SÍGANOS EN

Nacionales

Rebelión popular en Chubut contra la megaminería

Publicado

el

            El gobierno de Mariano Arcioni, aliado al gobierno nacional, logró aprobar en la Legislatura provincial la ley de zonificación minera, que permite la megaminería a cielo abierto, prohibida en la provincia por ley 5001 de 2003.

            La iniciativa parlamentaria fue aprobada a las apuradas, para evitar lo que se venía: un masivo repudio popular. Por ello, habían anunciado que el tratamiento sería el jueves 16 y lo adelantaron un día para que no coincidiera con la movilización que habían organizado las asambleas ambientales, sindicatos y otras organizaciones que se oponen al extractivismo y el saqueo.

            La ley se aprobó con 14 votos a favor y 11 en contra, y habilita la explotación minera en los departamentos de Telsen y Gastre, donde se encuentra el yacimiento de plata y plomo Navidad, de la multinacional Pan American Silver. Desde la UACCH (Unión de Asambleas Ciudadanas de Chubut), Pablo Lada aseguró que la ley será resistida con el pueblo en la calle, tal como ocurrió el mismo día de su aprobación, el miércoles, cuando durante toda la noche hubo movilizaciones, se quemó la sede de la Casa de Gobierno en Rawson y del Superior Tribunal de Justicia, mientras la policía reprimió salvajemente a los manifestantes con balas de goma a granel y golpes.

            A pesar de la masiva oposición popular, el gobernador Arcioni promulgó en la mañana del jueves, la ley de zonificación.

            En la represión hubo 15 detenidos y al menos 40 heridos por balas de goma y golpes de la policía. Las marchas se dieron en varias ciudades, no sólo en Rawson, sino también en Puerto Madryn, Comodoro Rivadavia y Esquel. Las multitudinarias movilizaciones tuvieron el respaldo de sindicatos como los docentes, marítimos y portuarios, pero del lado del gobierno se ubicaron Camioneros, petroleros, UOCRA, bancarios y comercio. La asamblea No a la Mina de Esquel denunció que integrantes del gremio Camioneros actuaron de «custodios» en la Legislatura durante la sesión que trató la ley; mientras que el diputado del bloque oficialista y ex secretario general del Sindicato de Petroleros Privados, Carlos Gómez, fue uno de los oradores a favor de la norma. En cambio, los científicos del Conicet, junto con los gremios docentes realizaron una conferencia de prensa para repudiar la ley y denunciar la represión.

            Para evitar los amparos de las asambleas, Arcioni hizo aprobar una modificación en la Legislatura, que impide presentar amparos y medidas cautelares ante un juez de primera instancia. Y para asegurarse, votaron nuevos integrantes en el STJ, que provienen del propio gobierno, porque ése será el órgano que definirá cualquier pedido de inconstitucionalidad contra la ley de zonificación. Esa maniobra fue rechazada por la Asociación de Magistrados y Funcionarios Judiciales.

            Las imágenes de Chubut en llamas hacen prever un verano caliente en esa provincia, donde la escasez de agua torna más criminal la ley aprobada, pues la megaminería requiere de millones de litros para su explotación.

            La diputada Leila Lloyd Jones, del bloque Chubut Unido, votó en contra del proyecto y denunció el año pasado el pago de coimas a los legisladores que votaran a favor del proyecto. Arcioni había intentado aprobar la zonificación en febrero con un llamado a sesiones extraordinarias, pocos días después de reunirse con el presidente Alberto Fernández, pero la Justicia Civil de Esquel frenó el tratamiento. Por eso ahora se cubrieron con la modificación respecto de medidas cautelares y designando nuevos miembros en el STJ.

            El gobierno de Arcioni, fiel representante de Sergio Massa y el Frente Renovador, dentro del Frente de Todos, cuenta con el apoyo del gobierno nacional, tanto para la aprobación de leyes que afectarán gravemente el medioambiente y los recursos naturales de Chubut, como para pasar por encima del derecho de la ciudadanía a acudir a la Justicia.

            Pero la resistencia del pueblo chubutense se ha puesto de manifiesto desde hace tiempo y la lucha ha tomado un nivel de combatividad muy alto. No le será fácil al gobierno y las mineras poner en práctica la ley que habilita el extractivismo y la destrucción de los recursos naturales. En el fuego de Chubut arde un modelo de país dependiente.

IRINA SANTESTEBAN

Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación