SÍGANOS EN

Derechos Humanos

Cómo sigue la causa del intento de magnicidio contra Cristina

Publicado

el

            El frustrado ataque contra la vicepresidenta Cristina Kirchner, el 1 de setiembre, constituyó un gravísimo hecho que merece el repudio de todos los sectores que defienden la democracia, aún ésta tan estrecha del sistema capitalista dependiente. El PL repudió ese intento de magnicidio y así lo hicieron otras organizaciones de izquierda que hoy nos situamos en la oposición al gobierno del Frente de Todxs.

            No fue el caso de Patricia Bullrich y Javier Milei, entre otros dirigentes de la oposición de derecha, que no repudiaron el hecho. Mauricio Macri lo minimizó como una acción de “cuatro loquitos”. Quieren despegarse de la responsabilidad que les toca en ese atentado, porque los autores materiales comulgan con sus ideas políticas y abrevan en el discurso de odio que se alimenta de las declaraciones de esos personajes, con el aporte de los periodistas de las corporaciones mediáticas.

            Fernando Sabag Montiel, autor del fallido disparo, su novia Brenda Uliarte, Agustina Díaz y Nicolás Carrizo, todos ellos con prisión preventiva, pueden ser un grupo de lúmpenes sin demasiadas luces, pero fueron capaces de poner en peligro la vida de la segunda autoridad del país.

            En ese marco, la responsabilidad de la custodia de CFK y el ministro de Seguridad Aníbal Fernández es innegable. Sin embargo, el presidente Alberto Fernández no le pidió la renuncia, como tampoco lo hizo después de la cruel represión a la comunidad Lafken Winkul Mapu, en Villa Mascardi, donde fueron detenidas siete mujeres y dos niños de 1 y 4 meses.

            En el atentado contra la vicepresidenta es necesario analizar los responsables y también sus facilitadores, que es la oposición de derecha de Juntos por el Cambio, Milei y Espert. Estos promueven y apoyan manifestaciones de odio como las piedras contra la Casa Rosada, teas encendidas, guillotinas y discursos con amenazas frente a la casa de Cristina en Recoleta y el Instituto Patria. Si bien a los detenidos no se les comprobó militancia orgánica en Juntos por el Cambio, sí aparecen en sus actos y en las redes manifiestan su apoyo a ese sector político. Y todas esas expresiones de odio fueron alimentadas y hasta apoyadas luego por Bullrich, Milei, Fernando Iglesias y otros.

            Queda claro también el lamentable papel de las fuerzas de seguridad como la Policía Federal o la Policía de Seguridad Aeroportuaria, muy envalentonadas para desalojar comunidades originarias con violencia hacia mujeres y niños, pero muy inútiles a la hora de recabar pruebas, como haber dejado que se reseteara el celular de Sabag Montiel. ¿O no fue “casualidad” esa falta de pericia?

            La actuación del Poder Judicial también desnuda la crisis del sistema democrático, con el poco interés que muestran las más altas autoridades judiciales en apoyar la investigación y resolución de esta causa. No debería extrañarnos de la Corte Suprema de (In) Justicia, pero podrían simular un poco y dar mayores recursos al juzgado interviniente, de la jueza María Eugenia Capuchetti. Esta magistrada, designada en 2019, durante el gobierno de Mauricio Macri, tenía vínculos con el operador judicial Daniel Angelici, por lo que poca objetividad podría esperarse de ella. Y pone de relieve también la debilidad del gobierno del Frente de Todxs, que no fue capaz de impulsar una reforma del Poder Judicial, como había prometido. Hoy, esa carencia se vuelve en contra de la alianza gobernante y en especial el kirchnerismo.

            Los abogados de CFK han denunciado esa falta de apoyo por del Poder Judicial, hacia las investigaciones del juzgado actuante.

            Y el colofón de este combo, lo ponen los medios corporativos, que sólo dieron cobertura durante los primeros días, para luego alimentar no tan sutilmente la teoría de la “conveniencia” para el gobierno, de semejante atentado. De esta forma fomentan en sectores de la ciudadanía la idea de que todo fue una “simulación” del kirchnerismo para victimizar a su principal lideresa. La causa por el magnicidio contra CFK ha desaparecido de las principales cadenas informativas del monopolio Clarín, de La Nación+ y de América.

            En el otro extremo, el canal ultra oficialista C5N, le da excesiva importancia a esta causa, en desmedro de otros temas importantes, como la situación económica y social, el ajuste junto con el FMI, la altísima inflación, el desempleo, los bajos salarios, el hambre y la pobreza. Se entiende que la mayoría de la población esté más preocupada por estos graves problemas, pero desde el PL alertamos que quienes minimizan e intentan ocultar el atentado contra CFK son los macristas que nos súper endeudaron, ajustaron, cerraron Pymes, autorizaron tarifazos e hicieron muchos negociados corruptos, para su clase empresarial y suyos propios y familiares.

IRINA SANTESTEBAN

Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación