SÍGANOS EN

Liberación - Órgano de Prensa

Crece la oposición al acuerdo con el FMI

Publicado

el

El vocero del FMI, Gerry Rice, afirmó el 10/2 que se continúa trabajando con el equipo económico para alcanzar un acuerdo definitivo lo más rápido posible entre el gobierno argentino y la entidad. Y que ya hay entendimientos en materia de baja de subsidios a la energía y el financiamiento externo. Agregó Rice que el acuerdo definitivo debe ser realista, pragmático y creíble para diseñar un programa que fortalecerá la estabilidad macroeconómica del país. El Memorando de Entendimiento estaría redactado antes de fin de febrero y el Congreso lo votará antes del vencimiento de marzo (2.900 millones de dólares). El Programa va a tener una duración de dos años y medio, durante los cuales el FMI va a monitorear cada 3 meses el cumplimiento de los acuerdos y si esto no sucede, Argentina entrará en default (ver nota aparte).

   El gobierno de Alberto Fernández ha optado por el pago de la fraudulenta y odiosa deuda externa que en campaña electoral y en encendidos discursos fue denunciada por ellos mismos como impagable, legalizando lo actuado por Macri con la complicidad de Donald Trump y el mismo FMI. A pesar de las alternativas que pudo utilizar y que fueron planteadas por organizaciones políticas, gremiales, de Derechos Humanos, juristas nacionales e internacionales que a través de declaraciones, foros, movilizaciones, sintetizaron la postura de que las estafas no se pagan.

   El FMI es un instrumento de la política externa de Estados Unidos. El préstamo otorgado a Macri fue en abierta violación de sus propios estatutos y del carácter supuestamente multilateral de la institución. Trump dio la orden de otorgarlo para ayudar a la re-elección de Macri, sin ninguna consulta con los principales accionistas del Fondo: Japón, China y Alemania. El FMI y el Banco Mundial son instituciones dominadas por EE UU como dispositivo de dominación imperial que administran el endeudamiento de los países de la periferia del sistema y la deuda se constituye así en un instrumento esencial. Lo expresó con claridad John Quincy Adams (el sexto presidente de EE UU): “Hay dos formas de conquistar y esclavizar a una nación: una es la espada, la otra es la deuda”.

  El gobierno argentino, al convalidar la deuda, además de subordinar nuestra economía con la aplicación de las “recetas” de ajuste, aumento de tarifas, restricciones en el gasto publico etc. también compromete nuestra soberanía política que queda a merced de los lineamientos trazados por EE UU.

  “Crecer para pagar”, la consigna que levantan los funcionarios del gobierno argentino, entusiasma a los monopolios, a los sojeros, a las mineras, a los bancos y a la oposicíon del PRO-Cambiemos, no al pueblo argentino. El pueblo en general no maneja los números de la macroeconomía, incluso como revela una encuesta reciente realizada por la consultora Analogías, muchos no tienen en claro quién contrajo la deuda (43 % de los consultados respondió que fue el gobierno de Mauricio Macri, y un 26% la atribuyó al gobierno de Alberto Fernández) pero sabe por historia y por experiencia que los resultados del “acuerdo” caerán sobre sus espaldas. Y ya los estamos viviendo: aumentos de tarifas, de pasajes del transporte público, los alimentos, particularmente el pan, de los útiles escolares, de la ropa y el calzado etc.

   El momento actual nos demanda profundizar la lucha para no pagar esta deuda odiosa, y para que se investigue y castigue a los responsables. Esta pelea hay que darla en las calles,con la izquierda revolucionaria y los sectores combativos del peronismo, con el  nacionalismo popular, el movimiento de Derechos Humanos, con los sectores ya organizados por el no pago, con los sindicatos que realmente defienden a sus trabajadores, y sobre todo con la creación de un Frente Antiimperialista. Las marchas y actos del 8 de febrero son un piso, desde allí hay que elevar la resistencia popular.

ELENA RIVERO

Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación