SÍGANOS EN

Nacionales

Basta de represión a los pueblos originarios                       

Publicado

el

            La comunidad Mapuche que ocupaba un predio en la zona de Mascardi en Río Negro, sufre la represión de las fuerzas conjuntas del Ministerio de Seguridad comandada por Aníbal Fernández. Lo insólito es que fueron detenidas en el operativo, seis mujeres, una embarazada y tres criaturas.

           Cuatro fueron trasladadas a Ezeiza con el pretexto de que en Río Negro no hay cupo para detenidas; ante la lógica queja de organismos de DDHH fueron regresadas a RN y terminan todas con prisión domiciliaria. En medio del escándalo se produjo la renuncia de Gómez Alcorta al ministerio de Mujer, Género y Familia.

            El presidente Alberto Fernández tuvo una reunión en Neuquén con los referentes de algunas comunidades Mapuche. ¿Qué salió de esa cita? No queda claro cuando lo cierto es que cuatro de las mujeres siguen con prisión domiciliaria y la causa en curso.

             La semana pasada mujeres referentes de diferentes comunidades aborígenes, encabezadas por Moira Millán, ocuparon el hall central del Banco Central. Protestaron por los diferentes reclamos suyos que no son atendidos por el Estado y pidieron por la inmediata libertad y desprocesamiento de las detenidas.

            Desde Alaska hasta Tierra del Fuego, durante cinco siglos, los pueblos originarios sufrieron el terrible genocidio estimado en alrededor de 50 o 60 millones de vidas. En el siglo XXI continúa la sistemática opresión hacia los mismos, no en el grado artero como sucedió durante la conocida “Campaña al Desierto” en Argentina que diezmó la población aborigen, pero sí en forma aislada y encubierta.

            El desalojo y desplazamiento de estas poblaciones, se hace con la extranjerización de gran parte del territorio patagónico, donde alrededor de dos millones de hectáreas las usurpan personajes como Benetton, Tompkins, Lewis y Soros, entre otros, además de los garcas locales Menéndez Behety, Braun, etc.

            A la comunidad galesa, radicada hace siglo y medio en Chubut, no se la jodió ni siquiera durante la guerra de Malvinas. Siguen gozando de privilegios expansionistas, pero los pueblos prexistentes son discriminados y estigmatizados constantemente como problemáticos.

            Durante la desaparición de Santiago Maldonado, en 2017, se vio claramente que no sólo los sectores oligarcas se sumaban a la persecución macrista, sino hasta sectores de la derecha peronista, como Berni y Pichetto, ex peronista, convalidaban el verso de la RAM, para estigmatizar y justificar el cercenamiento a los derechos de la población Mapuche.

            Luego vendría el asesinato de Rafael Nahuel en otra represión por reclamos territoriales, en tanto el constante avance de la frontera sojera desplazaba en el centro y el norte del país no sólo población aborigen, sino campesinos criollos en Santiago del Estero y Salta.

            No se puede entender que sigan estas políticas discriminatorias, en un gobierno supuestamente “nacional y popular”, que justamente fue votado para acabar con la persecuta y la intolerancia.

            Desde el Partido de la Liberación (PL) reclamamos por la libertad inmediata de todos los presos políticos como Milagro Sala y las compañeras Mapuches y la restitución territorial y de todos los derechos de los pueblos originarios. Argentina debe ser una república popular, democrática y plurinacional.

JORGE ARTACHO

Contiuar leyendo
Click para comentar

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDICIÓN DIGITAL

LINKS DE INTERÉS

Partido de la Liberación