SÍGANOS EN

Liberación - Órgano de Prensa

“Proceso del complot trotskista-zinovievista”

Publicado

el

Terminé de leer este libro, con las acusaciones del fiscal soviético Andrei Vyshinski, impreso en Argentina por Editorial Ródina, sobre la acusación contra Zinoviev, Kamenev y Trotsky (éste en el exilio), como parte del núcleo contrarrevolucionario y terrorista que venía complotando contra la URSS y perpetrando atentados terroristas.

Lo intentaron dos veces, fallidas contra Stalin, y en cambio pudieron asesinar a Serguei Kirov, jefe de los bolcheviques de Leningrado, el 1 de diciembre de 1934.

Descubiertos y llevados a juicio las pruebas en su contra son abrumadoras, incluso de su complot con la policía fascista alemana en al menos dos casos comprobados, que contaron con el acuerdo de Trotsky y su hijo Sedov, residente en Alemania, quien los autorizó.

Impecable la acusación. Todos los acusados hicieron mea culpa y admitieron sus crímenes.  Por ejemplo, Kamenev en la sesión del 23 de agosto de 1938 declara: “yo he sido con Zinoviev y con Trotsky el organizador y dirigente del complot terrorista que había premeditado y preparado varios atentados terroristas contra dirigentes del Partido y el gobierno de nuestro país y que ha perpetrado el asesinato de Kirov”.

Los 16 enjuiciados fueron condenados a ser fusilados. Y respecto a Trotsky y su hijo Sedov, “por haber tomado una participación directa en los preparativos y de haber dirigido personalmente la organización en la URSS de actos terroristas contra los dirigentes del Partido Comunista y el Estado Soviético, en caso que sean descubiertos en el territorio de la Unión Soviética deben ser inmediatamente detenidos y puestos a disposición de la Sala Militar del Tribunal Supremo de la URSS”, firmaba el presidente de la Sala, Vasili Ulrij y otros dos juristas.

Libro imprescindible de lectura para la militancia marxista-leninista, para saber muy bien quién era Trotsky y como atentaba contra el gobierno soviético en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, donde sus instrucciones era el “derrotismo”, no defender la URSS, y aprovechar el descontento y la crisis para derribar al gobierno soviético: un traidor total y socio de la Alemania nazi, donde vivía su hijo Sedov. Se entiende mejor por qué fue ajusticiado en México por Ramón Mercader dos años después.

SERGIO ORTIZ

Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación