onda similar a las negociaciones con las FARC-EP concluidas en la isla en 2016.  Como garante de esas negociaciones con el ELN, Cuba no aceptó esa ilegalidad y chantaje; entonces la Casa de Nariño y el Salón Oval lo tomaron como pretexto para incluirla entre los “patrocinadores del terrorismo”.

            Se suponía que el demócrata Joe Biden -que fue vicepresidente de Obama en 2014, cuando se inició la mencionada negociación bilateral – podía retomar esa agenda y terminar con el bloqueo iniciado por su correligionario Kennedy. Craso error. Ese bloqueo criminal sigue igual, como para reafirmar que en la plutocracia (democracia de los ricos, por ricos y para los ricos) hay muchos temas donde no hay casi diferencias entre demócratas y republicanos.

            En 1992 Cuba presentó por primera vez su resolución condenatoria del bloqueo ante la Asamblea General de la ONU. Y fue aprobada por 59 países. Los votos adversos fueron sólo 2, del propio bloqueador y su aliado íntimo, Israel. Los años siguientes (salvo en 2021 por la pandemia) hubo votaciones similares, todas favorables a Cuba. Y la 77° Asamblea General de Naciones Unidas votó este 3/11 por trigésima vez: 185 votos por Cuba, 2 por el bloqueo (EE UU y su aliado sionista) y dos abstenciones (los gobiernos neonazis de Ucrania y Brasil).

TREMENDOS DAÑOS

            Pobre Cuba, además de los grandes daños económicos del bloqueo, en los años 2020 y 2021 hubo una tremenda pérdida de ingresos a causa de la pandemia y el confinamiento en todo el planeta. Eso cortó abruptamente la llegada de turistas a la isla, 4 millones cada año. Los dólares que éstos gastan allí son una de las mayores fuentes de ingresos y se cortaron totalmente; el COVID-19 fue una desgracia en todo sentido para la patria de Fidel.

            De todos modos, esa pandemia sacó a luz la fortaleza de esa revolución en la salud e industria biofarmacéutica, pues pudo fabricar cinco vacunas (Abdala, Soberana 1, 2 y Plus, y Mambisa); de ellas tres se usaron masivamente en el país y fueron aportadas a muchos pueblos que las necesitaban cuando EE UU y países ricos retenían las vacunas.

            Como si todo ese daño no fuera suficiente, hubo desgracias como el incendio en agosto pasado de cuatro supertanqueros en Matanzas, provocando 16 muertos, pérdida de combustibles y cortes eléctricos. Y en septiembre pasó por Pinar del Río el huracán Ian, dejando cinco muertos y 90.000 viviendas dañadas. Como decimos en Argentina, los cubanos parecían “meados por los elefantes”.

            En septiembre pasado el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla presentó el informe sobre el bloqueo.    “Los daños ascienden a 154.217,3 millones de dólares, lo que es más de un billón 391 111 millones de dólares, tomando en cuenta el comportamiento del dólar frente al valor del oro”, detalló.

            El  informe también cuantificó lo dañino de la continuidad de esa medida ilegal y extraterritorial (que afecta a terceros países) durante la administración Biden. En los 14 primeros meses de ese gobierno Cuba tuvo perjuicios por 6.364 millones de dólares. Una afectación de 454 millones de dólares mensuales y más de 15 millones diarios.

            Rodríguez Parrilla denunció que durante la pandemia el imperio suspendió algunas sanciones contra países, atendiendo a las circunstancias excepcionales de 2020 y 2021. Sin embargo con Cuba no lo hizo, afectando la provisión de oxígeno, material médico, ventiladores pulmonares, insumos para medicamentos, etc. El coronavirus hizo mucho daño a la isla, pero su mal vecino fue quizás aún más dañino e inhumano.

            Cuba fue solidario con sus 57 Brigadas Médicas Henry Reeve en 40 países y ayudando con sus vacunas a muchos países, en contraste con la conducta típicamente capitalista de EE UU y socios europeos ricos, que con sus laboratorios privados como Pfizer  sólo pensaron en sus ganancias.

SER SOLIDARIOS CON CUBA

            EE UU no cambiará el bloqueo, salvo que allí se dé una revolución social o un cambio político muy profundo. Hoy no se avizora. Al contrario, crece la posibilidad del retorno del energúmeno Trump o del reelecto gobernador de La Florida.

            Entonces tiene que cambiar la ONU, porque es bueno que vote contra el bloqueo, pero resulta doloroso y casi una farsa que lo haga treinta veces condenando esa conducta ilegal y criminal de Washington sin que se ponga en práctica lo votado. El bloqueo sigue tan pancho, impertérrito y criminal como en 1992, cuando la primera votación.

            No estoy planteando una revolución en la ONU, sólo una reforma de su Carta de las Naciones Unidas, para que una resolución votada por la Asamblea General con una mayoría de dos tercios de los presentes resulte obligatoria sin que se la pueda vetar en el Consejo de Seguridad. Así como hubo tres enmiendas a la Carta de Naciones Unidas desde su creación en 1945, ahora es necesaria una cuarta: en el Capítulo IV sobre Asamblea General, artículo 18 sobre Votación.

            Hay bloqueo, atentados terroristas, mentiras y desestabilización por las redes, acusaciones de “terrorismo” y “dictadura”, instigación a motines y protestas callejeras violentas como el 11 de julio de 2021, etc.

            Esa campaña sucia explica lo esencial de los sufrimientos isleños, pero eso no niega que errores, carencias y desviaciones burocráticas del gobierno también inciden, en proporción muchísimo menor. Si sacaran el bloqueo podría verse mucho mejor cuál es el peso de uno y otro factor. Si Yanquilandia no lo quita es porque sabe perfectamente que el avance de Cuba se iría “Pum para Arriba”.

            Entre los gestos de apoyo a Cuba estuvo la carta de 18 ex presidentes de América Latina dirigida a Biden, pidiendo que levante el bloqueo. La firmaron Dilma Rousseff (Brasil), José Pepe Mujica (Uruguay), Ernesto Samper (Colombia), Juan Manuel Santos (Colombia), Evo Morales (Bolivia), Martín Torrijos (Panamá), Rafael Correa (Ecuador), Vinicio Cerezo (Guatemala), Leonel Fernández (Dominicana), Keith Mitchell (Granada), Kenny Anthony (Santa Lucía), David Granger (Guyana), Moses Nagamootoo (Guyana), Donald Ramotar (Guyana), Percival James Patterson (Jamaica), Said Musa (Belice), Winston Baldwin Spencer (Antigua y Barbuda) y Dean Barrow (Belice).

            Una grandísima pena que no la haya firmado la dos veces presidenta y actual vice Cristina Fernández de Kirchner. Su hija Florencia estuvo durante más de un año  en Cuba siguiendo un tratamiento médico hasta regresar en marzo de 2020. CFK tendría que haber firmado la misiva a Biden. Lamentablemente Lula da Silva y Michelle Bachelet también se borraron.

            La política tiene muchos defectos. Ser desagradecidos y ceder a EE UU es uno de los peores.

Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación