SÍGANOS EN

Beatriz Perosio

Promesas incumplidas

Publicado

el

            Al comienzo de la pandemia y producto del aislamiento obligatorio, se hizo notoria la gran necesidad de la asistencia del Estado y las organizaciones sociales  en los sectores mas vulnerables. Los más humildes dependían de la distribución escasa de mercadería y de los múltiples comedores y ollas populares llevadas a cabo en los barrios, tanto por organizaciones como por vecinos solidarios dispuestos a dar una mano. Asumían los riesgos de romper con el aislamiento y las posibilidades de contraer el virus del Covid-19 tan temido.

            El gobierno prometió que la situación  mejoraría terminado el aislamiento debido al reactivamiento de la economía  con  ayuda  de las políticas sociales, las cuales asistirían tanto a los sectores mas bajos como a las pymes y empresas. Por un breve lapso, a medida que se levantaban las restricciones y se volvía a una “casi normalidad”,  esta mejora se hizo notar con el cierre de comedores y la suspensión de las ollas populares, a las cuales ya no asistía tanta gente.

            Con el correr de los días nos vemos nuevamente en una situación de gran necesidad de los sectores mas vulnerables de acudir a los comedores. Si bien el gobierno ha implementado políticas sociales, con las cuales intentó reactivar la economía, mediante acuerdos y subsidios  con las grandes empresas; y entregó dinero o aumentos pequeños en la AUH, Jubilaciones, Potenciar, etc, éstos no llegan a cubrir la escalada de la inflación que llega al 50% anual, elevando los precios de los productos básicos de subsistencia.

            De esta manera se volvió a la reapertura de comedores y merenderos. Los recursos recibidos no se basan en la cantidad de personas a las que asisten sino a su apoyo o crítica al gobierno nacional. Pretenden alimentar al pueblo con polenta y fideos, negando el derecho a una alimentación digna y adecuada. Lo que me lleva a preguntarme: ¿se refería Alberto a que mejoraría la situación económica  del país en general o simplemente la mejora va dirigida a las grandes empresas dejando de lado al pueblo?

            Desde las ABC (Agrupaciones de Base Clasistas) siempre hemos intentado vincular las luchas de los trabajadores con las respuestas colectivas a las necesidades más urgentes de nuestro pueblo. Por eso este nuevo comedor/merendero situado en Moreno, lleva el nombre del compañero militante de la lista Verde y Blanca de ATE, trabajador no docente Rubén “Oso” Rodríguez. Murió victima de la explosión de gas en la escuela n°49 producto de la desidia de la ex gobernadora macrista, hoy diputada María E. Vidal.

            El comedor del “Oso” se lleva a cabo en el humilde Barrio Parque de Moreno, donde lunes y miércoles  se acercan alrededor de 60 niños/as a retirar su merienda y los sábados el almuerzo. No se sostiene con los aportes del gobierno sino con recursos obtenidos producto de la lucha con la FNT de la CTA Autónoma y las ABC.

FLOR MARTÍNEZ

Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación